La enor­me deu­da en in­ves­ti­ga­ción

Diario El Heraldo - - Opinión -

El cri­men sin cas­ti­go es una de las si­tua­cio­nes más des­mo­ra­li­zan­tes que afron­ta­mos co­mo so­cie­dad y se con­tra­po­ne a la no­ción de un Es­ta­do en el que im­pe­ra la ley. Fue por esa ra­zón y por los al­tos ni­ve­les de vio­len­cia que hay en nues­tro país que se apro­bó en 2011 la ta­sa de se­gu­ri­dad, pa­ra re­for­zar la lu­cha con­tra la cri­mi­na­li­dad y re­du­cir los ín­di­ces de im­pu­ni­dad. Con esos fon­dos se han ve­ni­do in­yec­tan­do enor­mes can­ti­da­des de di­ne­ro a los en­tes de se­gu­ri­dad y jus­ti­cia, que en con­clu­sión han re­tri­bui­do a la ciu­da­da­nía con po­bres re­sul­ta­dos. Tal es el ca­so de los cuer­pos in­ves­ti­ga­ti­vos que no han si­do ca­pa­ces de es­cla­re­cer la ma­yo­ría de las muer­tes vio­len­tas de es­tu­dian­tes, 1,183 en­tre enero de 2010 y mar­zo de 2016, de las que 624 eran del ni­vel se­cun­da­rio, 160 del uni­ver­si­ta­rio, 124 del pri­ma­rio y el res­to sin es­pe­ci­fi­car, se­gún los da­tos del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio en De­mo­cra­cia, Paz y Se­gu­ri­dad (Iudpas). Si bien es cier­to hay pa­tro­nes co­mu­nes en mu­chos de los ca­sos, al final es­tos que­dan en sim­ples hi­pó­te­sis de­bi­do a que las in­ves­ti­ga­cio­nes no han si­do con­tun­den­tes. La ex­pli­ca­ción que reite­ra­da­men­te ofre­cen las au­to­ri­da­des es que al­gu­nos de los jó­ve­nes an­da­ban en “ma­los pa­sos”, que ade­más de cri­mi­na­li­zar a las víc­ti­mas pa­re­ce una ex­cu­sa pa­ra jus­ti­fi­car la inope­ran­cia de los en­tes in­ves­ti­ga­ti­vos. Lo cier­to es que el re­za­go en la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca del de­li­to es una de las gran­des de­bi­li­da­des de nues­tro sis­te­ma de jus­ti­cia y con­tri­bu­ye a ele­var los ín­di­ces de im­pu­ni­dad. La can­ti­dad de alum­nos fa­lle­ci­dos en­tre mar­zo de 2016 y fe­bre­ro de 2017 ya ron­da el cen­te­nar. Aunque en 2012 al­can­za­mos una ta­sa de homicidios de 85.6 por ca­da cien mil ha­bi­tan­tes, la ac­tual de ca­si 60 si­gue sien­do ex­ce­si­va pa­ra un país que no es­tá en gue­rra. De allí que se pue­de en­ten­der la ne­ce­si­dad de bus­car re­cur­sos co­mo la ta­sa de se­gu­ri­dad, aun cuan­do la po­bla­ción ya vi­ve cas­ti­ga­da por la ele­va­da car­ga im­po­si­ti­va, pe­ro lo que re­sul­ta in­con­ce­bi­ble es la de­fi­cien­cia que si­guen mos­tran­do aque­llas ins­ti­tu­cio­nes cu­ya la­bor in­ves­ti­ga­ti­va es cru­cial pa­ra la im­par­ti­ción de jus­ti­cia. De con­ti­nuar to­do igual, los pa­dres y las ma­dres de es­tas víc­ti­mas se­gui­rán es­pe­ran­do inú­til­men­te una res­pues­ta, mien­tras se acre­cien­ta aún más la per­cep­ción de que vi­vi­mos en un Es­ta­do fa­lli­do an­te la pas­mo­sa in­se­gu­ri­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.