“Pe­pe” pro­me­tió no ex­tra­di­cio­nes y sur­gen ne­xos con her­mano de “Mel”

Nar­co­trá­fi­co De­vis Leo­nel Ri­ve­ra re­ve­ló có­mo se con­fa­bu­ló con Fa­bio Lo­bo pa­ra re­ci­bir va­rias to­ne­la­das de co­caí­na. Con­tó que “Pe­pe” Lo­bo le pro­me­tió que en su go­bierno no ha­bría ex­tra­di­cio­nes. Sur­gen ne­xos con her­mano de “Mel” Ze­la­ya

Diario El Heraldo - - Portada -

El tes­ti­mo­nio com­ple­to brin­da­do por el nar­co­tra­fi­can­te De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga con­tie­ne re­ve­la­do­ras de­cla­ra­cio­nes don­de im­pli­ca a más po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios, y has­ta men­cio­na al her­mano del ex­pre­si­den­te Ma­nuel Ze­la­ya.

El do­cu­men­to con­tie­nen 91 pá­gi­nas. Se tra­ta del in­te­rro­ga­to­rio he­cho por el fis­cal Emil Bo­ve al ex­ca­be­ci­lla del car­tel de Los Ca­chi­ros en el jui­cio que se si­gue con­tra Fa­bio Lo­bo, hi­jo del ex­pre­si­den­te Por­fi­rio Lo­bo So­sa. El tes­ti­mo­nio de Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga du­ró cer­ca de tres ho­ras y me­dia y fue brin­da­do ba­jo ju­ra­men­to an­te la juez Lor­na Scho­field, de la Cor­te Fe­de­ral del Dis­tri­to Sur de Nue­va York.

La evi­den­cia al­re­de­dor de es­te ca­so es vas­ta; con­tie­ne al me­nos 3,500 car­gas pro­ba­to­rias, se­gún es­ta­ble­ce el do­cu­men­to que pue­de ser leí­do, en una tra­duc­ción li­bre, en su to­ta­li­dad en el WWW. EL­HE­RAL­DO.HN.

Du­ran­te su tes­ti­mo­nio, Ri­ve­ra pre­sen­tó al­gu­nas prue­bas, en­tre ellas, fo­to­gra­fías y do­cu­men­tos.

“Éra­mos un gru­po de nar­co­tra­fi­can­tes en el área del Atlán­ti­co, Co­lón. Co­men­za­mos a trans­por­tar en pe­que­ñas es­ca­la en vehícu­los. Y en­ton­ces mi her­mano y yo co­men­za­mos a ali­near­nos con co­lom­bia­nos, me­xi­ca­nos, hon­du­re­ños y gua­te­mal­te­cos”, con­fe­só.

Re­ve­ló que tra­fi­ca­ron en­tre 2003 y 2013 con más de 20 to­ne­la­das de co­caí­na. Ase­gu­ró que pa­ra lle­var a ca­bo es­tas ac­cio­nes ilí­ci­tas uti­li­za­ron ar­mas AK-47, ri­fles AR-15, RPG-7 y lan­za­gra­na­das.

¿Us­te­des, Los Ca­chi­ros, con­fia­ron en los miem­bros del Ejér­ci­to hon­du­re­ño pa­ra ha­cer fren­te a sus ac­ti­vi­da­des?, con­sul­tó el fis­cal Bo­ve, a lo que De­vis Leo­nel con­tes­tó: “Sí. Por la pro­tec­ción de las dro­gas y por los ase­si­na­tos que fue­ron pa­ga­dos... Pa­ra la in­for­ma­ción de la Po­li­cía, in­for­ma­ción de ra­dar y se­gu­ri­dad”, ma­ni­fes­tó.

Tam­bién le con­sul­tó so­bre si ob­tu­vo al­gún ti­po de ayu­da de par­te de los po­lí­ti­cos. Ri­ve­ra res­pon­dió “al pa­gar­los”.

