Jesús mu­ñoz tá­bo­ra, maes­tro del fol­clo­re

EL COM­PO­SI­TOR Y DO­CEN­TE DE EDU­CA­CIÓN MU­SI­CAL NEL­SON DOBLADO ES­CRI­BIÓ UN TEX­TO EN ME­MO­RIA DEL IN­VES­TI­GA­DOR FA­LLE­CI­DO EL MIÉR­CO­LES EN TE­GU­CI­GAL­PA

Diario El Heraldo - - Vida - TE­GU­CI­GAL­PA

En mis tiem­pos de es­tu­dian­te ya es­ta­ba com­ple­ta­men­te en­tre­ga­do a la in­ves­ti­ga­ción de la mú­si­ca in­dí­ge­na, sus orígenes, creen­cias, can­tos, ri­tua­les y to­do aque­llo que ali­men­ta el al­ma de los pue­blos y que for­ta­le­ce la iden­ti­dad nacional de cual­quier na­ción. Un ami­go te­nía co­no­ci­mien­to de lo que ha­cía res­pec­to a es­to, y de­ci­dió pre­sen­tar­me a Jesús Mu­ñoz Tá­bo­ra: “te voy a pre­sen­tar a un maes­tro, mú­si­co de mú­si­cos, de ca­te­go­ría, que te ase­gu­ro vas a que­dar pas­ma­do”, di­jo, y fue así que en aque­lla oca­sión pu­de co­no­cer a don Jesús, con­ver­sa­mos al­re­de­dor de tres ho­ras so­bre la mú­si­ca de Ve­ne­zue­la y sus gran­des com­po­si­to­res; nos des­pe­di­mos sin­tien­do ale­gría y res­pe­to por ha­ber com­par­ti­do tan­tas ma­ra­vi­llas de la mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Nues­tro se­gun­do en­cuen­tro fue va­rios me­ses des­pués, ha­bla­mos de et­no­mu­si­co­lo­gía. En ese mo­men­to na­ció una amis­tad pla­ga­da de co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias, de tar­des de gui­ta­rra y li­te­ra­tu­ra, y es que “Chun­go” era así, com­par­tía con un ele­gan­te hu­mor to­das sus ha­za­ñas por las sel­vas ame­rin­dias y de sus apren­di­za­jes con las tri­bus in­dí­ge­nas -sí, an­du­vo sin ro­pas en al­gu­nas de ellas-.

Des­de ni­ño re­co­rrió el mun­do con una gui­ta­rra, y co­mo su pa­pá era un mi­li­tar de aque­llos que de­cían que el arte y esas “ba­bo­sa­das” eran pa­ra gen­te “di­fe­ren­te”, le ad­vir­tió que de va­go no vi­vi­ría y que se de­di­ca­ra a la­bo­res de hom­bres. Des­pués de una tun­da a pu­ño ce­rra­do, pro­pi­na­da por el sen­si­ble ca­pi­tán, “Chun­go”, de­ci­di­do, se des­pi­dió de su ma­má, aga­rró sus tra­pos y su gui­ta­rra y, an­tes de que sa­lie­ra el sol, ya cru­za­ba me­dia mon­ta­ña des­de su San­ta Ro­sa de Co­pán. Lle­gó a San Pe­dro Sula y tra­ba­jan­do y es­tu­dian­do se re­ci­bió de maes­tro, los años se en­car­ga­rían de lle­var­lo a Cos­ta Ri­ca, Ve­ne­zue­la y Chi­le, de don­de abun­da­ron sus anéc­do­tas aca­dé­mi­cas y de otra ín­do­le.

Ya en Hon­du­ras, cuan­do es­tu­vo a car­go de la Di­rec­ción del Fol­clo­re Nacional, pu­do com­pren­der la im­por­tan­cia del de­sa­rro­llo cul­tu­ral, la di­fu­sión de la cul­tu­ra an­ces­tral, la pre­ser­va­ción de la historia y to­do lo re­fe­ren­te al ma­ne­jo de una co­rrec­ta

Una ima­gen de ini­cios de la dé­ca­da del 70, cuan­do el maes­tro fue par­te de Los Xi­ques.

El maes­tro Jesús Mu­ñoz con su her­mano Carlos Du­bón y su so­bri­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.