Agua con­ta­mi­na­da con­su­men po­bla­do­res de Ya­ru­me­la, La Paz

El vi­tal lí­qui­do que los ha­bi­tan­tes ex­traen de los po­zos con­tie­ne he­ces fe­ca­les, se­gún es­tu­dios de la Re­gión de Sa­lud. La co­mu­ni­dad ur­ge de al­can­ta­ri­lla­do sa­ni­ta­rio, ya que los po­bla­do­res ti­ran las aguas re­si­dua­les a la ca­lle y que­bra­da

Diario El Heraldo - - País Regional - YA­RU­ME­LA El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn Juan Cé­sar Díaz

Una par­te de las aguas re­si­dua­les per­ma­ne­cen es­tan­ca­das, la otra co­rre por las ca­lles de tie­rra y ce­men­to de la al­dea de Ya­ru­me­la, La Paz, pro­vo­can­do una fuer­te con­ta­mi­na­ción am­bien­tal.

El de­rra­ma­mien­to es pro­vo­ca­do por los ha­bi­tan­tes de la co­mu­ni­dad de­bi­do a que las fo­sas sép­ti­cas no tie­nen la ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te de al­ma­ce­na­mien­to.

Es­ta prác­ti­ca se rea­li­za des­de ha­ce va­rios años ya que la al­dea, en la que re­si­den 5,000 per­so­nas, no cuen­ta con al­can­ta­ri­lla­do sa­ni­ta­rio ni la­gu­na de oxi­da­ción pa­ra el tra­ta­mien­to res­pec­ti­vo.

María Her­nán­dez, vo­lun­ta­ria de sa­lud en el Cé­sa­mo Pe­dro Ve­lás­quez, ex­pre­só que mu­chos de los re­si­den­tes que usan le­tri­na sa­can las tu­be­rías del po­zo pa­ra de­po­si­tar los re­si­duos en la que­bra­da que cru­za por la co­mu­ni­dad.

“La­men­ta­ble­men­te hay una in­sa­lu­bri­dad te­rri­ble; se ne­ce­si­ta un pro­yec­to de al­can­ta­ri­lla­do por­que aquí ve­mos el agua re­si­dual en las ca­lles por­que la gen­te la ti­ra ya que no tie­ne es­pa­cio en sus so­la­res, y co­mo tie­nen co­lap­sa­das las le­tri­nas, sa­can la tu­be­ría has­ta la que­bra­da”, ex­pli­có.

Agua sin tra­tar

Otro de los gra­ves pro­ble­mas es que las per­so­nas con­su­men agua de po­zo sin el tra­ta­mien­to co­rres­pon­dien­te.

Se­gún es­tu­dios rea­li­za­dos por ex­per­tos de la Re­gión Sa­ni­ta­ria de La Paz, re­ve­lan que en los po­zos de la co­mu­ni­dad hay he­ces fe­ca­les, lo que ha oca­sio­na­do da­ños en la sa­lud de las per­so­nas.

Pa­cien­tes con fie­bre ti­foi­dea (en­fer­me­dad sis­té­mi­ca oca­sio­na­da por bac­te­rias, que pro­vo­ca do­lor ab­do­mi­nal y fie­bre), hepatitis y do­lo­res in­tes­ti­na­les lle­gan a dia­rio al Ce­sa­mo de la co­mu­ni­dad en bus­ca de aten­ción mé­di­ca.

El doc­tor Ale­jan­dro Sie­rra, del Ce­sa­mo Pe­dro Ve­lás­quez, di­jo que mu­cha del agua que se ven­de en bo­tes pa­ra el con­su­mo no es­tá pu­ri­fi­ca­da y eso in­flu­ye en las en­fer­me­da­des gas­tro­in­tes­ti­na­les.

Ex­pli­có que al mes lle­gan al Ce­sa­mo un pro­me­dio de 250 pa­cien­tes por di­ver­sas en­fer­me­da­des, de los cua­les unos 50 son por do­lo­res in­tes­ti­na­les, pro­vo­ca­dos por el con­su­mo de agua no tra­ta­da.

“Los pro­ble­mas de en­fer­me­da­des in­tes­ti­na­les son por fal­ta de aseo pa­ra pre­pa­rar los ali­men­tos y por no her­vir el agua, in­clu­so hay un es­tu­dio don­de se com­prue­ba que el agua que se ven­de co­mo pu­ri­fi­ca­da aquí no lo es, so­lo es­tá clo­ra­da”, ex­pli­có Sie­rra.

Los dos tan­ques de agua que abas­te­cen de agua a la al­dea no cuentan con la de­bi­da su­per­vi­sión de las au­to­ri­da­des ni re­ci­ben man­te­ni­mien­to; mues­tra de ello es que el mon­te cre­ce en las par­tes hú­me­das y hay una se­rie de fu­gas de agua que no han si­do re­pa­ra­das.

Pro­yec­to

De­bi­do a que el al­can­ta­ri­lla­do ha si­do por años una prio­ri­dad pa­ra la al­dea, nin­gu­na de las ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les ha po­di­do ges­tio­nar un pro­yec­to de tal mag­ni­tud.

Hay un es­tu­dio pa­ra un pro­yec­to de al­can­ta­ri­lla­do sa­ni­ta­rio, el cual es­tá va­lo­ra­do en 60 mi­llo­nes de lem­pi­ras, pe­ro no se ha eje­cu­ta­do por fal­ta de ca­pa­ci­dad y por­que se ne­ce­si­tan te­rre­nos pa­ra ubi­car las pi­las de tra­ta­mien­to.

Gil­ma On­di­na Cas­ti­llo, al­cal­de­sa de La Paz, ex­pre­só que re­co­no­cen la ur­gen­cia del al­can­ta­ri­lla­do, pe­ro no tie­nen ca­pa­ci­dad en es­te mo­men­to.

Ya­ru­me­la, La Paz, es la al­dea más an­ti­gua de Hon­du­ras. Ahí vi­vie­ron los pri­me­ros asen­ta­mien­tos in­dí­ge­nas len­cas. En la ac­tua­li­dad tie­ne una po­bla­ción de 5,000 per­so­nas, sien­do la al­dea más desa­rro­lla­da del mu­ni­ci­pio de La Paz. Es re­co­no­ci­da ade­más por la ela­bo­ra­ción de fi­gu­ras de ba­rro, sien­do una fuen­te de in­gre­so pa­ra de­ce­nas de fa­mi­lias

FO­TO: JUAN CÉ­SAR DÍAZ

Las aguas re­si­dua­les co­rren en las ca­lles de tie­rra y pa­vi­men­ta­das de Ya­ru­me­la, con­vir­tién­do­se en fo­co de con­ta­mi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.