"Nues­tro te­mor en ese mo­men­to era ser ex­tra­di­ta­dos a Es­ta­dos Uni­dos”. " El di­ne­ro fue en­via­do a ‘Pe­pe’ Lo­bo por me­dio de mi pa­dre, Isi­dro Ri­ve­ra; su her­mano Mon­cho Lo­bo, y Juan Gómez”.

"él me pre­gun­tó si le po­dría pa­gar un po­co más por­que te­nía que dar­le más di­ne­ro pa­ra el je­fe.” De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ex­lí­der de Los Ca­chi­ros

Men­cio­nó al­gu­nos de ellos: Ós­car Ná­je­ra, Juan Gómez, Adán Fú­nez y Mi­den­ce Oque­lí, es­te úl­ti­mo ac­tual­men­te es dipu­tado del Par­ti­do Li­be­ral.

Cer­ti­fi­có que a to­dos es­tos hom­bres les ha­bía pa­ga­do so­bor­nos. Pos­te­rior­men­te, di­jo que en 2009 ha­bían pa­ga­do un so­borno al ex­pre­si­den­te Por­fi­rio Lo­bo. “Apro­xi­ma­da­men­te en­tre 250 y 300 mil dó­la­res”, di­jo.

Ce­ro ex­tra­di­cio­nes

En una oca­sión, “lla­mé a mi her­mano tan pron­to co­mo lle­gué a Te­gu­ci­gal­pa di­cién­do­le dón­de yo es­ta­ba. Le pre­gun­té dón­de es­ta­ba. Me di­jo que nos re­gis­trá­ra­mos en un ho­tel cer­ca del edi­fi­cio del Con­gre­so, lue­go subí a la ha­bi­ta­ción don­de él y Juan Gómez.

Di­jo que el ex­dipu­tado Juan Gómez acon­se­ja­ba a su her­mano Ja­vier Ri­ve­ra, “so­bre lo que de­be­mos de­cir a ‘Pe­pe’ Lo­bo en cuan­to a lo que que­ría­mos de él en la reu­nión”. Fue en esa reu­nión que el ex­man­da­ta­rio le dio las gra­cias por el apo­yo.

En ese en­cuen­tro se abor­dó el te­ma so­bre al­gu­nas preo­cu­pa­cio­nes en torno al te­ma de la ex­tra­di­ción.

“El Pre­si­den­te me di­jo que le di­je­ra a mi her­mano que no se preo­cu­pa­ra por­que du­ran­te su man­da­to de cua­tro años na­die se­ría ex­tra­di­ta­do”, se­ña­ló.

Di­jo que Fa­bio Lo­bo le pro­pu­so ha­cer ne­go­cios. Les in­vi­tó a usar la pis­ta de El Agua­ca­te, en San Es­te­ban, en el zo­na de Olan­cho, por­que aún no era un ae­ro­puer­to y po­drían ha­cer el tra­ba­jo de re­cep­ción de avio­nes car­ga­dos de co­caí­na.

Re­ve­ló que Lo­bo iba a ha­blar con el co­man­dan­te asig­na­do al ae­ro­puer­to pa­ra ver si se po­día tra­ba­jar por­que aún no es­ta­ba ha­bi­li­ta­da pa­ra el ate­rri­za­je de avio­nes.

Her­mano de “Mel”

Pos­te­rior­men­te, di­jo que ha­bía ha­bla­do con la per­so­na en­car­ga­da de la pis­ta, pe­ro la res­pues­ta de es­te fue ne­ga­ti­va. “El tra­ba­jo no se po­día ha­cer allí por­que una gran can­ti­dad de tra­ba­jo tu­vo allí du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior”. di­jo. “De­bi­do a que Fredy Ná­je­ra y el her­mano del ex­pre­si­den­te Ze­la­ya ha­bían tra­ba­ja­do allí”, ma­ni­fes­tó Ri­ve­ra.

Se­ña­ló que Fa­bio Lo­bo lo in­vi­tó a co­no­cer otra pis­ta clan­des­ti­na en Olan­cho. “Fui­mos en he­li­cóp­te­ro a una pis­ta de ate­rri­za­je, eso fue en­tre Ca­ta­ca­mas y el río Pa­tu­ca. El de­man­da­do me di­jo que su me­dio her­mano te­nía una que los nar­co­tra­fi­can­tes ha­bían tra­ba­ja­do allí en el pa­sa­do”.

