Sien­to nos­tal­gia por no ha­ber ido a la uni­ver­si­dad, pe­ro...

Ta­len­to­sa La ac­triz del mo­men­to ha­bla de lo que re­pre­sen­tó pa­ra su ca­rre­ra el mu­si­cal La La Land

Diario El Heraldo - - Portada - Re­dac­ción El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

Mi voz ha si­do una ca­rac­te­rís­ti­ca fuer­te de mi per­so­na­li­dad y no la ha­bía uti­li­za­do”.

“Con Ryan apren­di­mos a can­tar y a bai­lar jun­tos” Siem­pre me en­can­ta­ron los mu­si­ca­les, pues mi ma­má era una enor­me se­gui­do­ra de ‘Los mi­se­ra­bles’”.

Em­ma Sto­ne po­dría ser la tí­pi­ca com­pa­ñe­ra del co­le­gio a la que na­die le pres­tó nun­ca mu­cha aten­ción y que, de re­pen­te, se con­vir­tió, ¡oh sor­pre­sa!, en la chi­ca a la que to­dos en­vi­dian por esa des­ca­ra­da mez­cla de be­lle­za y ta­len­to. Por­que lo su­yo fue siem­pre así: des­pa­cio, des­de aba­jo, sin mie­do a apa­re­cer en co­me­dias ado­les­cen­tes ton­tas, en pe­lí­cu­las de zom­bis o en es­po­rá­di­cos ca­pí­tu­los de se­ries que no mu­chos re­cuer­dan.

De a po­qui­to se fue co­lan­do en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, y en ca­da apa­ri­ción subía un es­ca­lón más. La vi­mos en “Lo­co y es­tú­pi­do amor” (2011) con Ryan Gos­ling; a las ór­de­nes de Woody Allen en Ma­gic in the Moon­light (2014) y “Hom­bre irra­cio­nal” (2015), y en The Help (sí, ella es la ru­bia re­bel­de que cuen­ta la his­to­ria de las sir­vien­tas ne­gras de la Amé­ri­ca pro­fun­da). Has­ta que lle­gó su gran opor­tu­ni­dad con Bird­man, la ex­cén­tri­ca pe­lí­cu­la de Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu que le va­lió una no­mi­na­ción al Os­car en 2016, y de ahí a La La Land, el fil­me de Da­mien Cha­ze­lle que la con­vir­tió en la Me­jor ac­triz del pa­sa­do Fes­ti­val de Ve­ne­cia y en la Me­jor ac­triz en la re­cien­te en­tre­ga de los pre­mios Os­car, con­sa­gran­do su ca­rre­ra pa­ra siem­pre. ¿Qué su­pu­so pa­ra us­ted ha­cer es­te mu­si­cal? Siem­pre me en­can­ta­ron los mu­si­ca­les, pues mi ma­má era una enor­me se­gui­do­ra de “Los mi­se­ra­bles” y des­de los ocho años me ex­pli­có de qué se tra­ta­ba. Me gus­ta la for­ma de ar­te de los mu­si­ca­les, de lle­var la his­to­ria al es­ce­na­rio. Y lo que hi­ce jus­to an­tes de ro­dar La La Land fue en­ten­der có­mo se pue­de con­tar una his­to­ria con can­cio­nes que le di­gan al­go al pú­bli­co y que generen emo­cio­nes fuer­tes. Me sien­to muy or­gu­llo­sa de lo que hi­zo Da­mien.

No es la pri­me­ra vez que tra­ba­ja con Ryan Gos­ling. ¿Eso sir­vió de al­go pa­ra tan­ta quí­mi­ca fren­te a las cá­ma­ras? Ese co­no­ci­mien­to de an­te­mano fue lo que hi­zo to­do mu­cho más có­mo­do. Siem­pre es agra­da­ble cuan­do tra­ba­jas con al­guien que ya co­no­ces y con quien exis­te cier­ta fa­mi­lia­ri­dad. Pe­ro el as­pec­to mu­si­cal fue de­fi­ni­ti­va­men­te al­go nue­vo pa­ra los dos, apren­di­mos a can­tar y a bai­lar jun­tos.

Un ras­go su­yo muy es­pe­cial es su voz, ron­ca y pro­fun­da, pe­ro muy sen­sual

a la vez. ¿Có­mo le fue con el can­to? Sí, mi voz ha si­do una ca­rac­te­rís­ti­ca fuer­te de mi per­so­na­li­dad y real­men­te no la ha­bía uti­li­za­do co­mo ins­tru­men­to pa­ra un pa­pel co­mo has­ta aho­ra en La La Land. Afor­tu­na­da­men­te fun­cio­nó sin ne­ce­si­dad de que tu­vie­ra que ser una can­tan­te pro­fe­sio­nal, o es­ta­ría en pro­ble­mas (ri­sas)...

¿Le per­mi­tie­ron gra­bar las can­cio­nes en una so­la

to­ma o pie­za por pie­za? No, to­das es­tán gra­ba­das en una so­la to­ma. La úni­ca can­ción que can­ta­mos jun­tos con Ryan y que tu­vo una gra­ba­ción con pis­ta fue el dúo que hi­ci­mos en Grif­fith Park, por­que era un nú­me­ro com­ple­jo. Ahí no es­tá­ba­mos can­tan­do en vi­vo. En las otras can­cio­nes, sí.

¿Cuál fue la par­te más di­fí­cil? La es­ce­na del dúo en Grif­fith Park, un área don­de se pue­de ver la ciu­dad des­de una gran pers­pec­ti­va. Fue una to­ma de seis mi­nu­tos, ha­bía que ca­mi­nar ha­cia una co­li­na y lue­go ha­cer el nú­me­ro de bai­le has­ta el fi­nal. Si nos equi­vo­cá­ba­mos, to­ca­ba em­pe­zar de nue­vo to­do. Y creo que hu­bo un to­tal de ocho to­mas en dos días pa­ra ha­cer­lo bien. En­sa­ya­mos du­ran­te me­ses y me­ses…

La his­to­ria es fas­ci­nan­te en cuan­to a que ha­bla de al­can­zar sue­ños y el pre­cio que hay que pa­gar por ello. ¿Se sien­te re­fle­ja­da? Ha­ce un par de años to­dos mis ami­gos se gra­dua­ron de la uni­ver­si­dad. En­ton­ces re­fle­xio­né mu­cho so­bre las co­sas que hu­bie­ran pa­sa­do si hu­bie­ra to­ma­do ese ca­mino. Des­pués de me­di­tar­lo me di cuen­ta de que nun­ca ha­bría po­di­do ha­cer lo que es­toy ha­cien­do aho­ra, así que, aun­que sien­to nos­tal­gia por no ha­ber ido a la uni­ver­si­dad, me sien­to muy, muy afor­tu­na­da y agra­de­ci­da con la vi­da que es­co­gí

La ac­triz, quien ga­nó el pre­mio más im­por­tan­te del ci­ne por su pa­pel en La La Land, pre­via­men­te ha­bía con­se­gui­do el SAG y el Glo­bo de Oro.

La La land es un mu­si­cal que fue acla­ma­do por la crí­ti­ca y se con­vier­te en una car­ta de amor a Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.