AtA­lA­yA Más du­das que cer­te­zas

Diario El Heraldo - - Opinión -

su ca­be­za/y de­jan de creer en la fuer­za de sus opre­so­res”.

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de la Igle­sia Ca­tó­li­ca nos lle­na de du­das cuan­do ex­hor­ta a su fe­li­gre­sía a par­ti­ci­par en el pro­ce­so de elec­cio­nes pri­ma­rias y ele­gir sin coac­ción de nin­gún ti­po; que los ciu­da­da­nos le­gi­ti­men con su vo­to lo que es nu­lo, in­cons­ti­tu­cio­nal, de­lic­ti­vo y eli­jan de­lin­cuen­tes, trai­do­res a la pa­tria, mien­tras no se de­mues­tre lo con­tra­rio. Peor: “La­men­ta­mos que en un te­ma de tan­ta im­por­tan­cia, la ac­tua­ción de al­gu­nos poderes del Es­ta­do no ha­ya te­ni­do la cla­ri­dad ju­rí­di­ca ne­ce­sa­ria (sic.) y que “una par­te de la ciu­da­da­nía crea que no se le ha da­do la po­si­bi­li­dad de ejer­cer su de­re­cho a par­ti­ci­par por me­dio de los me­ca­nis­mos de­mo­crá­ti­cos que la mis­ma Cons­ti­tu­ción pre­vé pa­ra es­tos ca­sos”.

Po­si­ción ecle­sial inacep­ta­ble por­que pi­de acep­tar la can­di­da­tu­ra in­cons­ti­tu­cio­nal del ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, aho­ra de fac­to, y di­ce que se ha ne­ga­do la par­ti­ci­pa­ción a “una par­te de la ciu­da­da­nía”. ¿A qué par­te? Si en­tra­ron to­dos los pi­ru­jos que qui­sie­ron.

El cie­rre de la cam­pa­ña de elec­cio­nes in­ter­nas de los par­ti­dos fue en más lu­ga­res que can­di­da­tos, así el pue­blo pu­do es­co­ger el cir­co se­gún los pa­ya­sos, pe­ro so­lo hu­bo una fie­ra-pa­ya­sa aquí en la ca­pi­tal, el can­di­da­to úni­co de su PN.

Esos pa­ya­sos pi­ru­jos pi­die­ron a los po­bres que si­gan so­me­ti­dos, acep­tan­do la pé­si­ma edu­ca­ción, la indebida aten­ción en sa­lud, el ham­bre, la des­nu­tri­ción, la fal­ta de te­cho y tra­ba­jo digno, vo­tan­do por ellos aun­que so­lo me­rez­can ser bo­ta­dos con la ba­su­ra.

Lí­der, del in­glés “lea­der”, es el que guía y con­du­ce a otros por el me­jor ca­mino.

Es­ta­mos en un Es­ta­do so­crá­ti­co, sin nin­gún Só­cra­tes, pe­ro se­gui­mos bus­can­do un lí­der que guíe y con­duz­ca al pue­blo ha­cia la go­ber­nan­za, pe­ro so­lo ve­mos fa­llos y fa­llas, in­clui­dos los tu­ris­tas po­lí­ti­cos con dis­fraz de ob­ser­va­do­res elec­to­ra­les, eu­ro­cén­tri­cos y ri­dícu­los que no son na­die en sus pa­tios tra­se­ros, que le­gi­ti­ma­rán la far­sa co­mo una fies­ta cí­vi­ca.

El pue­blo hon­du­re­ño si­gue ur­gien­do del con­duc­tor ha­cia la go­ber­nan­za, co­mo “Ar­te o ma­ne­ra de go­ber­nar que se pro­po­ne co­mo ob­je­ti­vo el lo­gro de un desa­rro­llo eco­nó­mi­co, so­cial e ins­ti­tu­cio­nal du­ra­de­ro, pro­mo­vien­do un sano equi­li­brio entre el Es­ta­do, la so­cie­dad y el mer­ca­do de la eco­no­mía”. La go­ber­nan­za siem­pre es bue­na, por eso nun­ca la he­mos te­ni­do.

To­dos los pre­can­di­da­tos en es­te pro­ce­so elec­to­ral nu­lo, y los que vo­ten, son coau­to­res del de­li­to de trai­ción a la pa­tria, con los de­lin­cuen­tes ori­gi­na­les. Se­gún el ju­ris­con­sul­to Ar­tu­ro Eche­ni­que Santos: El Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral (TSE) no pue­de su­plan­tar a las au­to­ri­da­des de nin­gún partido pa­ra de­fi­nir po­lí­ti­cas es­tra­té­gi­cas que son ex­clu­si­vas de aque­llas, co­mo la apli­ca­ción de nue­vas téc­ni­cas y, por lo tan­to, lo úni­co que ca­be es evi­tar el con­ti­nuis­mo del PN de JOH.

Los gas­tos en es­te pro­ce­so elec­to­ral son mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos y po­si­ble corrupción, sin ren­di­ción de cuen­tas. En el le­gí­ti­mo, pron­to, ten­dre­mos que re­pe­tir­los.

¡Los trai­do­res a la pa­tria, no pa­sa­rán! ¡Fal­ta­rán ho­yos pa­ra tan­tos cu­su­cos!

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de la Igle­sia Ca­tó­li­ca nos lle­na de du­das cuan­do ex­hor­ta a (...) que los ciu­da­da­nos le­gi­ti­men con su vo­to lo que es nu­lo”.

“To­dos los pre­can­di­da­tos en es­te pro­ce­so elec­to­ral nu­lo, y los que vo­ten, son coau­to­res del de­li­to de trai­ción a la pa­tria, con los de­lin­cuen­tes ori­gi­na­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.