Mues­tra El ar­tis­ta es­pa­ñol, que ex­hi­be su obra de for­ma si­mul­tá­nea en dos ex­po­si­cio­nes, se pre­pa­ra pa­ra crear su úl­ti­ma pin­tu­ra

Diario El Heraldo - - Siempre -

Es al­go que vie­ne ha­cien­do ca­da día, al le­van­tar­se; ca­da no­che, al acos­tar­se. “Te­me y al mis­mo tiem­po se pre­pa­ra an­te el in­quie­tan­te fi­lo de la pin­ce­la­da fi­nal. ¿Me de­ja­rá com­ple­tar la obra? ¿Que­da­rá a mi­tad?”.

Ese “te­mor” que ma­ni­fes­tó a El País no lo de­tu­vo pa­ra inau­gu­rar dos ex­po­si­cio­nes y pre­pa­rar­se pa­ra otras cua­tro más en ju­nio.

“Des­de que ha­ce po­co más de un año tu­ve un sus­to, me ha in­va­di­do una mez­cla de an­sie­dad e im­pa­cien­cia”, ase­gu­ra. Lo di­ce mi­ran­do de reojo el cua­dro que tie­ne en la pa­red. Lo ha de­ja­do pa­ra to­mar­se un des­can­so.

Ar­tis­ta 3.0

Se­gún el ar­tícu­lo, es­tas pa­la­bras qui­zá de­no­ten que Arro­yo se sien­te al­go frus­tra­do con res­pec­to al país que lo re­ci­bió de su exi­lio en los años ochen­ta, “con dé­ca­das fruc­tí­fe­ras en Pa­rís y en Ro­ma, mien­tras Es­pa­ña exu­da­ba al­can­for, tu­bos de es­ca­pe del Seat 600 y mi­sas. Aque­lla ilu­sión del re­gre­so se le ha ido re­vi­ran­do”. Pe­ro na­da de eso le qui­ta el en­tu­sias­mo. Pla­nea pin­tar, es­cri­bir, de­fen­der la tau­ro­ma­quia y ju­gár­se­la por el bo­xeo. Si al­go in­quie­tan­te le pro­du­ce esa an­gus­tia es fe­li­ci­dad: “La del tra­ba­jo. Es cu­rio­so el mo­men­to por el que es­toy pa­san­do. La im­pa­cien­cia me lle­va al per­fec­cio­nis­mo, la pro­duc­ti­vi­dad me con­du­ce a una ex­tra­ña len­ti­tud. La pin­tu­ra me es­tá sal­van­do”.

Las dos ex­po­si­cio­nes si­mul­tá­neas en Ma­drid es­tán abier­tas, una en la ga­le­ría de Ál­va­ro Al­cá­zar y otra en Tiem­pos Mo­der­nos. “To­do obra nue­va. En la pri­me­ra hay pin­tu­ra y es­cul­tu­ra, obras que en­fren­tan do­bles fi­gu­ras: a Frida Kahlo con Don Juan Te­no­rio, a Fals­taff con Or­son We­lles, al in­dio Ge­ró­ni­mo con Cy­rano de Ber­ge­rac… Y la otra la he ti­tu­la­do ‘Ti­rar­se los mue­bles a la ca­be­za’. Son mu­je­res que ha­cen dig­na esa ex­pre­sión y a las que les bro­tan de la fren­te o el crá­neo me­sas, si­llo­nes, si­llas, es­cri­to­rios”, ex­pli­có.

No da na­da por sen­ta­do, igual se de­ja arre­ba­tar por los gran­des for­ma­tos y aca­ri­ciar por las me­di­das mí­ni­mas. “O muy gran­des o muy pe­que­ños. Son dos prue­bas, dos pro­ble­mas, lo más di­fí­cil, a mi jui­cio, que se le

La ex­po­si­ción “Tiem­pos mo­der­nos” re­co­ge las gran­des cla­ves de la obra de Arro­yo.

pue­de ocu­rrir a un ar­tis­ta”.

La ex­po­si­ción

“Tiem­pos mo­der­nos” es el nom­bre de la mues­tra que reúne di­bu­jos y co­lla­ges de uno de los gran­des ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les de nues­tro tiem­po. La se­rie que da tí­tu­lo a la ex­po­si­ción pre­sen­ta re­tra­tos de mu­je­res con mue­bles y ce­rá­mi­cas de Tiem­pos Mo­der­nos con­ver­ti­dos en sor­pren­den­tes som­bre­ros.

Es­ta ex­po­si­ción, que es­ta­rá abier­ta has­ta el 26 de mar­zo, re­co­ge las gran­des

Eduar­do Arro­yo po­sa con su obra Back From Cru­sa­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.