Jus­ti­cia La la­bor del juez

Diario El Heraldo - - Opinión - Gus­ta­vo León-Gó­mez Abo­ga­do y no­ta­rio

Cuan­do se ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de desem­pe­ñar una ju­di­ca­tu­ra, ya sea co­mo juez o co­mo ár­bi­tro, se apren­de una va­lio­sa lec­ción so­bre la ar­dua ta­rea del juz­ga­dor. Rá­pi­da­men­te se lle­ga a una con­clu­sión inequí­vo­ca. No se pue­de juz­gar un asun­to o a una per­so­na sin co­no­cer los he­chos y to­dos los ele­men­tos pro­ba­to­rios que ro­dean el ca­so. Es de­cir, lo que en prin­ci­pio pa­re­ce ser blan­co, pue­de ser en reali­dad ab­so­lu­ta­men­te ne­gro y vi­ce­ver­sa.

Por eso, el juez no pue­de nun­ca caer en el gra­ve error del pre­juz­ga­mien­to. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les en la fun­ción ju­ris­dic­cio­nal es la im­par­cia­li­dad. El juez, en nin­gún ca­so, pue­de ser vis­to co­mo un es­la­bón más en la ca­de­na de per­se­cu­ción al de­li­to. El juez no es­tá ahí pa­ra coad­yu­var con los in­ves­ti­ga­do­res, con la po­li­cía o con cual­quier otro ele­men­to de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca. El juez juz­ga, con la ven­da so­bre los ojos, co­mo la dio­sa Te­mis, sin ver a quién, úni­ca­men­te to­man­do en cuen­ta los he­chos y los me­dios pro­ba­to­rios es­pe­cí­fi­cos que le pre­sen­ta el fis­cal re­la­ti­vos al ca­so con­cre­to que se le plan­tea, sin pre­jui­cios, apa­sio­na­mien­to ni pre­sio­nes de na­die, pe­ro ade­más con la obli­ga­ción de apli­car el prin­ci­pio de inocen­cia que pre­su­me la au­sen­cia de cul­pa­bi­li­dad del impu­tado.

Por eso, con­si­de­ra­mos un gra­ve error que al juez se le apli­quen ad­je­ti­vos ca­li­fi­ca­ti­vos que de­no­ten pre­juz­ga­mien­to. Es un gra­ve error lla­mar a los jue­ces an­ti­co­rrup­ción o an­ti­ex­tor­sión. Pue­den exis­tir fuer­zas del or­den pú­bli­co que se de­di­quen a com­ba­tir es­tos de­li­tos, pe­ro no pue­de ha­ber jue­ces que con an­te­la­ción de­ter­mi­nen una pos­tu­ra an­ti­de­li­to o an­ti­impu­tado. La la­bor del juez no es com­ba­tir el de­li­to, eso lo com­ba­te la Po­li­cía y la Fis­ca­lía. La la­bor del juez con­sis­te en eva­luar si esas per­so­nas que la Po­li­cía y la Fis­ca­lía acu­sa, pue­den ser efec­ti­va­men­te con­de­na­das con ba­se en una eva­lua­ción ob­je­ti­va de la prue­ba pre­sen­ta­da, de los he­chos y del de­re­cho apli­ca­ble al ca­so con­cre­to. En eso con­sis­te la ac­ti­vi­dad ju­ris­dic­cio­nal.

He­mos vis­to en días pa­sa­dos có­mo la opi­nión pú­bli­ca ha con­de­na­do an­ti­ci­pa­da­men­te a una per­so­na que, aun­que con an­te­ce­den­tes, aún no ha si­do so­me­ti­do a un jui­cio. Pe­ro con ma­yor sor­pre­sa, he­mos vis­to có­mo tam­bién se ha con­de­na­do al juez que, se­gún la opi­nión pú­bli­ca e in­clu­so de al­gu­nos fun­cio­na­rios de otros po­de­res del Es­ta­do, li­be­ró al ciu­da­dano por un pro­ce­so an­te­rior al he­cho por el cual se le in­ves­ti­ga en la ac­tua­li­dad, vio­len­tan­do ade­más el prin­ci­pio de se­pa­ra­ción e in­de­pen­den­cia de po­de­res.

