Elec­cio­nes Los dos gran­des fa­vo­ri­tos son la can­di­da­ta del FN, Ma­ri­ne le Pen, y el so­cia­lis­ta Em­ma­nuel Ma­cron, que con su mo­vi­mien­to po­lí­ti­co ha mo­vi­li­za­do a iz­quier­da y so­cia­lis­tas

Diario El Heraldo - - Siempre -

de eu­ros a su es­po­sa por un tra­ba­jo que nun­ca reali­zó y a sus hi­jos por otros de du­do­so com­pro­ba­ción- lo ten­drá real­men­te di­fí­cil pa­ra si­tuar­se en la pre­vi­si­ble se­gun­da vuel­ta fren­te a la can­di­da­ta ul­tra­de­re­chis­ta Le Pen.

Por aho­ra, los dos gran­des fa­vo­ri­tos son la can­di­da­ta ya ci­ta­da del FN y el so­cia­lis­ta Em­ma­nuel Ma­cron, que con su mo­vi­mien­to po­lí­ti­co ¡En Mar­cha! ha con­se­gui­do mo­vi­li­zar al des­con­cer­ta­do elec­to­ra­do so­cia­lis­ta y a la agó­ni­ca iz­quier­da de ca­ra a los pró­xi­mos co­mi­cios. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, y con­tra to­do pro­nós­ti­co, el éxi­to del nue­vo lí­der so­cia­lis­ta tie­ne mu­cho que ver con que se pre­sen­ta co­mo in­de­pen­dien­te, se ha ale­ja­do de las des­acre­di­ta­das si­glas del Par­ti­do So­cia­lis­ta Fran­cés (PSF) y que in­clu­so tie­ne a ga­la acre­di­tar­se co­mo can­di­da­to fue­ra de la po­lí­ti­ca fran­ce­sa tra­di­cio­nal fren­te a sus po­ten­cia­les elec­to­res. Mo­vién­do­se ca­si en un dis­cur­so a me­dio ca­mino en­tre el mun­do de los an­ti­sis­te­ma y los “in­de­pen­dien­tes”, aun­que no es más que un vul­gar ap­pa­rat­chik que hi­zo to­da su ca­rre­ra pe­ga­do a la bu­ro­cra­cia socia- lis­ta li­ga­da al po­der y a la gran ban­ca, Ma­cron cre­ce co­mo la es­pu­ma cuan­to más se ale­ja de sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros y los apar­ta de la es­ce­na po­lí­ti­co-me­diá­ti­ca de su cam­pa­ña. Cuan­to más le­jos es­tán de los fo­cos de su ac­tos y de él mis­mo sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros so­cia­lis­tas, me­jor le va a Ma­cron en las en­cues­tas.

Un due­lo be­ne­fi­cio­so

Ape­nas que­da tiem­po pa­ra que pue­da sur­gir un can­di­da­to al­ter­na­ti­vo en la de­re­cha fran­ce­sa, una vez que na­die quie­re lan­zar­se a un nau­fra­gio cier­to cuan­do que­dan ape­nas se­ma­nas pa­ra ir a las ur­nas el 23 de abril, y es más que se­gu­ro que el due­lo de­ci­di­do en­tre Le Pen-Ma­cron jue­ga a fa­vor del se­gun­do. ¿Y por qué? Por­que al igual que ocu­rrie­ra ha­ce años, cuan­do su im­pre­de­ci­ble pa­dre Jean Ma­rie le Pen com­pe­tía con el de­re­chis­ta Jac­ques Chi­rac en los co­mi­cios de 2002, el vo­to de la iz­quier­da, la de­re­cha y el cen­tro se uni­rán, pre­vi­si­ble­men­te, con­tra Le Pen y au­pa­rían al so­cia­lis­ta al po­der. Ya ha ocu­rri­do en las úl­ti­mas elec­cio­nes re­gio­na­les y se vol­ve­rá a re­pe­tir en cla­ve pre­si­den­cial; la gen­te es­tá en­fa­da­da con sus po­lí­ti­cos, pe­ro no tan de­ses­pe­ra­da.

El lí­der so­cia­lis­ta Ma­cron tie­ne to­do el vien­to a su fa­vor pa­ra con­ver­tir­se en pre­si­den­te, pe­ro no por mé­ri­tos pro­pios sino por de­mé­ri­tos de una de­re­cha cau­di­llis­ta, ter­cer­mun­dis­ta y cla­ra­men­te la­ti­noa­me­ri­ca­na, en el sen­ti­do que no son más que una cua­dri­lla de hi­per­li­de­raz­gos en bus­ca del triun­fo de su pro­yec­to per­so­nal sin sa­cri­fi­car na­da en aras de crear un ideal po­lí­ti­co y par­ti­dis­ta co­lec­ti­vo ca­paz de ver­te­brar una al­ter­na­ti­va real, ar­ti­cu­lar un mo­vi­mien­to con pers­pec­ti­vas de con­so­li­da­ción, ga­nar unas elec­cio­nes y go­ber­nar un país del si­glo XXI.

