Vio­len­cia es­co­lar

Diario El Heraldo - - País - www.el­he­ral­do.hn Mig­do­nia Ayes­tas Di­rec­to­ra de los Ob­ser­va­to­rios con­tra la Vio­len­cia de la UNAH

¿Qué ha­ce que los ni­ños y ni­ñas pre­sen­ten mal com­por­ta­mien­to en la es­cue­la o en el co­le­gio? Son mu­chos los fac­to­res de ries­go aso­cia­dos a la vio­len­cia es­co­lar, en tal sen­ti­do los do­cen­tes de­ben co­no­cer el nom­bre de los es­tu­dian­tes que se han ma­tri­cu­la­do en su gra­do, pre­fe­ren­cias, ha­bi­li­da­des y des­tre­zas, así co­mo es­tar al tan­to de quié­nes son sus pa­dres y ma­dres, lu­gar de re­si­den­cia, en­torno so­cio­eco­nó­mi­co, el número de miem­bros de la fa­mi­lia, si vi­ven en ha­ci­na­mien­to o si en su co­lo­nia cuen­tan con los ser­vi­cios bá­si­cos.

Es ne­ce­sa­rio es­tu­diar los ries­gos a que es­tán ex­pues­tos a ni­vel per­so­nal, co­mo la edad y el se­xo, que en mu­chos ca­sos los ha­cen ser víc­ti­mas de la vio­len­cia fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca o se­xual; su­ma­do al len­gua­je que uti­li­za, re­la­cio­nes que es­ta­ble­ce; sa­ber ¿quié­nes son sus ami­gos?, si es mal­tra­ta­do o mal­tra­ta, si es hu­mi­lla­do, dis­cri­mi­na­do o re­cha­za­do y si es­to lo ha­ce sen­tir­se ex­clui­do por su fa­mi­lia o sus com­pa­ñe­ros.

Tam­bién de­ben co­no­cer los ti­pos de fa­mi­lias de don­de pro­vie­nen, si son fun­cio­na­les o dis­fun­cio­na­les, los la­zos afec­ti­vos que es­ta­ble­cen, el ti­po de au­to­ri­dad que se ejer­ce y las nor­mas de con­duc­ta que se es­ta­ble­cen, ade­más de la for­ma co­mo edu­can, si son per­mi­si­vos, au­to­ri­ta­rios o es­ta­ble­cen dis­ci­pli­na po­si­ti­va. Por úl­ti­mo, la for­ma co­mo se com­por­tan en el cen­tro edu­ca­ti­vo, el ni­vel de agre­si­vi­dad y to­le­ran­cia al fra­ca­so, la for­ma de tra­ba­jar con sus com­pa­ñe­ros y si vi­ve en cons­tan­tes ri­ñas.

La dis­ci­pli­na po­si­ti­va bus­ca que la ni­ñez y la ju­ven­tud ad­quie­ran las com­pe­ten­cias o ha­bi­li­da­des pa­ra la vi­da -ha­bi­li­dad pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas, me­jo­rar los ni­ve­les de par­ti­ci­pa­ción y co­la­bo­ra­ción-, se ne­ce­si­ta en­se­ñar va­lo­res co­mo el res­pe­to, la em­pa­tía y la co­la­bo­ra­ción. En es­te sen­ti­do el do­cen­te de­be en­se­ñar a los pa­dres y ma­dres que co­noz­can có­mo se com­por­tan en la es­cue­la en pro­cu­ra de me­jo­rar su com­por­ta­mien­to y au­to­es­ti­ma.

La vio­len­cia es una con­duc­ta apren­di­da, en tan­to es ne­ce­sa­rio res­ta­ble­cer las re­la­cio­nes en la fa­mi­lia y en la es­cue­la pa­ra me­jo­rar los ni­ve­les de con­vi­ven­cia pa­ra el cam­bio de há­bi­tos, co­mo el “no gri­tar ni cas­ti­gar”

“La dis­ci­pli­na po­si­ti­va bus­ca que la ni­ñez y la ju­ven­tud ad­quie­ran las com­pe­ten­cias o ha­bi­li­da­des pa­ra la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.