Los Ca­chi­ros han pues­to a tem­blar a mu­chos sec­to­res

Diario El Heraldo - - Al Frente - TEGUCIGALPA El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

La de­cla­ra­ción de De­vis Leo­nel Ri­ve­ra (Ca­chi­ro) an­te una cor­te de Nue­va York anuncia que el des­tino de po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios, mi­li­ta­res, po­li­cías, ex­ma­gis­tra­dos y fis­ca­les vin­cu­la­dos con el nar­co­trá­fi­co aho­ra pa­sa a ma­nos de los ex­tra­di­ta­dos.

Es­tos se­ña­la­mien­tos que son los pri­me­ros que los hon­du­re­ños co­no­cen so­bre las de­cla­ra­cio­nes de los ex­tra­di­ta­bles no len ha caí­do en gra­cia a la cla­se po­lí­ti­ca, que más es­pan­ta­da que en­va­len­to­na­da sa­lió ca­li­fi­can­do las de­cla­ra­cio­nes co­mo una “cons­pi­ra­ción”, “un aten­ta­do con­tra el Es­ta­do” y “una ven­gan­za”.

Sin em­bar­go, los agen­tes an­ti­nar­có­ti­cos tie­nen cla­ro que ta­les ase­ve­ra­cio­nes en los tri­bu­na­les nor­te­ame­ri­ca­nos no es­tán ale­ja­das de la reali­dad y que los pró­xi­mos ex­tra­di­ta­bles, co­mo Víc­tor Manuel Vi­lle­la, alias “El Ro­jo”, cap­tu­ra­do en Gua­te­ma­la, y Wil­ter Blan­co, arres­ta­do en Cos­ta Ri­ca, ter­mi­na­rán de hun­dir a mu­chos po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios, mi­li­ta­res, po­li­cías, ex­ma­gis­tra­dos y fis­ca­les.

Los Ca­chi­ros

De acuer­do con la in­for­ma­ción en po­der de las agen­cias con­tra las dro­gas, Los Ca­chi­ros sur­gie­ron a me­dia­dos de los 90 y a es­ta fe­cha tras­cen­die­ron cin­co go­bier­nos.

En­tre 1998 y 2004 ellos se de­di­ca­ron al ro­bo de ga­na­do y al trá­fi­co de ma­de­ra de co­lor, por lo que fue­ron in­ves­ti­ga­dos por las au­to­ri­da­des, pe­ro sin ma­yo­res re­per­cu­sio­nes.

A par­tir de 2005, Los Ca­chi­ros to­ma­ron una enor­me fuer­za al au­men­tar el trá­fi­co de dro­gas ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, y pa­ra ello com­pra­ron una ru­ta. Es­to sig­ni­fi­có que ca­da carga que sa­lía desde Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la -con un có­di­go- de­bía lle­gar a Honduras y pa­sar ha­cia Nor­tea­mé­ri­ca sin nin­gún obs­tácu­lo.

Pa­ra ello ne­ce­si­ta­ban te­ner un con­trol en pri­me­ra lí­nea de los mi­li­ta­res -ra­da­res, lan­chas y avio­nes- pa­ra que no mi­ra­ran y que las des­car­gas es­tu­vie­ran pro­te­gi­das; asi­mis­mo, de­bían con­tar con el con­trol de los po­li­cías pa­ra que no de­co­mi­sa­ran los en­víos; lue­go bus­ca­ron la pro­tec­ción de la cla­se po­lí­ti­ca, fi­nan­cián­do­les las cam­pa­ñas, dán­do­les dá­di­vas o “ca­ri­ñi­tos”, co­mo se co­no­ce en ese mun­do, pa­ra evi­tar ser mo­les­ta­dos o ex­tra­di­ta­dos. Tam­bién bus­ca­ron la se­gu­ri­dad con fis­ca­les y jue­ces. Co­mo ellos eran due­ños de la ru­ta, otros nar­cos con quie­nes for­ma­ron so­cie­dad les pe­dían per­mi­so pa­ra tra­fi­car, y así Los Ca­chi­ros se vol­vie­ron “co­mo una adua­na”.

“Sien­do muy con­ser­va­dor, pue­do de­cir­le que Los Ca­chi­ros lle­ga­ron a tra­fi­car unas 10 to­ne­la­das de dro­ga men­sual­men­te, mien­tras que sus so­cios pa­sa­ban has­ta 25 to­ne­la­das”, di­jo una fuen­te que co­no­ce a de­ta­lle quié­nes son los nar­cos en Honduras, así co­mo sus víncu­los con el po­der.

Pe­ro co­mo no sa­bían dón­de me­ter tan­to di­ne­ro, tam­bién tu­vie­ron que for­mar em­pre­sas, con­tro­lar a em­pre­sa­rios y pe­ne­trar el sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­ra la­var el di­ne­ro. Gra­cias a un con­trol bien es­truc­tu­ra­do y ma­ne­ja­do, por la ru­ta de Los Ca­chi­ros pa­sa­ba el 80 por cien­to de la dro­ga ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, ex­pli­có la fuen­te.

Ex­tra­di­cio­nes

“To­dos sa­be­mos que la in­fluen­cia del cri­men or­ga­ni­za­do, su pe­ne­tra­ción en las es­truc­tu­ras de po­der, ha si­do más que evi­den­te en Honduras”, sos­tu­vo el abo­ga­do y ana­lis­ta Raúl Pi­ne­da Alvarado.

