IN­Vi­TA­DO La re­no­va­ción de las éli­tes

Diario El Heraldo - - Opinión -

su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo. Es­tas re­ce­tas dic­ta­das a los paí­ses en vías de desa­rro­llo po­si­bi­li­ta­ría que las gran­des em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, con­cen­tra­das en la UE, no per­die­ran com­pe­ti­ti­vi­dad en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y, por otra par­te, los ciu­da­da­nos eu­ro­peos no per­de­rían en po­der ad­qui­si­ti­vo.

¿Pe­ro qué pa­sa con los ciu­da­da­nos de los paí­ses en vías de desa­rro­llo? Los ciu­da­da­nos vie­ron diez­ma­do su po­der ad­qui­si­ti­vo, ya no po­dían ha­cer fren­te a los gas­tos de es­co­la­ri­dad de sus hi­jos o la com­pra de ali­men­tos, en­tre otras ne­ce­si­da­des bá­si­cas. La au­sen­cia de un Es­ta­do de bie­nes­tar, la de­va­lua­ción de la mo­ne­da, los ba­jos sa­la­rios y la in­ca­pa­ci­dad de aho­rro for­za­ba a es­tos paí­ses y sus ciu­da­da­nos a se­guir den­tro del círcu­lo de la po­bre­za, don­de los de­re­chos fun­da­men­ta­les son vis­tos co­mo pri­vi­le­gios, so­lo al al­can­ce de los más ri­cos.

En Eu­ro­pa, los mo­vi­mien­tos so­cia­les sur­gi­dos de la in­dig­na­ción y de­ses­pe­ra­ción ciu­da­da­na ce­le­bra­ban el triun­fo de ha­ber de­te­ni­do la san­gría de los re­cor­tes, de obli­gar a los go­bier­nos a no des­man­te­lar el Es­ta­do de bie­nes­tar, una gran con­quis­ta de la so­cie­dad ci­vil eu­ro­pea sin du­da al­gu­na, pe­ro en el ai­re pen­de una in­te­rro­gan­te: ¿a cos­ta de qué? o ¿a cos­ta de quié­nes?

Uno de los tan­tos go­bier­nos de las re­gio­nes más em­po­bre­ci­das que acep­ta­ron es­tas re­ce­tas del FMI fue el go­bierno de Hon­du­ras, el go­bierno apli­có las “po­lí­ti­cas aus­te­ri­ci­das” sin im­por­tar­le las con­se­cuen­cias que su­fri­rían las fa­mi­lias hon­du­re­ñas. Una vez más, la éli­te go­ber­nan­te se ple­gó an­te los in­tere­ses de unos or­ga­nis­mos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les que es­ta­ble­cen una bi­po­la­ri­za­ción de las so­cie­da­des, ejem­plo de ello es la ac­tual Co­mu­ni­dad In­ter­na­cio­nal, re­gi­da por un cen­tro ri­co y una ex­ten­sa pe­ri­fe­ria po­bre.

Pe­ro, ¿quié­nes com­po­nen la éli­te de po­der en Hon­du­ras? La éli­te de po­der en Hon- du­ras tra­di­cio­nal­men­te se ha cons­ti­tui­do por un triun­vi­ra­to: em­pre­sa­rios, ejér­ci­to y una cla­se po­lí­ti­ca en torno a los clá­si­cos par­ti­dos, el Na­cio­nal y el Li­be­ral. Es­te triun­vi­ra­to ha im­pues­to una “ley de hie­rro oli­gár­qui­ca” que ga­ran­ti­za su do­mi­nio o he­ge­mo­nía a tra­vés de los “hom­bres de pa­ja” o los au­to­de­no­mi­na­dos lí­de­res po­lí­ti­cos.

Pa­ra la éli­te de po­der, pro­te­ger su sta­tu quo su­gie­re man­te­ner un sis­te­ma de es­tra­ti­fi­ca­ción so­cial de­sigua­li­ta­rio, pa­triar­cal y ex­clu­yen­te. Es­te es­ce­na­rio re­ve­la sin lu­gar a du­das una éli­te cho­vi­nis­ta y po­co ima­gi­na­ti­va. Lle­ga­dos a es­te pun­to, re­sul­ta per­ti­nen­te pre­gun­tar­se si exis­ten las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias en Hon­du­ras pa­ra que se pro­duz­ca una re­no­va­ción de las éli­tes y, en tal ca­so, ¿có­mo de­be­rán ser las nue­vas éli­tes que su­ce­de­rían a las clá­si­cas éli­tes?

