Con otra óp­tiCa Cien años de ruin­dad

Diario El Heraldo - - Opinión -

y sus pri­mos na­cio­na­lis­tas (si­mi­lar­men­te vi­les), cier­ta re­vo­lu­ción mo­ra­zá­ni­ca que ja­más se dio, el do­blez e hi­po­cre­sía de Az­co­na y Flores, con go­bier­nos cons­trui­dos pa­ra apa­ren­tar, e in­clu­so el pri­mer y vano año de Ze­la­ya, ins­cri­ben en el li­bro de la me­mo­ria la imagen de un gre­mio o fac­ción po­lí­ti­ca al que, co­mo es el Li­be­ral, lo úni­co que le fal­ta­ba era la opor­tu­ni­dad pa­ra con­cluir de co­rrom­per­se y ne­gar sus más hon­das te­sis fun­da­cio­na­les. Adiós Mon­tes­quieu, Vol­tai­re y Ro­sa, adiós Ce­leo Arias y Adan Smith, adiós in­clu­so la so­cial­de­mo­cra­cia, an­te la que ca­re­ció de ca­pa­ci­dad (de vo­lun­tad) pa­ra emu­lar­se. El cre­do con­ser­va­dor con­clu­yó por ab­sor­ber­lo y tra­gar­lo en­tre sus fau­ces hé­ti­cas y hoy son lo mis­mo am­bos: ma­tri­mo­nio in­di­so­lu­ble o más bien aman­ce­ba­mien­to cu­yo pro­pó­si­to úni­co de exis­ten­cia (y po­der) es ma­te­rial.

El Li­be­ral fue por dé­ca­das mo­vi­mien­to de es­pe­ran­za. Obre­ros y cam­pe­ños tem­bla­ban con fu­ror pa­trió­ti­co es­cu­chan­do por vía de la radio el co­rri­do de “Pa­ja­ri­to”, en­ton­ces en la lla­nu­ra, pues ro­bus­te­cién­do­lo se de­bi­li­ta­ba al dic­ta­dor ca­riís­ta de los 16 años. En al­gún momento fue

Atrás que­da­ron las ha­za­ñas de­mo­crá­ti­cas de su­fri­das fi­gu­ras co­mo Po­li­car­po Bo­ni­lla”.

“El Li­be­ral se hi­zo par­ti­do de la­dro­nes, co­mo el na­cio­na­lis­ta; de men­ti­ro­sos y de­ma­go­gos, co­mo aquel”.

ilu­sión de la po­bre­ría y de la cla­se me­dia, que vio en él un ins­tru­men­to de sal­va­ción his­tó­ri­ca y de de­sa­rro­llo mo­derno. Pe­ro lue­go lo mi­na­ron, per­mea­ron y vi­cia­ron hom­bres sin es­crú­pu­lo ni pro­bi­dad mo­ral, aven­tu­re­ros de la ac­ción pú­bli­ca y so­bre to­do te­rri­ble­men­te con­ser­va­do­res, in­clu­so reac­cio­na­rios o fun­da­men­ta­lis­tas que creían aún en las ma­gias su­pers­ti­cio­sas de la san­gre de Cris­to y la vir­gi­ni­dad de Ma­ría, he­chos opues­tos a la cien­cia y la ley na­tu­ral, y aque­llo que fue pro­duc­to de la fi­lo­so­fía más ade­lan­ta­da vino a ro­dar a los sue­los de la ba­na­li­dad y la ri­di­cu­lez su­pers­ti­cio­sa. Lo cual no im­por­ta­ría si no im­pli­ca­ra ade­más ro­bo.

El Li­be­ral se hi­zo par­ti­do de la­dro­nes, co­mo el na­cio­na­lis­ta; de men­ti­ro­sos y de­ma­go­gos, co­mo aquel, de neo­li­be­ra­les am­bos, de ven­di­do a po­de­res ex­ter­nos (hi­zo que nos lla­ma­ran el USS. Hon­du­ras, lle­nán­do­nos de ver­güen­za a es­ca­la mundial) y de trai­dor a su in­trín­se­ca cau­sa ideo­ló­gi­ca pues ¿qué de­be pen­sar­se de una ins­tan­cia po­lí­ti­ca que pro­pi­na gol­pe de Es­ta­do a su pro­pio go­bierno?… Su­ce­so ri­dícu­lo es­te ja­más an­tes vis­to den­tro del peor fol­clo­re la­ti­noa­me­ri­cano, cha­ba­ca­na­da par­la­men­ta­ria con ar­le­qui­nes y gua­són, co­ro de sa­bios to­ga­dos cu­ya an­cha fa­ma de “cons­ti­tu­cio­na­lis­tas” les ha­cía ha­blar co­mo dios y a los que la na­tu­ra­le­za las con­sin­tió lar­ga vi­da so­lo pa­ra que los vié­ra­mos arre­pen­tir­se de su vo­ca­ción y leal­tad a la cien­cia ju­rí­di­ca.

Es­to (más otros ad­je­ti­vos) es la con­cep­ción que ac­tual­men­te te­ne­mos de us­te­des, som­bras de la historia, cor­te­sa­nos de la coima ofi­cial, aun­que to­da­vía ex­pre­sa­do con ama­bles for­mas. El pue­blo que los ve, tris­te­men­te, igual, po­drá de­cír­se­los con pa­la­bras me­jor sen­ti­das, di­rec­tas y ca­bro­nas, o sea exac­ta­men­te des­crip­ti­vas de su hu­ma­na ruin­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.