Los Ca­chi­ros fue­ron a es­ta zo­na, mi­die­ron el lu­gar y des­pués ha­bla­ron con su pi­lo­to de con­fian­za de ori­gen ve­ne­zo­lano.

“En pri­mer lu­gar le mos­tré las coor­de­na­das pa­ra el ate­rri­za­je. Di­jo que no se­ría po­si­ble ate­rri­zar un avión allí por­que ha­bía una mon­ta­ña en fren­te de ella y una mon­ta­ña de­trás de eso. Di­jo que có­mo iba a ate­rri­zar el avión, se­ría co­mo si tu­vie­ra que ate­rri­zar en un agu­je­ro y que po­dría gol­pear la mon­ta­ña que es­ta­ba en fren­te de ella o la mon­ta­ña de­trás, por eso a An­drés, el pi­lo­to, no le gus­tó”, ma­ni­fes­tó. Des­pués ase­gu­ró que re­ci­bie­ron en­tre 400 y 410 ki­los de dro­ga pro­ve­nien­tes de Apu­re, Ve­ne­zue­la.

Ase­gu­ró que él lla­mó a Fa­bio Lo­bo. “Lo lla­mé por te­lé­fono. Yo le pe­dí que vi­nie­ra a San Pe­dro Sula pa­ra que me lla­ma­ra una vez que lle­ga­ra a la es­ce­na”.

Du­ran­te el un re­co­rri­do por San Pe­dro Sula el acu­sa­do le di­jo que que­ría re­ci­bir el avión. “Que­ría sen­tir la adre­na­li­na, la ex­pe­rien­cia cuan­do re­ci­be un avión car­ga­do de dro­gas. Yo le di­je, mi­ra, co­man­dan­te, eso es pe­li­gro­so por­que si un avión es­tá sien­do se­gui­do por mi­li­ta­res en­ton­ces us­ted sa­be que em­pie­zan dis­pa­rar y con no­so­tros, es­tar ahí aba­jo es pe­li­gro­so”.

Ma­ni­fes­tó que la per­so­na en­car­ga­da de re­ci­bir ese car­ga­men­to era el se­ñor El­vin Es­ca­lan­te, quien le ase­gu­ró que el avión ha­bía ate­rri­za­do en la pis­ta de ate­rri­za­je sin nin­gún pro­ble­ma y que iba a ser trans­por­ta­do en ca­mión a la CA-5. “El de­man­da­do y yo, vi­mos el ca­mión pa­sar”. Ex­pre­só que es­ta­ban jun­tos por si sur­gía al­gún pro­ble­ma. “Ese car­ga­men­to de dro­ga fue di­ri­gi­da rum­bo a La En­tra­da, Co­pán”.

Ase­gu­ró que le pa­gó 25 mil dó­la­res a Ramón Mat­ta con res­pec­to al Land Crui­ser. Re­co­no­ció que Mat­ta tam­bién es par­te del ne­go­cio del nar­co­trá­fi­co.

Di­jo que con Mat­ta es­tu­vie­ron de acuer­do en ase­si­nar al ge­ne­ral Arís­ti­des Gon­zá­lez y a miem­bros del gru­po de­no­mi­na­do Gri­llos.

“Mat­ta me lla­mó por te­lé­fono y me di­jo que el acu­sa­do le ha­bía pe­di­do que me lla­ma­ra pa­ra el blin­da­je que le co­lo­ca­ron al ca­rro del de­man­da­do”. Di­jo que él le pre­sen­tó al tam­bién ex­tra­di­ta­do Car­los “El Ne­gro” Lo­bo.