La ac­tual éli­te po­lí­ti­ca en el po­der ha desa­rro­lla­do una in­ge­nie­ría po­lí­ti­ca en­ca­mi­na­da a es­ta­ble­cer ba­rre­ras pa­ra evi­tar una re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, asi­mi­lan­do un sis­te­ma de in­te­gra­ción so­cial se­lec­ti­vo que se avie­ne a un sis­te­ma de amiguismo y com­pa­dreo que pre­mia la me­dio­cri­dad y cas­ti­ga la me­ri­to­cra­cia. En el co­mún de los ca­sos, las éli­tes in­ten­tan go­ber­nar ba­jo unos in­tere­ses eco­nó­mi­cos y una fuer­za in­te­lec­tual, no es el ca­so de Hon­du­ras, don­de la fuer­za in­te­lec­tual de la éli­te es sus­ti­tui­da por la in­cli­na­ción ha­cia la vio­len­cia y su ani­mo­si­dad ha­cia el diá­lo­go y el con­sen­so. Prue­ba de ello es la ac­ti­tud del ac­tual go­bierno, má­xi­mo ex­po­nen­te de la vie­ja po­lí­ti­ca, quien apli­ca su ley de hie­rro pa­ra per­pe­tuar­se en el po­der.

Es­tá cla­ro que en Hon­du­ras se de­be pro­du­cir un cam­bio de pa­ra­dig­ma de man­do y de con­trol gu­ber­na­men­tal, don­de exis­ta una co­rre­la­ción de fuer­zas o de po­der com­par­ti­do en­tre las éli­tes y la so­cie­dad ci­vil. Ac­tual­men­te, el fac­tor exó­geno de la glo­ba­li­za­ción fa­ci­li­ta una aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca a tra­vés de las nue­vas tec­no­lo­gías y me­dios de co­mu­ni­ca­ción en red, lo que per­mi­te alla­nar el ca­mino pa­ra que una nue­va éli­te pue­da emer­ger en Hon­du­ras. A ni­vel en­dó­geno, los nue­vos par­ti­dos emer­gen­tes, así co­mo el na­cien­te dis­cur­so por una par­te de los man­dos de la ins­ti­tu­ción cas­tren­se que abo­gan por la no in­je­ren­cia en las cues­tio­nes de las po­lí­ti­cas de go­bierno, pa­re­cen abrir las puer­tas ha­cia una re­no­va­ción de las éli­tes. Pe­ro hay que te­ner pre­sen­te que una re­no­va­ción de las éli­tes no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te una re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, ya que pa­ra ello an­tes ha­bría que su­pe­rar cier­tos re­tos. Los re­tos a los que se en­fren­ta­rían las nue­vas éli­tes pa­ra rom­per con el pa­sa­do es­tán en­ca­mi­na­dos, por una par­te, con la cons­truc­ción de un Es­ta­do be­nigno ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con la cons­truc­ción de una iden­ti­dad na­cio­nal ale­ja­da del ac­tual sis­te­ma plu­to­crá­ti­co. Otro re­to es que la au­to­ri­dad de la éli­te po­lí­ti­ca de­be es­tar so­me­ti­da a la le­gi­ti­mi­dad ciu­da­da­na a tra­vés de unos pro­ce­sos trans­pa­ren­tes de par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca.

Pa­ra que exis­ta una co­rre­la­ción de fuer­zas en­tre las éli­tes y la so­cie­dad ci­vil, es ne­ce­sa­rio cons­truir una ca­de­na de equi­va­len­cia fren­te al po­der es­ta­tal, es­to es, uni­fi­car las ne­ce­si­da­des de los dis­tin­tos sec­to­res so­cia­les en una so­la con­cien­cia na­cio­nal, ha­blar con una so­la voz. El pa­pel que desem­pe­ñe la éli­te po­lí­ti­ca emergente se­rá cru­cial pa­ra ini­ciar un nue­vo rum­bo.

Hoy más que nun­ca, los par­ti­dos de la opo­si­ción no de­ben bus­car ga­nar co­mo me­ras si­glas de par­ti­dos, sino co­mo país. De lo con­tra­rio, la de­mo­cra­cia se­gui­rá se­cues­tra­da por el his­tó­ri­co triun­vi­ra­to, quien se­gui­rá ple­gán­do­se an­te los po­de­res ex­te­rio­res y co­mer­cian­do con la so­be­ra­nía del país a cam­bio de unas dá­di­vas que sim­bo­li­zan la des­leal­tad

La ac­tual éli­te po­lí­ti­ca en el po­der ha desa­rro­lla­do una in­ge­nie­ría po­lí­ti­ca en­ca­mi­na­da a es­ta­ble­cer ba­rre­ras pa­ra evi­tar una re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.