Las re­ve­la­cio­nes del ca­po

Diario El Heraldo - - Opinión -

Las gra­ves de­cla­ra­cio­nes rea­li­za­das an­te un juez en Es­ta­dos Uni­dos por uno de los miem­bros del car­tel nar­co­tra­fi­can­te Los Ca­chi­ros, De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga, han echa­do gas a una ho­gue­ra que ya ar­día des­de ha­ce tiem­po.

La pe­ne­tra­ción del nar­co­trá­fi­co en go­bier­nos lo­ca­les, la Po­li­cía y la po­lí­ti­ca no es un se­cre­to pa­ra na­die, ha que­da­do evi­den­cia­da con las cap­tu­ras rea­li­za­das por los en­tes de se­gu­ri­dad a per­so­na­jes que han si­do pues­tos a dis­po­si­ción de la jus­ti­cia hon­du­re­ña o en un avión pa­ra res­pon­der an­te los tri­bu­na­les es­ta­dou­ni­den­ses.

Pe­ro la re­ve­la­ción del ca­chi­ro ex­po­ne -de ser cier­ta la mag­ni­tud es­ca­lo­frian­te de los de­ta­lles­que esa in­fil­tra­ción ha si­do al más al­to ni­vel y nos mues­tra, sin ne­ce­si­dad de ad­je­ti­vos, que los nar­co­tra­fi­can­tes han es­ta­do a sus an­chas en el país.

La su­pues­ta im­pli­ca­ción de po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios de al­to per­fil, en­tre ellos un expresidente, dos dipu­tados, al­cal­des y el actual se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, en ac­ti­vi­da­des de nar­co­trá­fi­co, se­gún la de­la­ción de Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga, de­be ser in­ves­ti­ga­da con to­da se­rie­dad por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, al igual que la con­fe­sión del ca­po so­bre su par­ti­ci­pa­ción en la muer­te de 78 per­so­nas.

La re­ve­la­ción del ca­po ha cau­sa­do con­mo­ción en el país y los men­cio­na­dos han sa­li­do an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a ha­blar de inocen­cia y de so­me­ter­se a las in­ves­ti­ga­cio­nes (al­go que ya sa­be­mos por­que to­do ciu­da­dano es­tá su­je­to a la in­ves­ti­ga­ción de con­for­mi­dad con lo que dic­tan las le­yes), pe­ro se­rá la Fis­ca­lía la que aho­ra ten­drá que en­fo­car­se en los de­ta­lles de las de­la­cio­nes del con­fe­so de­lin­cuen­te.

La in­ves­ti­ga­ción que reali­ce el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­be ser­vir pa­ra de­vol­ver la con­fian­za a la po­bla­ción que por años ha vis­to dos ti­pos de jus­ti­cia, una pa­ra los des­po­seí­dos y otra pa­ra los po­de­ro­sos. Pe­ro so­bre to­do pa­ra re­cu­pe­rar a nues­tro país de las ga­rras de la corrupción y el nar­co­trá­fi­co que ame­na­zan nues­tra ins­ti­tu­cio­na­li­dad, Es­ta­do de de­re­cho y de­mo­cra­cia.

Sin du­da que vie­nen días in­tere­san­tes pa­ra Hon­du­ras y pa­ra los hon­du­re­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.