Con otra óp­ti­Ca Dic­ta­du­ras, dic­ta­do­res

Diario El Heraldo - - Opinión -

edu­ca­ti­va (fun­da­men­ta­lis­tas, bi­blió­fa­gos, fa­ná­ti­cos) y una igle­sia o fi­lia­ción re­li­gio­sa que es la que em­bi­ja, un­ta y em­ba­dur­na al dic­ta­dor y su sis­te­ma con un bar­niz ofi­cio­so de me­dia­na san­ti­dad y re­so­nan­cias di­vi­nas. A esos es­ta­dios se suma el go­ri­la­to re­pre­si­vo, cons­ti­tui­do por una fuer­za ar­ma­da su­je­ta a la om­ní­mo­da vo­lun­tad de aquel o por pre­to­res y pa­ra­mi­li­ta­res ti­po guar­dia ci­vil en Es­pa­ña, cuan­do no por ase­si­nos cer­ti­fi­ca­dos (Ton-Ton Ma­cou­tes de Hai­tí), crue­les agen­cias se­cre­tas (Mano Blan­ca sal­va­do­re­ña, AAA ar­gen­ti­na, Kai­bi­les cha­pi­nes, Di­na en Chi­le, 3-16 y Din en Hon­du­ras, da as­co es­cri­bir sus si­glas en ma­yús­cu­la), en­car­ga­das de ejer­cer la­bo­res su­cias.

El es­ta­men­to dic­ta­to­rial ope­ra es­truc­tu­ras en con­jun­to. El car­de­nal in­vi­ta a mi­sa al dic­ta­dor (que lee evan­ge­lios) y es­te pa­sa che­ques sub­te­rrá­neos a la cu­ria; la mi­li­cia re­ci­be sus as­cen­sos pe­ro a la vez lo en­sal­za cual su­mo ca­pi­tán, téc­ni­ca de au­to­bom­bos; la em­pre­sa pri­va­da, ba­jo el ar­gu­men­to de que es­ti­mu­la la in­ver­sión ex­ter­na (que ja­más desarrono a nin­gún país y con cu­yos ne­go­cios lu­cran) prén­de­le al pe­cho la or­den del quet­zal biz­co y ala­ba su plan 20-20, que es im­po­si­ble––nin­gu­na re­pú­bli­ca creó ja­más en un lus­tro 600,000 mil em­pleos, es ma­te­má­ti­ca­men­te im­po­si­ble, ni Roo­se­velt–, con­clu­yen­do la pa­si­va y su­je­ta po­bla­ción aplau­dien­do lo que sa­be, lo que la ex­plo­ta y apar­ta de la ac­ti­vi­dad re­sis­ten­te e in­su­rrec­cio­nal... Pe­ro, ¿quién pue­de cul­par al pue­blo por ser ig­no­ran­te po­lí­ti­co, si man­te­ner­lo así es la esen­cia­da me­ta del reino dic­ta­to­rial…?

Ob­vio que que­da fue­ra cier­to dis­cre­to e ig­no­mi­nio­so per­so­na­je mo­nu­men­tal y que es la em­ba­ja­da, sa­bes cuál, que dic­ta la fi­nal acep­ta­ción. Ex­cep­to de iz­quier­da, que ha ha­bi­do, nin­gu­na dic­ta­du­ra sub­sis­te si no es con la ve­nia acá sa­jo­na, en otros la­res bri­tá­ni­ca, chi­na, ga­la. Tiem­bla al me­dio la in­se­gu­ra cla­se me­dia, por his­tó­ri­cos mo­men­tos he­roi­ca, en otros co­bar­de.

La oli­gar­quía cha­pi­na ten­lló dió a Mo­ra­zán la al­fom­bra res­ba­lo­sa de la dic­ta­du­ra (1838) pe­ro la re­cha­zó in­dig­na­do; en­de, lo in­mo­la­ron. La bur­gue­sía ni­ca ofre­ció al fi­li­bus­te­ro Wal­ker el go­bierno ab­so­lu­to en 1855; no acep­tó y lo fu­si­la­ron (1860). A Es­te­ban Guar­dio­la lo man­dó ma­tar la Igle­sia (o la reac­ción in­gle­sa) por con­sen­tir la li­ber­tad de cul­tos; a Vi­lle­da Mo­ra­les le die­ron gol­pe por co­que­tear con el ra­di­cal Ro­das Al­va­ra­do.

Si hoy hu­bie­ra en Hon­du­ras un pros­pec­to de dic­ta­dor, al­guien que se desea­ra eterno en el man­do rom­pien­do los cá­no­nes mo­ra­les y de le­ga­li­dad, le con­vie­ne em­pe­zar a te­mer la de­ses­pe­ra­da reac­ción vio­len­ta, en úl­ti­mo es­ta­dio, del ofen­di­do pue­blo. Es ries­go real.

Pe­ro ello es es­pe­cu­la­ción, en Hon­du­ras no su­ce­de tal anéc­do­ta, el pro­ce­so elec­to­ral mar­cha aun­que sin sa­ber­se ha­cia dón­de, qui­zás a una his­to­ria que nues­tros des­cen­dien­tes lee­rán erró­nea­men­te co­mo cuen­to fol­cló­ri­co de lu­cha pe­ro que en ver­dad le cos­ta­rá san­gre a nues­tra ge­ne­ra­ción. La li­ber­tad no es re­ga­lo ac­ci­den­tal...

las dic­ta­du­ras no exis­ten so­las. Acom­pa­ña su pe­ri­plo ile­gal una fac­ción o par­ti­do de in­te­rés po­lí­ti­co; las ava­lan co­mer­cian­tes y em­pre­sa­rios ge­ne­ral­men­te de ba­ja es­to­fa edu­ca­ti­va y una igle­sia o fi­lia­ción re­li­gio­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.