Po­lé­mi­ca “Los pre­si­den­tes ha­bla­mos ton­te­ras... por fre­gar”

Diario El Heraldo - - Opinión -

yo le di­je: én­tre­le, no im­por­ta quién sea”.

Qué des­ver­güen­za. Así, con ese “pa­re­ce”, tra­tó sin la me­nor du­da los mu­chos pro­ble­mas que aho­ra en­ten­de­mos por qué no re­sol­vió. En va­rias oca­sio­nes, sus com­pa­re­cen­cias fue­ron sa­tu­ra­das de gra­ce­ja­das y ame­na­zas, has­ta el col­mo de de­cir: “A mí na­die me va a de­cir có­mo go­ber­nar, yo sé lo que ten­go que ha­cer”. “Ajá, ¿y cuál es el pro­ble­ma?”. 7 de mar­zo de 2017. Por­fi­rio Lo­bo So­sa es de­nun­cia­do por un nar­co­tra­fi­can­te hon­du­re­ño pre­so en Es­ta­dos Uni­dos de re­ci­bir fuer­tes can­ti­da­des de lem­pi­ras y dó­la­res sien­do can­di­da­to y pos­te­rior­men­te ya co­mo pre­si­den­te pa­ra te­ner se­gu­ri­dad de prac­ti­car su oficio.

Pro­por­cio­na el de­nun­cian­te an­te la jus­ti­cia grin­ga una se­rie de da­tos que com­pro­me­ten se­ria­men­te a Lo­bo y a otros po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios cu­yos nom­bres han ido apa­re­cien­do con­for­me se co­no­ce el in­for­me. Men­cio­na que tam­bién el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, Ju­lián Pa­che­co, fue so­bor­na­do. To­dos esos in­di­vi­duos, co­mo era de es­pe­rar­se, lo han ne­ga­do no en con­fe­ren­cia de pren­sa co­mo lo anun­cia­ron, sino en de­cla­ra­cio­nes leí­das o en en­tre­vis­tas an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Lo­bo y Pa­che­co res­pon­sa­bi­li­zan al cri­men or­ga­ni­za­do y van más allá al ase­gu­rar que es­pe­ra­ban es­te ti­po de ata­ques por­que Lo­bo ini­ció la lu­cha con­tra esa ban­da que lo se­ña­la y por­que quie­ren de­te­ner, se­gún Pa­che­co, lo que se es­tá ha­cien­do aho­ra con­tra la de­lin­cuen­cia. Lo­bo se pre­gun­ta: ¿No se­rá es­to un ata­que po­lí­ti­co pa­ra que no ga­ne el Par­ti­do Na­cio­nal? Y pa­ra aca­ba­lar­la, di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas po­li­ti­zan el te­ma sin es­pe­rar re­sul­ta­dos de di­li­gen­cias ju­di­cia­les, que obli­ga­da­men­te de oficio tie­nen que to­mar ac­cio­nes no por los se­ña­la­dos en sí, sino por­que pa­ra des­gra­cia nues­tra uno fue pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y el otro es na­da me­nos que nues­tro mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad.

De­be re­nun­ciar o ser des­ti­tui­do por res­pe­to al car­go que mal desem­pe­ña. No es co­mo di­ce el aho­ra dipu­tado y ayer tam­bién mi­nis­tro de se­gu­ri­dad que es­to “es una ca­ce­ría de bru­jas”, vea y no sal­te la bru­ja y ca­ce a los que han si­do y siguen sien­do mu­las y cóm­pli­ces de es­tas ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les. Los grin­gos no ama­gan, ha­blan con prue­bas. Ya pe­di­rán ex­tra­di­cio­nes. Nues­tros go­bier­nos y su jus­ti­cia, que no me­re­ce­mos los hon­du­re­ños hon­ra­dos, han des­aten­di­do has­ta la te­me­ri­dad las sos­pe­chas y de­nun­cias bien fun­da­das aso­cia­das al cri­men or­ga­ni­za­do y nar­co­trá­fi­co cuan­do se in­vo­lu­cra al po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co.

De­li­to bien iden­ti­fi­ca­do y me­jor ocul­ta­do. Que siguen ne­gan­do por te­mor o co­lu­sión y sin nin­gún amor por nues­tra Hon­du­ras. De­cir “yo no fui”, no bas­ta. Com­ba­tir a es­tas ban­das era y es obli­ga­ción que no exi­me de la ten­ta­ción. Apli­quen la ley, in­ves­ti­guen y san­cio­nen aquí a nues­tros de­lin­cuen­tes, sin es­pe­rar que se los lle­ven. “Pa­re­ce que la co­sa es más se­ria” por­que “ha­bla­mos ton­te­ras...por fre­gar”

Los grin­gos no ama­gan, ha­blan con prue­bas. Ya pe­di­rán ex­tra­di­cio­nes”.

“Apli­quen la ley, in­ves­ti­guen y san­cio­nen aquí a nues­tros de­lin­cuen­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.