Vo­to in­te­li­gen­te

Diario El Heraldo - - Opinión -

Es­te do­min­go se rea­li­zan las elec­cio­nes in­ter­nas o pri­ma­rias en­tre la ciu­da­da­nía afi­lia­da a uno de los par­ti­dos po­lí­ti­cos le­gal­men­te re­co­no­ci­dos, en tan­to, en no­viem­bre se lle­va­rán a ca­bo los co­mi­cios ge­ne­ra­les en que se ele­gi­rán al ti­tu­lar del Po­der Eje­cu­ti­vo, a los dipu­tados y al­cal­des.

En am­bas oca­sio­nes, el vo­to a emi­tir­se de­be ser mo­ti­vo de re­fle­xión por par­te del vo­tan­te, ana­li­zan­do las pro­pues­tas pre­sen­ta­das a su con­si­de­ra­ción, so­pe­san­do si son fac­ti­bles de im­ple­men­tar­se, rea­lis­tas en sus con­te­ni­dos, no de­ma­gó­gi­cas ni po­pu­lis­tas.

Es un he­cho evi­den­te que al in­te­rior de los par­ti­dos po­lí­ti­cos hon­du­re­ños, his­tó­ri­cos y nue­vos, pre­va­le­cen éli­tes que ejer­cen el mo­no­po­lio del po­der, per­pe­tuan­do en los car­gos di­rec­ti­vos a fa­mi­lia­res de los cau­di­llos y a sus incondicionales, rea­cios a la aper­tu­ra a las co­rrien­tes in­ter­nas al­ter­na­ti­vas cons­ti­tui­das, par­cial­men­te, por nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que re­cla­man li­de­raz­gos iné­di­tos cues­tio­na­do­res del tra­di­cio­na­lis­mo, el au­to­ri­ta­ris­mo, la se­cre­ti­vi­dad.

El elec­to­ra­do ha ma­du­ra­do en sus pers­pec­ti­vas po­lí­ti­cas, de­jan­do atrás la obe­dien­cia cie­ga y esa evo­lu­ción no de­be ser sub­es­ti­ma­da por las di­ri­gen­cias, acos­tum­bra­das a la fé­rrea in­con­di­cio­na­li­dad que a la lar­ga per­ju­di­ca en vez de be­ne­fi­ciar.

Los re­sul­ta­dos de es­ta elec­ción de­ben cons­ti­tuir un al­da­bo­na­zo, tan­to pa­ra las di­rec­ti­vas co­mo pa­ra las ba­ses, sir­vien­do co­mo un pun­to de re­fle­xión pa­ra ana­li­zar acier­tos y desa­cier­tos en el cur­so de la cam­pa­ña, así co­mo una acu­mu­la­ción de fuer­zas pa­ra las ge­ne­ra­les de fi­na­les de año. Es de desear que to­do el pro­ce­so elec­to­ral trans­cu­rra en un am­bien­te cí­vi­co, exen­to de im­po­si­cio­nes, ma­ni­pu­la­cio­nes, vio­len­cias y que el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral se­pa ad­mi­nis­trar­las de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, pron­ta y efi­caz. La ciu­da­da­nía de­be re­cor­dar que el vo­to es el ar­ma po­de­ro­sa con que cuen­ta pa­ra ha­cer va­ler su voz y sus as­pi­ra­cio­nes; en sen­ti­do con­tra­rio, el abs­ten­cio­nis­mo la per­ju­di­ca y obs­ta­cu­li­za el avan­ce ha­cia una au­tén­ti­ca par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar en el rum­bo y des­tino de la na­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.