“El acu­sa­do me ha­bía pre­gun­ta­do si te­nía otros ami­gos que es­ta­ban tra­fi­can­do dro­ga, co­mo él me ha­bía ayu­da­do, le ayu­dé. La reu­nión fue en una ca­sa de Car­los Lo­bo, en San Pe­dro Sula. “Lo­bo me di­jo que le ha­bía da­do al acu­sa­do 100 mil dó­la­res por­que el acu­sa­do lo iba a ayu­dar con al­gu­nas pro­pie­da­des que ha­bían si­do in­cau­ta­das. En otra oca­sión, le pi­dió ayu­da a Fa­bio Lo­bo por­que iban a re­ci­bir apro­xi­ma­da­men­te en­tre 1,000 y 1,050 ki­los de co­caí­na.

Fa­bio Lo­bo via­jó en tres ca­mio­ne­tas Pra­do has­ta To­coa don­de se reunió con De­vis Leo­nel. El car­ga­men­to ve­nía de Ve­ne­zue­la el día des­pués de su lle­ga­da. El avión ate­rri­zó en una pis­ta pri­va­da, ubi­ca­da en la co­mu­ni­dad de Fa­ra­llo­nes, Irio­na, Co­lón.

El car­ga­men­to fue re­ci­bi­do por “Don Montes y su ma­dre, yo es­ta­ba en To­coa. El hom­bre que te­nía a su car­go en la pis­ta de ate­rri­za­je me man­te­nía in­for­ma­do”.

Re­ve­ló que ese día sur­gie-

ron pro­ble­mas. “La Po­li­cía ter­mi­nó en una in­cur­sión allí don­de es­ta­ba el en­vío, en el ran­cho Chin­da Montes, por­que uno de los co­pi­lo­tos de­jó su GPS en la pis­ta. Y lue­go For­tín, el ti­po del ra­dar, ha­bía en­via­do una fo­to a ‘Po­llo’, que era uno de los chi­cos que le en­vié pa­ra pro­por­cio­nar se­gu­ri­dad”, di­jo.

¿Quién es For­tín?, con­sul­tó el fis­cal Bo­ve. “Él es un miem­bro de la Po­li­cía Mi­li­tar, pro­por­cio­na­ba ayu­da a aler­tar so­bre la pre­sen­cia de la Po­li­cía”.

Mien­tras tan­to, en To­coa, Fa­bio y De­vis es­ta­ban a bor­do de una ca­mio­ne­ta, en la que “ha­bían otras dos per­so­nas, uno es­ta­ba en el la­do del con­duc­tor y el otro en el la­do del pa­sa­je­ro con uni­for­me mi­li­tar, un uni­for­me de Po­li­cía.

“Pa­sa­mos a tra­vés de La Cei­ba, San Pe­dro Sula, y La En­tra­da, Co­pán”.

El des­tino fi­nal del car­ga­men­to era un ran­cho que per­te­ne­cía a la se­ño­ra Dig­na Va­lle. Cuan­do lle­ga­mos allí en el res­tau­ran­te, el acu­sa­do y yo en la ca­mio­ne­ta, la Po­li­cía Mi­li­tar que es­ta­ba con el de­man­da­do, se ba­ja­ron en el res­tau­ran­te, la se­ño­ra Dig­na Va­lle fue al res­tau­ran­te.

“Ella me lla­mó y di­jo que ella es­ta­ba preo­cu­pa­da por­que mu­chas per­so­nas mi­li­ta­res ha­bían lle­ga­do, y te­nía un co­che allí con al­go de di­ne­ro que ha­bía pe­di­do de ella, en el res­tau­ran­te”.

Pos­te­rior­men­te, De­vis le en­tre­gó a Fa­bio Lo­bo 50 mil dó­la­res que le en­via­ba la se­ño­ra Va­lle, sin em­bar­go, Lo­bo no reac­cio­nó muy con­ten­to con es­ta ci­fra.

En­tre otros ne­go­cios, Ri­ve­ra y Lo­bo se in­ter­cam­bia­ron ca­rros, ar­mas, di­ne­ro y la vi­da so­cial, va­rias va­cas y to­ros.

Des­pués de eso, Ri­ve­ra ini­ció a ha­cer gra­ba­cio­nes de las reunio­nes con el acu­sa­do y otros, con el fin de pro­por­cio­nar apo­yo a las au­to­ri­da­des.

