Apun­tes

Diario El Heraldo - - País -

me­jor. Que me­jor ten­gan cui­da­do, les man­da a de­cir An­du­ray a los re­fun­di­do­res y a to­dos aque­llos que es­tán apro­ve­chan­do la de­nun­cia ca­chi­ra pa­ra lle­var agua a su mo­lino, por­que es­tán ti­ran­do una pie­dri­ta al ai­re y, cuan­do me­nos lo es­pe­ren, les po­dría caer una se­me­jan­te tu­run­ca en la me­ma... ¡Va­ya, jo­di­do!...

VA­CA. El MP y la “ma­xi” le echa­rán la va­ca a las de­nun­cias de Los Ca­chi­ros en con­tra del hom­bre de El Chim­bo y de Ju­lián Pa­che­co, el num­ber one de El Oco­tal. El pe­ruano vo­ló ayer a los do­mi­nios de “Yul Bryn­ner”, pa­ra po­ner­se a sus ór­de­nes y en­trar­le al asun­to, cai­ga quien cai­ga. A ver, di­jo el cie­gui­to.

DoS. Que me­jor se bus­quen unos bue­nos abo­ga­dos y se en­tre­guen, co­mo lo hi­zo Callejas, le acon­se­jan Jor­ge Cá­lix y el ex­co­mi­sio­na­do Osor­to Ca­na­les a los dos se­ña­la­dos por la de­nun­cia ca­chi­ra. Pe­ro, tan­to “Pe­pe” Lo­bo co­mo el ge­ne­ral, han ne­ga­do ro­tun­da­men­te esas acu­sa­cio­nes.

rNP. Pa­ra que vean us­te­des. Las pro­pias au­to­ri­da­des del RNP han man­da­do una cir­cu­lar, pi­dién­do­le a los re­gis­tra­do­res mu­ni­ci­pa­les que “coor­di­nen” con los ac­ti­vis­tas de los par­ti­dos, la en­tre­ga de las tar­je­tas de iden­ti­dad. Qué tal... Honduras, úni­co país en el pla­ne­ta, con un re­gis­tro po­li­ti­za­do y sin­di­ca­li­za­do.

“AL­mU­Gre”. A la ho­ra de la ho­ra so­lo vie­nen cin­co de la OEA. El uru­gua­yo man­da a de­cir que no hay ca­ma pa... tan­ta gen­te. Tan que­bra­do es­ta­rá el “ca­dá­ver pu­tre­fac­to”, co­mo le de­cía el bar­bón. Por cier­to que el bu­se­ro su­pe­ra­do, que no ha­lla có­mo des­viar la aten­ción del des­ma­dre que tie­ne en Ve­ne­zue­la, ayer lla­mó “al­mu­gre” a Al­ma­gro.

mIS­moS. Preo­cu­pa­dos los fa­ran­du­le­ros de las pla­ni­llas, por­que los mis­mos de ha­ce 20 años an­dan di­cien­do que el do­min­go no pa­sa­rán, y que ya tie­nen to­do co­ci­na­do pa­ra man­dar­los al ca­ra­jo... Se­rá...

ABrIL. En abril se ini­cian los vue­los di­rec­tos a la ma­dre pa­tria y a so­lo 800 ver­de­ci­tos. Por fin rai­tes di­rec­tos a Eu­ro­pa. Y es­to que aque­llos que di­ji­mos no des­apro­ve­chan na­da pa­ra echar­le vol­que­ta­das de tie­rra a la po­bre Honduras y que aquí no ven­ga na­die, ni a in­ver­tir ni a tu­ris­tear ni a na­da.

mI­GrA. Co­lap­sa­do el sis­te­ma de Al­ho­voz de la Can­ci­lle­ría an­te tan­tas lla­ma­das de ca­tra­chos con co­rre que te al­can­zo por el errá­ti­co avan­ce del “hu­ra­cán” Trump. La ca­sa­ca de la mi­gra grin­ga es que so­lo es­tán de­por­tan­do cri­mi­na­les, pe­ro la bu­lla es que la co­sa es pa­re­ja, y que han sa­ca­do gen­te tra­ba­ja­do­ra y de­cen­te.

HUICHo. Esos grin­gos no res­pe­tan a na­die. Al po­bre “Huicho Domínguez” lo echa­ron ayer del ae­ro­puer­to de Hous­ton y, por más que les ex­pli­có que so­lo iba a can­tar de go­rra a un res­tau­ran­te, y que so­lo iba de en­tra­da por sa­li­da, no lo de­ja­ron ni ha­blar y lo re­gre­sa­ron co­mo a un vul­gar de­lin­cuen­te. El ac­tor me­xi­cano se sien­te hu­mi­lla­do y dis­cri­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.