Nues­tro pro­pó­si­to no es de­fen­der a es­ta per­so­na en par­ti­cu­lar. El pro­pó­si­to de es­ta re­fle­xión es­tá orien­ta­do a ana­li­zar has­ta dón­de es­ta con­duc­ta pre­jui­cio­sa pue­de ser apli­ca­da a un inocen­te, que se en­con­tra­ba en el lu­gar equi­vo­ca­do, a la ho­ra equi­vo­ca­da y que tie­ne la apa­rien­cia equi­vo­ca­da.

Ca­sos de apli­ca­ción de pe­nas de for­ma in­jus­ta so­bran en la his­to­ria de to­das las na­cio­nes, aun de aque­llas más desa­rro­lla­das que la nues­tra. Por es­ta ra­zón es tan im­por­tan­te en­ten­der que el juez se con­vier­te en el con­tra­pe­so ne­ce­sa­rio que obli­ga a las au­to­ri­da­des po­li­cia­les, in­ves­ti­ga­ti­vas y acu­sa­do­ras, mu­chas ve­ces so­me­ti­das a pre­sio­nes po­lí­ti­cas, a rea­li­zar tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción efec­ti­vos que de­mues­tren, fue­ra de to­da du­da, la cul­pa­bi­li­dad de un ciu­da­dano impu­tado por un de­li­to.

El juez en­ton­ces no es un co­la­bo­ra­dor de la Po­li­cía, no es un ope­ra­dor de la ley, es más bien el ba­lan­ce que ejer­ce el con­tra­pe­so a la la­bor del Eje­cu­ti­vo que in­ten­ta de­mos­trar la cul­pa­bi­li­dad de un ciu­da­dano ha­bien­do so­bre­pa­sa­do to­dos los um­bra­les pro­ba­to­rios ne­ce­sa­rios pa­ra no te­ner du­da so­bre la cul­pa­bi­li­dad de al­guien.

Caer en la tram­pa de de­bi­li­tar el de­bi­do pro­ce­so y ani­qui­lar el prin­ci­pio de inocen­cia pa­ra que sea fá­cil con­de­nar a los ciu­da­da­nos que cree­mos son cul­pa­bles, pue­de ser ar­ma de do­ble fi­lo y una ayu­da es­pu­ria pa­ra las au­to­ri­da­des po­li­cia­les, pues las me­jo­res fuer­zas de in­ves­ti­ga­ción se for­jan pre­ci­sa­men­te en el en­ten­di­do de que es­tos re­que­ri­mien­tos ex­haus­ti­vos que exi­gen los jue­ces les obli­gan a pro­fe­sio­na­li­zar­se, tec­ni­fi­car­se y ha­cer su tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción de la me­jor for­ma po­si­ble, pe­ro siem­pre en for­ma ob­je­ti­va.

Nun­ca se sa­be cuán­do y dón­de nos to­ca­rá en­fren­tar la jus­ti­cia, pe­ro cuan­do ocu­rra to­dos que­re­mos po­der go­zar de las ga­ran­tías in­di­vi­dua­les que per­mi­tan una ade­cua­da de­fen­sa y un de­bi­do pro­ce­so, an­tes de ser con­de­na­dos por la jus­ti­cia, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o la so­cie­dad

El juez juz­ga, con la ven­da so­bre los ojos, co­mo la dio­sa Te­mis, sin ver a quién, úni­ca­men­te to­man­do en cuen­ta los he­chos y los me­dios pro­ba­to­rios es­pe­cí­fi­cos que le pre­sen­ta el fis­cal re­la­ti­vos al ca­so con­cre­to que se le plan­tea, sin pre­jui­cios, apa­sio­na­mien­to ni pre­sio­nes de na­die”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.