Die­go Ma­ra­do­na, el diez ar­gen­tino en un mu­ral

Diario El Heraldo - - Siempre -

ciu­dad que lo adu­la des­de que el de­lan­te­ro ar­gen­tino lle­va­ra a su club a la ci­ma de su his­to­ria en­tre 1984 y 1991.

“Cuan­do Ma­ra­do­na lle­gó al Ná­po­les, yo te­nía 16 años. Lo se­guí por to­dos los es­ta­dios de Ita­lia. Siem­pre fui un ul­tra del Ná­po­les y es­toy muy con­ten­to de que es­té aquí con no­so­tros”, de­cla­ró a la AFP Ma­rio, un re­si­den­te del ba­rrio, de 49 años.

“Pa­ra mí, fue el me­jor ju­ga­dor de la his­to­ria. En Ná­po­les aho­ra es ve­ne­ra­do co­mo un san­to”, ex­pli­có a la AFP Giu­sep­pe, un an­ti­guo ma­rino, aho­ra ju­bi­la­do, re­cor­dan­do al mis­mo tiem­po las crí­ti­cas por “su es­ti­lo de vi­da des­or­de­na­do” o sus ma­nio­bras pa­ra es­ca­par al fis­co.

Pa­ra una res­pon­sa­ble aso­cia­ti­va ci­ta­da por el dia­rio La Re­pub­bli­ca, “las obras co­mo la de Jo­rit no re­suel­ven los pro­ble­mas que tie­ne el ba­rrio des­de ha­ce 30 años, pe­ro atraen los pro­yec­to­res so­bre no­so­tros. Que­re­mos creer que hay una es­pe­ran­za”.

El mu­ral re­fle­ja la de­vo­ción de los na­po­li­ta­nos a Die­go Ma­ra­do­na y Jo­rit Agoch plas­mó ese sen­ti­mien­to en una obra de es­ti­lo fo­to­rrea­lis­ta en el co­ra­zón de la ciu­dad que im­pac­ta a to­dos los que pa­san por allí.

Agoch es un ar­tis­ta del gra­fi­ti na­ci­do en Ná­po­les que se de­di­ca al fo­to­rrea­lis­mo. “Creo que el ros­tro es la par­te más im­por­tan­te y sig­ni­fi­ca­ti­va del es­pí­ri­tu hu­mano”, ex­pli­có al­gu­na vez el ita­liano. Pa­ra re­tra­tar a Die­go, eli­gió una ima­gen de la épo­ca del Mun­dial 2010, cuan­do te­nía una bar­ba tu­pi­da, pe­ro pro­li­ja, y el pe­lo pei­na­do pa­ra atrás, “ocul­tan­do” sus ca­rac­te­rís­ti­cos ri­zos

El im­po­nen­te mu­ral del fut­bo­lis­ta Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na, que so­bre­sa­le en­tre los edi­fi­cios de Ná­po­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.