Jo­ven es­tu­dian­te ase­si­na­da en la ca­pi­tal so­ña­ba con ser doc­to­ra

Cua­tro im­pac­tos de ba­la le se­ga­ron la vi­da a Ka­ri­na Gi­se­la fie­di­na a in­me­dia­cio­nes de la co­lo­nia Sa­gas­tu­me. Los fa­mi­lia­res no sa­ben si ha­bía si­do rap­ta­da o fue al­can­za­da por las ba­las cuan­do ca­mi­na­ba por el sec­tor

Diario El Heraldo - - Sucesos - TE­GU­CI­GAL­PA 2 Re­dac­ción El He­ral­do dia­rioíel­he­ral­do.hn

El sue­ño de con­ver­tir­se en una des­ta­ca­da pro­fe­sio­nal de la me­di­ci­na le fue trun­ca­do a Ka­ri­na Gi­se­la Me­di­na Sil­va, de ape­nas 14 años de edad.

La ado­les­cen­te per­dió la vi­da al re­ci­bir al me­nos cua­tro im­pac­tos de ba­la en di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po, des­pués de que in­te­gran­tes de ma­ras se en­fren­ta­ron a ba­la­zos en la co­lo­nia Sa­gas­tu­me de Te­gu­ci­gal­pa.

Ka­ri­na Gi­se­la re­si­día en la co­lo­nia Al­tos de Mi­ra­me­sí, ale­da­ña al lu­gar don­de las ba­las le arre­ba­ta­ron la vi­da a eso de las 5:30 de la tar­de del pa­sa­do do­min­go, en la ca­lle prin­ci­pal de la co­lo­nia Sa­gas­tu­me.

El pa­dre, quien lle­gó la ma­ña­na de ayer a la mor­gue ca­pi­ta­li­na a re­cla­mar el ca­dá­ver con lá­gri­mas en sus ojos y muy cons­ter­na­do, ex­pli­có que su sue­ño era ce­le­brar­le los 15 años a su hi­ja en el mes de oc­tu­bre, por lo que aho­rra­ba par­te del sa­la­rio que ga­na­ba en su tra­ba­jo.

“Mi hi­ja sa­lió co­mo a las 4:00 de la tar­de de la ca­sa, yo lle­gué co­mo a las 5:00 de la tar­de y no sa­bía­mos dón­de es­ta­ba, por lo que pen­sa­mos que se ha­bía ido al es­ta­dio a ver el par­ti­do del Olim­pia con Real So­cie­dad, pues ella era olim­pis­ta”, co­men­tó el ape­sa­ra­do pa­dre.

Pa­sa­das las 5:00 de la tar­de, se es­cu­cha­ron va­rios dis­pa­ros, cua­tro de ellos im­pac­ta­ron en la hu­ma­ni­dad de Ka­ri­na Gi­se­la.

Ca­si de in­me­dia­to los fa­mi­lia­res de la fa­lle­ci­da lle­ga­ron al lu­gar de la es­ce­na del cri­men don­de en­con­tra­ron ti­ra­do el cuer­po de la me­nor.

Su­pues­tos in­te­gran­tes de la MS pro­ta­go­ni­za­ron una ba­la­ce­ra con miem­bros del Com­bo que no se de­ja, que de­jó co­mo sal­do a la es­tu- dian­te sin vi­da.

Con­fu­so he­cho

Los fa­mi­lia­res de la víc­ti­ma no sa­ben si el ata­que iba di­ri­gi­do a ella o las ba­las le im­pac­ta­ron cuan­do ella iba pa­san­do por el lu­gar en el mo­men­to que se pro­du­jo el en­fren­ta­mien­to.

Ka­ri­na Gi­se­la Sil­va Me­di­na era es­tu­dian­te del se­gun­do cur­so de edu­ca­ción se­cun­da­ria en el Ins­ti­tu­to San José de la Mon­ta­ña de la ca­pi­tal y su sue­ño era ser doc­to­ra, co­men­tó el papá de la jo­ven ase­si­na­da. Ade­más, era se­gui­do­ra el equi­po Olim­pia y ca­si siem­pre asis­tía al es­ta­dio a ob­ser­var los par­ti­dos que sos­te­nía su que­ri­do león.

“Yo iba aho­rran­do di­ne­ro po­co a po­co pa­ra ce­le­brar sus 15 años. Es un sue­ño de to­do pa­dre”, di­jo con la voz en­tre­cor­ta­da el ape­sa­ra­do y re­sig­na­do papá de Ka­ri­na Gi­se­la Me­di­na Sil­va.

Por su par­te, la ma­dre de la jo­ven es­tu­dian­te ase­si­na­da se li­mi­tó a de­cir que Dios es el que va apli­car jus­ti­cia por­que su hi­ja era una per­so­na que “no se me­tía con na­die”.

A pe­sar del do­lor que em­bar­ga a la fa­mi­lia Me­di­na Sil­va, las au­to­ri­da­des po­li­cia­les no han de­ter­mi­na­do las cau­sas y los res­pon­sa­bles de ha­ber co­me­ti­do en re­pu­dia­ble cri­men en con­tra de la me­nor. La ma­ña­na de ayer el ca­dá­ver de la jo­ven­ci­ta fue re­cla­ma­do en la mor­gue de Me­di­ci­na Fo­ren­se de Te­gu­ci­gal­pa pa­ra dar­le cris­tia­na se­pul­tu­ra

1 FOTOS: ESTALIN IRÍAS

(1) Los fa­mi­lia­res re­ti­ran de la mor­gue el ca­dá­ver de Ka­ri­na Gi­se­la Me­di­na. (2) La ma­dre de la es­tu­dian­te se mos­tró des­tro­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.