En­tre lí­neas De es­te la­do del río

Diario El Heraldo - - Opinión -

el pre­sen­ta­dor. Hu­bo aplau­sos en el fon­do.

Sin em­bar­go, na­die se acor­dó del ofi­cial de mi­gra­ción que ha­bía de­te­ni­do la ex­pul­sión. Su com­pa­sión, ex­tra­ña al es­pí­ri­tu im­pla­ca­ble de la cam­pa­ña an­ti­mi­gra­to­ria, po­dría cos­tar­le ca­ra. Tam­po­co se co­men­tó que la tra­ve­sía mi­gra­to­ria es de­ma­sia­do pe­li­gro­sa pa­ra arries­gar a una per­so­na so­la, con tan­tas di­fi­cul­ta­des men­ta­les y de co­mu­ni­ca­ción.

Pe­ro co­mo esas, hay otras ac­ti­tu­des que re­ve­lan ma­ne­ras de en­ten­der la mi­gra­ción. Re­cor­de­mos que la ma­yo­ría de nues­tros mi­gran­tes sa­le del cam­po o de zo­nas mar­gi­na­das sin edu­ca­ción ni ex­pe­rien­cia en la vi­da ur­ba­na. Su adap­ta­ción a la es­truc­tu­ra­da cul­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos es un pro­ce­so len­to y pe­no­so, que pue­de to­mar va­rios años y a ve­ces no con­clu­ye.

Es­te cho­que cul­tu­ral pro­vo­ca re­cha­zos en al­gu­nos sec­to­res. Nin­gún país re­ci­be con sim­pa­tía mi­gra­cio­nes ma­si­vas. No­so­tros mis­mos vi­vi­mos el ca­so ha­ce unas dé­ca­das con la mi­gra­ción sal­va­do­re­ña. De mo­do que las reac­cio­nes ne­ga­ti­vas -mi­no­ri­ta­rias en Es­ta­dos Uni­dos- sí son com­pren­si­bles y de­ben ser con­si­de­ra­das en una po­lí­ti­ca na­cio­nal de mi­gra­cio­nes, que no te­ne­mos.

Los con­flic­tos de nues­tra gen­te con las per­so­nas na­ti­vas, con las au­to­ri­da­des y en­tre ellos mis­mos, las vio­la­cio­nes a la ley, tie­nen su ori­gen en la es­ca­sa edu­ca­ción, aún en es­pa­ñol, de la ma­yo­ría de nues­tros mi­gran­tes. Tan des­preo­cu­pa­das han si­do nues­tras visiones du­ran­te dé­ca­das que no en­ten­de­mos el pro­ble­ma: la mi­gra­ción de­nun­cia el fra­ca­so de las in­com­pe­ten­cias eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas y so­cia­les; fi­nan­cia la po­bre­za con el tra­ba­jo de otros po­bres, que arries­gan vi­da (a ve­ces la pier­den) y hoy son hu­mi­lla­dos y ame­na­za­dos mien­tras con­ti­núan bus­can­do su es­pe­ran­za.

No nos equi­vo­que­mos. En Es­ta­dos Uni­dos to­dos sa­ben que los mi­gran­tes bus­can allá lo que du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes aquí les ha si­do ro­ba­do y di­la­pi­da­do por la co­rrup­ción y la inope­ran­cia po­lí­ti­ca. Es­ta con­di­ción no pro­du­ce sim­pa­tías.

A juz­gar por la li­ge­re­za con que ca­si to­dos ob­ser­va­mos la pre­ca­ria si­tua­ción de esos com­pa­trio­tas, pa­re­cie­ra que no nos afec­ta su tra­ge­dia. No qui­si­mos ver que, con o sin Trump, es­ta cri­sis es­ta­ba en ca­mino y que ya Oba­ma, sin bu­llas, ex­pul­só a tres mi­llo­nes de mi­gran­tes du­ran­te sus man­da­tos.

Es po­si­ble que el plan del se­ñor Trump no lo­gre el éxi­to de­sea­do. Sin em­bar­go, sí re­du­ci­rá la mi­gra­ción en vo­lú­me­nes que afec­ta­rán la nues­tra. En­ton­ces ven­drán nu­me­ro­sos com­pa­trio­tas que au­men­ta­rán el des­em­pleo, y al­gu­nos la in­se­gu­ri­dad. Se­rá tam­bién inevi­ta­ble la re­duc­ción de las re­me­sas fa­mi­lia­res, esen­cia­les pa­ra la eco­no­mía. Qui­zás el pro­pó­si­to de­cla­ra­do de des­ba­ra­tar la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca sea más fac­ti­ble. Aun­que no to­do es­te ob­je­ti­vo fue­se lo­gra­do, el co­mer­cio mun­dial su­fri­rá una con­trac­ción im­por­tan­te, da­ñi­na pa­ra nues­tros paí­ses.

Sor­pren­de el si­len­cio que so­bre es­tos te­mas man­tie­nen los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Qui­zás es­tén re­ser­van­do se­su­dos pro­gra­mas de gobierno pa­ra la cam­pa­ña pre­si­den­cial.

Oja­lá. Bue­nos téc­ni­cos los hay en to­dos los par­ti­dos, pa­ra ofre­cer a los elec­to­res al­go me­jor que de­plo­ra­bles to­na­das y añe­jos cho­co­yos.

Y los lí­de­res… bueno, ellos han de sa­ber que aho­ra es más fá­cil lle­gar, es más di­fí­cil man­te­ner­se y es más fá­cil caer.

Es de­cir, se pue­de lle­gar con cuen­tos y to­da­vía es po­si­ble so­bre­vi­vir con cuen­tos. Pe­ro con los cam­bios que ya co­mien­zan en el mun­do, man­te­ner­se con cuen­tos equi­val­drá a re­te­ner el po­der y per­der el país. Ve­ne­zue­la es un ca­so an­ti­ci­pa­do

La mi­gra­ción de­nun­cia el fra­ca­so de las in­com­pe­ten­cias eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas y so­cia­les”.

“Sor­pren­de el si­len­cio que so­bre es­tos te­mas man­tie­nen los par­ti­dos po­lí­ti­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.