Las de­cla­ra­cio­nes de Ri­ve­ra en una Cor­te de Es­ta­dos Es­ta­dos, don­de apar­te de in­vo­lu­crar a dos dig­na­ta­rios im­por­tan­tes ha­bla de la pre­sen­cia de ofi­cia­les de po­li­cía y mi­li­ta­res y de un dipu­tado en la pla­ni­fi­ca­ción de cier­tos ac­tos cri­mi­na­les, van a ge­ne­rar una reac­ción en ca­de­na.

Otros de­te­ni­dos en Es­ta­dos Uni­dos y los nue­vos que va­yan lle­gan­do van a em­pe­zar a in­vo­lu­crar a per­so­na­jes de la po­lí­ti­ca y del mun­do fi­nan­cie­ro con quie­nes han te­ni­do re­la­cio­nes.

Po­lí­ti­ca­men­te es­to va a traer una in­ci­den­cia fuer­te en cuan­to a la ima­gen de los par­ti­dos y va a ge­ne­rar con­se­cuen­cias en el cor­tí­si­mo pla­zo en re­fe­ren­cia a los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les que pu­die­ran pro­nos­ti­car­se en es­te ins­tan­te. “Lo que es­ta­mos vien­do en es­te mo­men­to es una fo­to­gra­fía que pue­de ser cam­bia­da en los pró­xi­mos días”, di­jo Alvarado. In­vo­lu­cra­mIen­to

24 de ju­lio de 2014

Dig­na Azu­ce­na Va­lle Va­lle es cap­tu­ra­da en Es­ta­dos Uni­dos. Tras de­cla­rar­se cul­pa­ble, acep­ta de­la­tar a sus cóm­pli­ces y so­cios en el nar­co­trá­fi­co.

4 de fe­bre­ro de 2015

El pre­si­den­te Juan Or­lan­do Her­nán­dez anuncia que De­vis Leo­nel y Javier Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga es­tán en ma­nos de las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses.

21 de ma­yo de 2015

Tras­cien­de que la DEA cap­tu­ró en Hai­tí a Fa­bio Lo­bo, hi­jo del ex­pre­si­den­te Por­fi­rio Lo­bo, quien aho­ra tam­bién es in­vo­lu­cra­do en ese ilí­ci­to por De­vis Leo­nel Ri­ve­ra.

Es­te ju­ris­ta ca­li­fi­có de in­ge­nui­dad de­cir que las de­cla­ra­cio­nes de Ri­ve­ra son una cons­pi­ra­ción con­tra los que han lu­cha­do con­tra el nar­co­trá­fi­co en es­te país. Qué ga­na­rían con ha­cer una de­cla­ra­ción don­de tam­bién asu­men la res­pon­sa­bi­li­dad en más de 70 ho­mi­ci­dios con­su­ma­dos en Honduras, se pre­gun­tó.

“Que hay una con­ta­mi­na­ción en las al­tas es­fe­ras de po­der, an­tes y aho­ra, es un he­cho no­to­rio que to­do mun­do co­men­ta y que to­do mun­do co­no­ce”. ¿Has­ta dón­de ha lle­ga­do esa pe­ne­tra­ción? Eso es lo que de­be de­ter­mi­nar­se con una in­ves­ti­ga­ción se­ria. “Pe­ro pen­sar que es un ac­to de ven­gan­za de los in­vo­lu­cra­dos en es­tos he­chos, de es­tar com­pro­me­tien­do a es­tas per­so­nas y otras en el fu­tu­ro, es ser un po­co in­ge­nuo”.

El ca­so de Los Ca­chi­ros era co­no­ci­do desde el 2005 y no se hi­zo mayor co­sa, aho­ra ter­mi­nó en un ca­so de al­to im­pac­to. Es que “el sis­te­ma hon­du­re­ño es una de­mo­cra­cia, una se­mi­de­mo­cra­cia don­de el cri­men or­ga­ni­za­do es un po­der pa­ra­le­lo al del Es­ta­dos. Mu­chas ve­ces no per­mi­te a los ope­ra­do­res de jus­ti­cia ac­tuar con la de­ter­mi­na­ción que se re­quie­re en es­tos ca­sos, unas ve­ces por la mis­ma ac­ti­tud de la so­cie­dad que no res­pal­da a los fun­cio­na­rios y otros fran­ca­men­te por te­mor a caer en des­gra­cia con los po­lí­ti­cos que los han pues­to en los car­gos”.

El que se ini­cien en el país in­ves­ti­ga­cio­nes o se pre­sen­ten re­que­ri­mien­tos con­tra los men­cio­na­dos no va a de­te­ner una ex­tra­dic­ción. Es­tá cla­ro que si los nor­te­ame­ri­ca­nos se quie­ren lle­var a una per­so­na lo van ha­cer por la vía le­gal o por otros pro­ce­di­mien­tos pa­ra so­me­ter­la a su jus­ti­cia.

“Ten­ga us­ted la se­gu­ri­dad de que si Es­ta­dos Uni­dos de­ci­de a dar una bue­na ba­rri­da y una bue­na tra­pea­da en la po­lí­ti­ca hon­du­re­ña, esas co­sas se van a dar y si con­si­de­ran no ha­cer­lo las co­sas van a con­ti­nuar co­mo has­ta aho­ra, con un gobierno que tie­ne otro gobierno pa­ra­le­lo que ejer­ce ca­si el mis­mo po­der del gobierno le­gí­ti­mo y que es­tá en­car­na­do por el cri­men or­ga­ni­za­do”, ana­li­zó.

Pi­ne­da pre­sa­gió un re­cru­de­ci­mien­to en las so­li­ci­tu­des de ex­tra­di­ción de­ri­va­das de las de­cla­ra­cio­nes de po­li­cías y nar­co­tra­fi­can­tes que es­tán aco­gién­do­se al ré­gi­men de co­la­bo­ra­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.