“Co­mo un me­dio de apo­yo de mo­do que no se­ría un re­gis­tro de que ha re­ci­bi­do di­ne­ro en ca­so que qui­sie­ra ne­gar. Las ex­tra­di­cio­nes, las pro­tec­cio­nes, la pro­tec­ción que él ha­bía pro­me­ti­do dar”, di­jo Ri­ve­ra. Te­nía mie­do de ser arres­ta­do en Hon­du­ras, y yo te­nía mie­do de pa­sar mu­cho tiem­po en la cár­cel en Hon­du­ras por­que me po­dían ma­tar por­que yo ha­bía tra­ba­ja­do con los po­lí­ti­cos, ofi­cia­les de Po­li­cía. Ese era mi mie­do.

Iden­ti­fi­có con el seu­dó­ni­mo de “Che­li­to” al ti­po mi­li­tar que con­du­cía el to­do­te­rreno ese día. Al la­do de él es­ta­ba un per­so­na­je iden­ti­fi­ca­do co­mo Ca­rías.

Unos me­ses des­pués pre­sen­tó a Vie­jo al co­ro­nel Ama­ya. El acu­sa­do es­ta­ba allí, el co­ro­nel Ama­ya, y un ofi­cial de Po­li­cía a car­go de La Li­ma. “El acu­sa­do me men­cio­nó que íba­mos a via­jar a To­coa, Co­lón; que el co­ro­nel Ama­ya iba a pre­sen­tar a un ma­yor, a los ofi­cia­les de Po­li­cía, Vie­jo y a su hi­jo”.

Ase­ve­ró que es­tos se reunie­ron con miem­bros de la Po­li­cía Na­cio­nal de Hon­du­ras en un ta­ller de ca­rros en San Pe­dro Sula.

“Lla­mé al se­ñor Car­los Va­lla­da­res. Era ofi­cial de Po­li­cía. Así que iba a lla­mar a otro ofi­cial de Po­li­cía, su nom­bre es Lud­wig Ze­la­ya. Así que les di­go a to­dos los ofi­cia­les de Po­li­cía que ha­bía tra­ba­ja­do pre­via­men­te con la or­ga­ni­za­ción si que­rían es­tar in­vo­lu­cra­do con al­gu­na dro­ga que ve­nían de Co­lom­bia”, re­ve­ló.

“El acu­sa­do vio una Hum­mer blan­ca, y yo le di­je tal vez la pue­de ofre­cer a un ofi­cial de Po­li­cía pa­ra que pu­dié­ra­mos tra­ba­jar el pri­mer so­borno”, di­jo.

Ase­gu­ró que el acu­sa­do le di­jo, “co­man­dan­te, mi­ra, ese vehícu­lo se­ría un buen au­to­mó­vil pa­ra ofre­cer al ge­ne­ral Pa­che­co. Y en­ton­ces él me di­jo: Es­pe­ra, voy a lla­mar­lo, pa­ra ver lo que di­ce, la lla­ma­da fue breve y lue­go se vol­vió a mí”. Ma­ni­fes­tó que el ge­ne­ral le ha­bía pe­di­do una fo­to del ca­rro.

¿Us­ted ha­bló con Va­lla­da­res al­re­de­dor de ese tiem­po?, con­sul­ta de nue­vo el fis­cal. Res­pon­dió que sí. ¿Cuá­les fue­ron al­gu­nas de las co­sas que us­ted le ha di­cho que Va­lla­da­res cuan­do Vie­jo y su hi­jo re­gre­sa­ron a Hon­du­ras?

“Di­je a Car­los Va­lla­da­res pa­ra re­unir­se con los agen­tes de Po­li­cía y mi re­pre­sen­tan­te que era el acu­sa­do en Te­gu­ci­gal­pa”, ase­gu­ró.

En ese tiem­po le pi­dió a Fa­bio Lo­bo que es­tu­vie­ra pre­sen­te en la reu­nión con ofi­cia­les de la Po­li­cía

El do­cu­men­to con­tie­ne 91 pá­gi­nas. El tes­ti­mo­nio fue brin­da­do ba­jo ju­ra­men­to an­te la juez Lor­na Scho­field en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.