Co­noz­ca có­mo de­be cui­dar a sus pe­ces

LA INAPE­TEN­CIA Y UN MAL DESA­RRO­LLO SON LOS SÍN­TO­MAS MÁS NO­TO­RIOS EN LAS EN­FER­ME­DA­DES PRO­VO­CA­DAS POR UNA PRE­CA­RIA ALI­MEN­TA­CIÓN

Diario El Heraldo - - Portada - TE­GU­CI­GAL­PA El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

Los pe­ces son ex­ce­len­tes mas­co­tas, ge­ne­ran paz y tran­qui­li­dad en cual­quier es­pa­cio, sin em­bar­go, re­quie­ren de una ade­cua­da ali­men­ta­ción pa­ra evi­tar que pa­dez­can en­fer­me­da­des nu­tri­cio­na­les.

Es­tos pa­de­ci­mien­tos son di­fí­ci­les de de­fi­nir en tér­mino ab­so­lu­tos, ya que es fre­cuen­te que se de­ban a múl­ti­ples de­fi­cien­cias, aun­que la inape­ten­cia y mal desa­rro­llo se es­ta­ble­cen co­mo los prin­ci­pa­les sín­to­mas del sín­dro­me de ma­la nu­tri­ción.

La ex­tre­ma de­bi­li­dad fí­si­ca pro­vo­ca­da por la fal­ta de ali­men­to o can­ti­da­des mal ra­cio­na­das en la pro­por­ción de nu­trien­tes pro­du­ce un co­lor más os­cu­ro y que la car­ne se vuel­va más blan­da en es­tos ani­ma­les acuá­ti­cos.

La pro­teí­na es uno de los nu­trien­tes in­dis­pen­sa­bles en la die­ta de los pe­ces, y la ca­ren­cia de ella pro­vo­ca un re­tra­so en el cre­ci­mien­to.

Los pe­ces tie­nen una me­nor ca­pa­ci­dad pa­ra me­ta­bo­li­zar los car­bohi­dra­tos en com­pa­ra­ción con las aves y ma­mí­fe­ros, por lo que su in­ges­ta ex­ce­si­va pro­vo­ca de­ge­ne­ra­ción gra­sa del hí­ga­do.

Los áci­dos gra­sos son esen­cia­les pa­ra los pe­ces, en­tre ellos es­tán dos: el li­no­lei­co y el li­no­lé­ni­co, su de­fi­cien­cia pro­vo­ca des­pig­men­ta­ción, ero­sión de las ale­tas e in­fil­tra­ción gra­sa del hí­ga­do.

Las vi­ta­mi­nas, tan­to hi­dro­so­lu­bles co­mo li­po­so­lu­bles,

son fun­da­men­ta­les pa­ra la ma­yor par­te de los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos de es­tas es­pe­cies. El re­ti­nol o vi­ta­mi­na A, es ne­ce­sa­ria pa­ra el cre­ci­mien­to, su dé­fi­cit pro­vo­ca ce­gue­ra y he­mo­rra­gias en la ba­se de las ale­tas. La vi­ta­mi­na E es un im­por­tan­te antioxidante cuan­do se in­cor­po­ra al ali­men­to, ya que im­pi­de la des­com­po­si­ción de los áci­dos gra­sos in­sa­tu­ra­dos, sin em­bar­go, su de­fi­cien­cia pro­vo­ca mio­pa­tías y de­ge­ne­ra­ción gra­sa del hí­ga­do. La vi­ta­mi­na K es im­por­tan­te co­mo coen­zi­ma y en la coa­gu­la­ción de la san­gre, su ca­ren­cia pro­vo­ca múl­ti­ples he­mo­rra­gias en múscu­los y vís­ce­ras.

In­fór­me­se de cuál es el me­jor ali­men­to que pue­de dar­le a sus pe­ces

Con­sul­te con un es­pe­cia­lis­ta si tie­ne du­das so­bre el ali­men­to y las can­ti­da­des ade­cua­das pa­ra ali­men­tar a su pez.

La ri­bo­fla­vi­na o vi­ta­mi­na B2 es una im­por­tan­te coen­zi­ma en los pro­ce­sos de oxi­da­ción, su dé­fi­cit pro­vo­ca pig­men­ta­ción os­cu­ra y ca­ta­ra­ta bi­la­te­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.