Con­sig­na “Na­die es­tá por en­ci­ma de la ley”

Diario El Heraldo - - Opinión -

es que es­te per­so­na­je, au­to­pro­cla­ma­do cre­yen­te de la le­ga­li­dad, se ha con­ver­ti­do en el vio­la­dor nú­me­ro uno de la ley ma­yor del país, cual es, la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca.

Ya an­tes otros con­ciu­da­da­nos han he­cho alu­sión a los va­rios ar­tícu­los cons­ti­tu­cio­na­les que se es­tán vio­len­tan­do con la can­di­da­tu­ra re­elec­cio­nis­ta del par­ti­do en el po­der. Pe­ro pa­re­ce que los vio­la­do­res o tie­nen un re­fe­ren­te dis­tin­to de la ley o dis­fru­tan de la im­pu­ni­dad co­mo una adic­ción o creen que los de­más mor­ta­les so­mos bo­bos.

Si na­die es­tá por en­ci­ma de la ley, que es­te pri­mer ciu­da­dano de la Re­pú­bli­ca rec­ti­fi­que y re­nun­cie a con­ti­nuar con es­ta ope­re­ta elec­to­ral que nos es­tá con­du­cien­do a una dic­ta­du­ra, que así co­mo se ini­cia, so­lo pro­me­te im­pu­ni­dad y más im­pu­ni­dad pa­ra los de za­pa­ti­llas y bo­tas fi­nas (al­gu­nas sal­pi­ca­das de pol­vos blan­cos).

Go­ber­nar con le­yes que so­lo muer­den a los des­cal­zos es in­go­ber­na­bi­li­dad. Se di­ri­ge un país co­mo se di­ri­ge un ho­gar o una em­pre­sa: con amor, con in­te­li­gen­cia y con ejem­plo. Pre­di­car ape­go a la ley, que so­lo se apli­ca­rá a otros mien­tras de­ja­rá im­pu­ne al vio­la­dor ma­yor, es la peor for­ma de go­ber­nar, es el anun­cio de in­efi­ca­cia e in­efi­cien­cia de lar­go pla­zo en el com­ba­te al cri­men or­ga­ni­za­do y la de­lin­cuen­cia co­mún.

Vio­len­tar la ley ma­yor pue­de ser tan gra­ve co­mo una masacre. Pen­se­mos, ¿se­rá por es­to que la Cons­ti­tu­ción ti­pi­fi­ca co­mo trai­dor a la Pa­tria a quien vio­len­te sus ar­tícu­los fun­da­men­ta­les? Di­go fun­da­men­ta­les por­que, en el con­tex­to en el que ta­les ar­tícu­los se apro­ba­ron, los le­gis­la­do­res to­ma­ron bien en cuen­ta el te­mor de la ciu­da­da­nía a ser go­ber­na­dos por adic­tos al po­der, por esas ma­fias cen­te­na­rias que han cons­pi­ra­do pa­ra ha­cer del Es­ta­do su ha­cien­da par­ti­cu­lar, en lu­gar de un me­dio cru­cial pa­ra ha­cer po­si­ble el bie­nes­tar so­cial de las ma­yo­rías. Y por­que de to­das ma­ne­ras, con el uso de me­dios di­ver­sos, ta­les ma­fias han si­do exi­to­sas en su des­pro­pó- si­to, es que nues­tro país es­tá en los só­ta­nos mun­dia­les de de­sigual­dad so­cial y po­bre­za.

Es tiem­po de em­pe­zar a asu­mir nues­tros de­be­res ciu­da­da­nos con en­te­re­za. Es tiem­po de de­jar el jue­gui­to del di­si­mu­lo co­mo an­ti­ci­po a que la im­pu­ni­dad nos be­ne­fi­cie cuan­do la ne­ce­si­te­mos. La ins­ti­tu­cio­na­li­dad que an­he­la­mos no ven­drá de re­ga­lo, su cons­truc­ción em­pie­za con nues­tra pro­pia ac­ti­tud: Tra­ba­jo ho­nes­to, le­yes jus­tas, le­yes apli­ca­das y res­pe­ta­das, sin fa­vo­ri­tis­mo pa­ra na­die. Y que el ejem­plo em­pie­ce en ca­sa, es­pe­cial­men­te por las ca­sas pú­bli­cas, la eje­cu­ti­va, la le­gis­la­ti­va y la ju­di­cial. Pe­ro tam­bién por la tu­ya, la mía y la de aquel

Si na­die es­tá por en­ci­ma de la ley, que es­te pri­mer ciu­da­dano de la Re­pú­bli­ca rec­ti­fi­que y re­nun­cie a con­ti­nuar con es­ta ope­re­ta elec­to­ral que nos es­tá con­du­cien­do a una dic­ta­du­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.