AtaLaYa Cir­co elec­to­ral de los de­lin­cuen­tes

Diario El Heraldo - - Opinión -

cre­cien­te abs­ti­nen­cia por la pér­di­da de fe del ciu­da­dano en las elec­cio­nes in­ter­nas y en las ge­ne­ra­les.

In­sis­ti­mos, el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral es cons­ti­tui­do de for­ma anor­mal e in­cons­ti­tu­cio­nal, al in­te­grar­lo re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, por­que se­gún el ar­tícu­lo 47 de la Cons­ti­tu­ción vi­gen­te man­da que: “Los par­ti­dos po­lí­ti­cos le­gal­men­te cons­ti­tui­dos son ins­ti­tu­cio­nes de de­re­cho pú­bli­co, cu­ya exis­ten­cia y li­bre fun­cio­na­mien­to ga­ran­ti­za es­ta Cons­ti­tu­ción y la ley, pa­ra lo­grar la efec­ti­va par­ti­ci­pa­ción pú­bli­ca de los ciu­da­da­nos”, y es allí don­de se ahú­ma y que­ma el ayo­te elec­to­ral.

Otro pun­to crí­ti­co y frá­gil del sis­te­ma elec­to­ral hon­du­re­ño es­tá en las Me­sas Elec­to­ra­les Re­cep­to­ras (MER), al ser in­te­gra­das por re­pre­sen­tan­tes de ca­da par­ti­do par­ti­ci­pan­te en el pro­ce­so, por­que: “Los que vo­tan no de­ci­den na­da, los que cuen­tan los vo­tos de­ci­den to­do”, Así lo di­jo Sta­lin, en ru­so y a la ru­sa, pe­ro aho­ra es un di­cho uni­ver­sal y has­ta ga­lác­ti­co, se­gún la era que vi­vi­mos.

Los que in­sis­ten en cam­la biar la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, ha­cién­do­la cul­pa­ble de to­do lo ma­lo co­mo el des­or­den pú­bli­co, la atro­fia ins­ti­tu­cio­nal, el irres­pe­to de las le­yes por ac­ción y por omi­sión, el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio acu­mu­la­ti­vo, la cre­cien­te deu­da pú­bli­ca in­ter­na y ex­ter­na, la inexis­ten­cia de los pre­ten­di­dos sis­te­mas de ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, la co­rrup­ción pú­bli­ca y pri­va­da, la im­pu­ni­dad sis­té­mi­ca y sis­te­má­ti­ca, la pé­si­ma im­par­ti­ción de jus­ti­cia por los vi­cios del sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal, la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca aho­ra pri­va­ti­za­da, la fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad nun­ca de­du­ci­da a los pé­si­mos ad­mi­nis­tra­do­res de la co­sa pú- bli­ca; la fal­ta de edu­ca­ción, sa­lud, tra­ba­jo que vuel­ven im­po­si­ble la ca­li­dad de vi­da dig­na pa­ra la per­so­na hu­ma­na, pro­cla­ma­da del dien­te al la­bio co­mo el fin su­pre­mo de la so­cie­dad y del Es­ta­do, y un et­cé­te­ra ad in­fi­ni­tum de esa lis­ta in­fa­man­te.

Si los par­ti­dos po­lí­ti­cos en Hon­du­ras son ins­ti­tu­cio­nes de de­re­cho pú­bli­co, es­tán to­dos su­je­tos por igual a las mis­mas le­yes, por lo que los di­rec­ti­vos y miem­bros del par­ti­do ofi­cia­lis­ta no tie­nen nin­gún pri­vi­le­gio pa­ra vio­lar la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, sin co­me­ter el de­li­to de trai­ción a la pa­tria, al ha­ber ele­gi­do co­mo su can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca al ac­tual ti­tu­lar del Po­der Eje­cu­ti­vo, pues el ar­tícu­lo 4 con­sig­na que: “La al­ter­na­bi­li­dad en el ejer­ci­cio de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca es obli­ga­to­ria. La vio­la­ción de es­ta nor­ma cons­ti­tu­ye de­li­to de trai­ción a la pa­tria”. Y pun­to fi­nal.

To­dos los que par­ti­ci­pen en el ac­tual pro­ce­so son au­to­res del mis­mo de­li­to y por la igual­dad de to­dos an­te la ley con igua­les res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas, ci­vi­les y pe­na­les.

De mo­do que es­tán ad­ver­ti­dos los que ero­guen fon­dos pú­bli­cos en un pro­ce­so elec­to­ral nu­lo y las au­to­ri­da­des que se pres­ten a cum­plir ór­de­nes su­pe­rio­res cons­ti­tu­ti­vas de de­li­to.

En es­ta po­lí­ti­ca hon­du­re­ña no hay in­te­gri­dad ni con­fian­za y el pue­blo lo sa­be. Allá los de­lin­cuen­tes

Hay una cre­cien­te abs­ti­nen­cia por la pér­di­da de fe del ciu­da­dano en las elec­cio­nes in­ter­nas y en las ge­ne­ra­les”.

“Los di­rec­ti­vos y miem­bros del par­ti­do ofi­cia­lis­ta no tie­nen nin­gún pri­vi­le­gio pa­ra vio­lar la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.