Con­gre­so La irres­pon­sa­ble y con­fa­bu­la­da ban­ca­da li­be­ral

Diario El Heraldo - - Opinión -

de la na­ción en­te­ra.

To­do lo que es­ta­mos vi­vien­do y pa­gan­do en la vi­da po­lí­ti­ca de la na­ción se de­be a esa “ho­no­ra­ble” ban­ca­da par­la­men­ta­ria li­be­ral, que des­de el cua­trie­nio an­te­rior le dio un vuel­co a la cua­si de­mo­cra­cia que res­pi­rá­ba­mos. Se pres­ta­ron para de­fe­nes­trar a una Sa­la de lo Cons­ti­tu­cio­nal a sa­bien­das que el mó­vil era no otro que im­po­ner una re­elec­ción ile­gal por an­ti­cons­ti­tu­cio­nal. Se vol­vie­ron a pres­tar para ha­cer sustituciones ile­ga­les den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, co­mo la Fis­ca­lía, el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral y otros. Se pres­ta­ron para im­po­ner­nos una ley de se­cre­ti­vi­dad con la que se elu­de la ren­di­ción de cuen­tas de los re­cur­sos pú­bli­cos que son re­cur­sos del pue­blo. Y ac­tual­men­te se si­guen pres­tan­do para que en el país se con­so­li­de una dic­ta­du­ra re­pre­si­va en­ca­mi­na­da a man­te­ner­se en el po­der a to­da cos­ta y con li­cen­cia para aten­tar con­tra el pue­blo an­te un even­tual ejer­ci­cio del de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a la in­su­rrec­ción.

¿Quién es­tá de­trás de esa ban­ca­da par­la­men­ta­ria li­be­ral?... ¿De quién en la os­cu­ri­dad es­ta­rá re­ci­bien­do ins­truc­cio­nes di­vor­cián­do­se del pue­blo, de sus ba­ses y po­nien­do en jue­go y ries­go las mí­ni­mas ga­ran­tías que de­ben pre­va­le­cer para to­do ciu­da­dano? ¿Cuál es el in­te­rés y el be­ne­fi­cio que po­dría es­tar ase­gu­rán­do­se esa ban­ca­da al ves­tir la ca­mi­sa ca­chu­re­ca en sus ac­tua­cio­nes en el Con­gre­so?

No va­mos a en­trar a dis­cu­tir las re­cien­tes re­for­mas que en un pro­ce­so dia­bó­li­co se han ma­te­ria­li­za­do des­de el Con­gre­so Na­cio­nal. Pe­ro sí me­re­ce nues­tra aten­ción la con­duc­ta de esa ban­ca­da al mo­men­to de pro­ce­der­se a la dis­cu­sión de esas re­for­mas. Esa ban­ca­da por me­dio de su vo­ce­ro ofi­cial, que nos es otro que el je­fe de la mis­ma, se tra­ta de des­mar­car de su irres­pre­ten­dien­do pon­sa­bi­li­dad al no in­ter­ve­nir en in­te­rés de la na­ción con res­pec­to al desen­la­ce de ta­les re­for­mas. Y pre­ten­de jus­ti­fi­car (co­mo re­sul­ta­do de compadre ha­bla­do con el ofi­cia­lis­mo) que fue­ron en­ga­ña­dos al ha­cer­les una en­ce­rro­na al mo­men­to de dis­cu­tir­se las re­for­ma en el he­mi­ci­clo, co­mo si fue­ran no­vi­cios dipu­tados que des­co­no­cen las ma­ñas y as­tu­cias que se han ma­ne­ja­do des­de la Jun­ta Di­rec­ti­va en to­das las épo­cas. ¿Có­mo es que el je­fe de ban­ca­da por un la­do di­ce que no se iban a pres­tar al jue­go de los na­cio­na­lis­tas y los de Li­bre, de quie­nes sos­tie­ne ha­bían po­li­ti­za­do la dis­cu­sión de es­tas re­for­mas, y por otro di­ce que no asis­tie­ron al pleno por­que se les ten­dió una en­ce­rro­na?

Más ade­lan­te, en “Fren­te a fren­te”, el je­fe de ban­ca­da, apa­re­cer co­mo in­dig­na­do, ha­ce pú­bli­co la de­ci­sión de pe­dir re­con­si­de­ra­ción so­bre lo apro­ba­do en su au­sen­cia; pe­ro re­sul­ta que en su mo­men­to, con­tra­rio a lo anun­cia­do, pro­ce­die­ron a ra­ti­fi­car el ac­ta res­pec­ti­va.

¿Y son es­tos “li­be­ra­les de eti­que­ta” los que es­tán pre­ten­dien­do otra tem­po­ra­da con las pró­xi­mas elec­cio­nes? ¿Qué mal es­ta­rá pa­gan­do el Par­ti­do Li­be­ral (sus ba­ses) con es­tos per­so­na­jes que eva­den su res­pon­sa­bi­li­dad de de­ci­dir so­bre te­mas de in­te­rés na­cio­nal con gran­des re­per­cu­sio­nes, adu­cien­do que son te­mas po­li­ti­za­dos, sin con­si­de­ra­ción al efec­to que ten­drán en la vi­da de la na­ción? La ban­ca­da par­la­men­ta­ria li­be­ral ya se pe­ló la ca­ra mos­trán­do­se tal cual. Es la ver­güen­za de su par­ti­do y la su­cur­sal del ofi­cia­lis­mo

¿Y son es­tos “li­be­ra­les de eti­que­ta” los que es­tán pre­ten­dien­do otra tem­po­ra­da con las pró­xi­mas elec­cio­nes?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.