Re­cuen­to Diez trau­mas co­lec­ti­vos

Diario El Heraldo - - Opinión -

de la re­sis­ten­cia len­ca.

La gue­rra ci­vil de 1924, pre­ce­di­da por el fraude elec­to­ral de 1923, la más san­grien­ta de las ha­bi­das has­ta en­ton­ces, que cul­mi­nó con el si­tio de Te­gu­ci­gal­pa y el co­lap­so del ré­gi­men de Ló­pez Gu­tié­rrez, la rup­tu­ra de la uni­dad alia­da, el en­fren­ta­mien­to entre Tos­ta y Ca­rías, por una par­te, y Fe­rre­ra por otra. La pre­sen­cia ar­ma­da es­ta­dou­ni­den­se ya no se li­mi­tó al des­em­bar­co en puer­tos, es­ta vez ocu­pó la ca­pi­tal. La dic­ta­du­ra de Ca­rías (19361948), que ase­si­nó, des­te­rró y en­car­ce­ló a mi­les de opo­si­to­res pa­ra do­ble­gar la opo­si­ción al con­ti­nuis­mo pre­si­den­cial, fo­men­tó la de­la­ción y el cul­to a la per­so­na­li­dad. Im­pu­so una paz ar­ma­da no ba­sa­da en el con­sen­so ciu­da­dano.

El gol­pe mi­li­tar de 1963, en­ca­be­za­do por Ló­pez Are­llano, que de­fe­nes­tró al go­bierno cons­ti­tu­cio­nal de Vi­lle­da Morales. Cen­te­na­res de opo­si­to­res fue­ron ma­sa­cra­dos, en­car­ce­la­dos y exi­lia­dos. Es el más cruen­to que re­gis­tra la his­to­ria pa­tria e hi­zo una fic­ción ju­rí­di­ca el pre­cep­to cons­ti­tu­cio­nal de la su­bor­di­na­ción del es­ta­men­to cas­tren­se a la au­to­ri­dad ci­vil.

La in­va­sión sal­va­do­re­ña en 1969, que to­mó por sor­pre­sa a nues­tras Fuer­zas Ar­ma­das, pe­se a las ad­ver­ten­cias de nues­tro em­ba­ja­dor en San Salvador, Vir­gi­lio Gálvez. Pu­so al des­nu­do la corrupción de los uniformados, su fal­ta de pre­pa­ra­ción pa­ra re­pe­ler un ata­que ex­tran­je­ro, la des­or­ga­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal im­pe­ran­te, la con­cep­ción del Es­ta­do co­mo un bo­tín. La mo­vi­li­za­ción ci­vil fue cla­ve pa­ra re­pe­ler la agre­sión, que pu­so al des­nu­do el gra­do de pe­ne­tra­ción de sal­va­do­re­ños in­do­cu­men­ta­dos.

La dé­ca­da de los 1980 pre­sen­ció la im­plan­ta­ción de la Doc­tri­na de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, que afir­ma la exis­ten­cia de un enemi­go in­terno, sub­ver­si­vo, que de­be ser tor­tu­ra­do, en­car­ce­la­do y eje­cu­ta­do pa­ra ex­tir­par­lo de raíz. El me­sia­nis­mo y pa­ra­noia de Álvarez Mar­tí­nez, con el respaldo de la Aproh, con­du­jo a su even­tual de­rro­ca­mien­to por sus com­pa­ñe­ros de ar­mas. Se con­so­li­dó la pre­sen­cia e in­fluen­cia es­ta­dou­ni­den­se.

Tam­bién se de­tec­ta­ron los pri­me­ros ca­sos de VIH/sida, en­fer­me­dad has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­da, que pro­du­jo una ma­yor dis­cri­mi­na­ción y os­tra­cis­mo ha­cia los ho­mo­se­xua­les, sin per­ca­tar­se que pue­de in­fec­tar por igual a quien prac­ti­ca la pro­mis­cui­dad se­xual.

En 1998 la de­fo­res­ta­ción, los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos en las már­ge­nes de los ríos y la ero­sión con­tri­bu­ye­ron a que unos 10,000 com­pa­trio­tas pe­re­cie­ran y la in­fra­es­truc­tu­ra que­da­ra des­trui­da por el hu­ra­cán Mitch. La he­ca­tom­be ace­le­ró el éxo­do ha­cia el ex­te­rior. Nuevamente que­dó evi­den­cia­da la fal­ta de pre­pa­ra­ción an­te los desas­tres na­tu­ra­les, la im­pro­vi­sa­ción, la fal­ta de so­li­da­ri­dad con el pró­ji­mo.

En la dé­ca­da de los 1990 se ace­le­ró la de­sigual­dad so­cio­eco­nó­mi­ca al con­so­li­dar­se la im­ple­men­ta­ción del pa­ra­dig­ma neo­li­be­ral: pri­va­ti­za­ción de en­tes es­ta­ta­les, de­va­lua­cio­nes pe­rió­di­cas, ma­yo­res ni­ve­les de corrupción pú­bli­ca y pri­va­da, al igual que los ín­di­ces de po­bre­za, in­di­gen­cia y vio­len­cia, afec­tan­do ne­ga­ti­va­men­te a los sec­to­res po­pu­la­res y me­dios, be­ne­fi­cian­do a nue­vas éli­tes fi­nan­cie­ras y ex­por­ta­do­ras.

El gol­pe de Es­ta­do del 2009 con­tó con nue­vos ac­to­res en el de­rro­ca­mien­to del ré­gi­men cons­ti­tu­cio­nal de Ze­la­ya: em­pre­sa­rios, re­li­gio­sos, di­plo­má­ti­cos na­ti­vos alia­dos con los poderes tra­di­cio­na­les. La res­pues­ta a la re­sis­ten­cia cí­vi­ca fue la re­pre­sión abier­ta. Sig­ni­fi­có el fin del duo­po­lio po­lí­ti­co-par­ti­dis­ta y la cri­sis ter­mi­nal del mo­de­lo tra­di­cio­nal de do­mi­na­ción

A par­tir de 1990 se ace­le­ró la de­sigual­dad so­cio­eco­nó­mi­ca al con­so­li­dar­se la im­ple­men­ta­ción del pa­ra­dig­ma neo­li­be­ral”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.