Amor pla­tó­ni­co, dis­frú­te­lo sin ob­se­sio­nar­se

DOS EX­PER­TOS HA­BLAN SO­BRE EL TE­MA Y EX­PLI­CAN LOS BE­NE­FI­CIOS Y RIES­GOS DE AFE­RRAR­SE A UNA RE­LA­CIÓN IM­PO­SI­BLE E IMAGINARIA

Diario El Heraldo - - Vida - TE­GU­CI­GAL­PA El Heraldo ale­jan­dra.ca­na­les@el­he­ral­do.hn

Un amor ver­da­de­ro que no exi­ge in­ter­cam­bio de bie­nes ma­te­ria­les ni con­tac­to fí­si­co y que re­pre­sen­ta una ilu­sión aca­ri­cia­da por una per­so­na que pre­fie­re ex­pre­sar­lo de for­ma in­te­lec­tual, esa fue la idea de amar del fi­ló­so­fo grie­go Pla­tón, a quien se le de­be el nom­bre del tér­mino “amor pla­tó­ni­co”.

Pe­ro ¿qué ries­gos pue­de te­ner es­te ti­po de fe­nó­me­nos en la sa­lud emo­cio­nal de las per­so­nas?, ¿cuán­do alar­mar­se?, ¿Có­mo ayu­dar a al­guien que sien­te un amor irra­cio­nal? Nues­tra edi­ción de hoy des­pe­ja­rá es­ta y otras du­das al res­pec­to con la guía de dos

es­pe­cia­lis­tas que le brin­da­rán con­se­jos pa­ra ma­ne­jar es­ta si­tua­ción de la me­jor ma­ne­ra. Se­gún la psi­có­lo­ga y más­ter en re­cur­sos hu­ma­nos Jes­si­ca Or­tiz, se tra­ta de un sen­ti­mien­to de amor idea­li­za­do ha­cia otra per­so­na don­de el ob­je­to es el ser per­fec­to que po­see cua­li­da­des y vir­tu­des sin de­fec­tos, por lo ge­ne­ral, es un sen­ti­mien­to irrea­li­za­ble o no co­rres­pon­di­do, “sen­ti­mos amor pla­tó­ni­co por per­so­nas que nos re­sul­tan inal­can­za­bles, co­mo es­tre­llas de ci­ne o de la mú­si­ca, per­so­nas ma­yo­res, maes­tros(as) de la pri­ma­ria o in­di­vi­duos con quie­nes ape­nas cru­za­mos mi­ra­das”, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta. Pa­ra Or­tiz, el pe­li­gro de lle­var es­te amor al ex­tre­mo es que con­du­ce a te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra en­ta­blar re­la­cio­nes amo­ro­sas, ya que na­die nun­ca se­rá lo su­fi­cien­te­men­te per­fec­to co­mo ese amor pla­tó­ni­co, por lo que se­rá pre­fe­ri­ble man­te­ner es­te sen­ti­mien­to sano, co­mo un en­tre­te­ni­mien­to pa­ra la men­te, y evi­tar que se con­vier­ta en al­go ne­ga­ti­vo.

Ni­vel en­fer­mi­zo

De acuer­do con el psi­quia­tra Ja­vier Uclés, los pri­me­ros sig­nos de un amor pla­tó­ni­co pe­li­gro­so son las con­duc­tas in­fan­ti­les e irra­cio­na­les que pue­den lle­gar a con­ver­tir­se en ries­go pa­ra am­bos, pues la per­so­na enamo­ra­da co­men­za­rá a prac­ti­car aco­so ci­ber­né­ti­co o de otras for­mas que po­nen en pe­li­gro la sa­lud emo­cio­nal de quien idea­li­za, y es­to pue­de con­so­li­dar­se has­ta co­mo un de­li­rio don­de el pun­to cen­tral es la otra per­so­na y cau­sar vio­len­cia en la pa­re­ja de quien es blan­co de la ob­se­sión

Si es­te sen­ti­mien­to es una te­ra­pia pa­ra dis­traer­se, no hay pro­ble­ma.

Des­pués de su­pe­rar­lo pue­de ini­ciar una re­la­ción sa­na y real con al­guien que le co­rres­pon­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.