Fran­cia es un país mo­derno con una de­re­cha de país ba­na­ne­ro sin ba­na­nas. Fi­llon tie­ne más que ver con Ál­va­ro Uribe y Ale­jan­dro To­le­do, de Co­lom­bia y Pe­rú, res­pec­ti­va­men­te, que con Fra­nçois Mit­te­rrand. Fru­to de sus an­sias por el po­der, por no de­cir am­bi­cio­nes, y una ego­la­tría sin má­cu­la de du­da ni me­di­da, la de­re­cha fran­ce­sa siem­pre ha si­do una suer­te de ca­ma­ro­te real, y no de fic­ción, de los her­ma­nos Marx (no de los mar­xis­tas, cla­ro).

Así las co­sas, y con la ten­sión en al­za en una de­re­cha frag­men­ta­da, tri­tu­ra­da por los me­dios y po­co da­da a una res­pues­ta crí­ti­ca an­te la de­ba­cle que se les ave­ci­na sin re­mi­sión, es más que pro­ba­ble que el pró­xi­mo in­qui­lino del Pa­la­cio del Eli­seo vuel­va a ser un so­cia­lis­ta y qui­zá sea lo me­jor pa­ra to­dos, so­bre to­do pa­ra el pro­yec­to eu­ro­peo, que ha­ce aguas por to­dos los fren­tes y que ame­na­za­ba con un Fre­xit. Una vic­to­ria de Le Pen se­ría un desas­tre pa­ra la Unión Eu­ro­pea (UE) y una pu­ña­la­da de muer­te al pro­yec­to con­ti­nen­tal que re­pre­sen­ta el ideal eu­ro­peís­ta sus­ten­ta­do en los va­lo­res de la so­li­da­ri­dad, la li­ber­tad, la jus­ti­cia y la igual­dad. Es­tas ideas, que le so­na­rán a chino a más de uno, son las que han evi­ta­do du­ran­te dé­ca­das las gue­rras y los con­flic­tos en Eu­ro­pa al tiem­po que ge­ne­ra­ban bie­nes­tar, es­ta­bi­li­dad y pros­pe­ri­dad pa­ra el con­ti­nen­te. Que el pro­yec­to era me­jo­ra­ble es al­go que que­da me­ri­dia­na­men­te cla­ro pa­ra el co­mún de los ciu­da­da­nos, pe­ro las al­ter­na­ti­vas al mis­mo eran mu­chí­si­mos peo­res, por su­pues­to.

“Una vic­to­ria de Le Pen se­ría un desas­tre pa­ra la Unión Eu­ro­pea (UE) y una pu­ña­la­da al ideal eu­ro­peís­ta”. Pa­so a pa­so

Pe­se a to­do, hay que man­te­ner la cau­te­la. Los re­cien­tes fra­ca­sos de to­dos los es­tu­dios de mer­ca­do, en­cues­tas y es­tu­dios de opi­nión en me­dio mun­do, des­de el Reino Uni­do del Bre­xit has­ta los Es­ta­dos Uni­dos de Trump pa­san­do por las elec­cio­nes ge­ne­ra­les es­pa­ño­las y el re­sul­ta­do del ple­bis­ci­to en Co­lom­bia, in­du­cen a pen­sar que los aná­li­sis so­cio­ló­gi­cos que has­ta aho­ra co­no­cía­mos co­mo me­dia­na­men­te exi­to­sos tie­nen irre­pa­ra­bles fa­llas en su rea­li­za­ción, desa­rro­llo de conclusiones y ex­po­si­ción de po­si­bles es­ce­na­rios de re­sul­ta­dos.

Es de­cir, y pa­ra con­cluir, que cual­quier co­sa pue­de ocu­rrir en es­tas se­ma­nas que res­tan des­de aquí a las elec­cio­nes fran­ce­sas, pe­ro re­sul­ta har­to pro­ba­ble que la de­re­cha le­van­te el pue­blo y que va­yan a sur­gir otras op­cio­nes con po­si­bi­li­da­des de éxi­to apar­te de las co­no­ci­das. Que Dios nos co­ja con­fe­sa­dos

El ca­mino ha­cia las elec­cio­nes fran­ce­sas se es­tá con­vir­tien­do en una ca­rre­ra lle­na de de­sen­can­tos y des­en­cuen­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.