In­jus­tI­cIa Frus­tra­cio­nes en la his­to­ria pa­tria

Diario El Heraldo - - Opinión -

cons­truir un fe­rro­ca­rril in­ter­oceá­ni­co, a par­tir de la ad­mi­nis­tra­ción Ca­ba­ñas. Las ges­tio­nes con­du­cen­tes a tal fin, du­ran­te el go­bierno de Me­di­na, a par­tir de 1862, me­dian­te prés­ta­mos con ban­cos in­gle­ses y fran­ce­ses, so­la­men­te lo­gra­ron la cons­truc­ción de un tra­mo fe­rro­via­rio, pe­ro en­deu­da­ron al país du­ran­te ca­si un si­glo. Has­ta la fe­cha, Tegucigalpa es la úni­ca ca­pi­tal cen­troa­me­ri­ca­na que no es­tá co­nec­ta­da por tren con el res­to del país.

Pa­ra la dé­ca­da de 1920 ya la cos­ta nor­te, la re­gión con los sue­los más fér­ti­les y con abun­dan­cia de ríos, ha­bía si­do ce­di­da, vía con­ce­sio­nes otor­ga­das por dis­tin­tos go­bier­nos, a ma­nos ex­tran­je­ras, con­so­li­dan­do el en­cla­ve ba­na­ne­ro: el de­seo de for­ta­le­cer a una bur­gue­sía na­cio­nal se vio trun­ca­do y Hon­du­ras pa­só, du­ran­te dé­ca­das, a de­pen­der eco­nó­mi­ca­men­te de las ex­por­ta­cio­nes de un mo­no­pro­duc­to y un úni­co mer­ca­do com­pra­dor.

Ese sen­ti­do de pér­di­da fue ex­pre­sa­do por la ma­yo­ría de in­te­lec­tua­les de la épo­ca.

El de­bi­li­ta­mien­to y ex­tin­ción de pro­ce­sos re­for­mis­tas po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, des­de Mar­co Aurelio Soto (18761883) a Os­wal­do Ló­pez Are­llano (en su úl­ti­ma eta­pa de go­bierno, 1972-1975), en in­ten­tos por mo­der­ni­za­ción y “ac­tua­li­za­ción his­tó­ri­ca”, for­ja de ins­ti­tu­cio­nes es­ta­bles, in­clu­sión so­cial, lle­ga­ron so­la­men­te a mi­tad del ca­mino pa­ra even­tual­men­te co­lap­sar.

La im­pu­ni­dad y pro­tec­ción ha­cia los vio­la­do­res de los de­re­chos hu­ma­nos: ma­tan­zas de Los Lau­re­les, Los Hor­co­nes, Ta­lan­que­ra, des­apa­re­ci­dos, fe­mi­ci­dios, con­ti­núa vir­tual­men­te in­tac­ta.

La ocu­pa­ción del te­rri­to­rio na­cio­nal por tres ejér­ci­tos ex­tran­je­ros du­ran­te la dé­ca­da de los no­ve­cien­tos ochen­ta re­pre­sen­tó la abier­ta vio­la­ción de lo que que­da­ba de so­be­ra­nía pa­tria y un bal­dón al ho­nor y dig­ni­dad de la na­ción. No es ca­sual que Hon­du­ras fue con­si­de­ra­da co­mo una pla­ta­for­ma pa­ra hos­ti­gar a las gru­pos al­za­dos en ar­mas en los paí­ses ve­ci­nos. El in­te­rés na­cio­nal que­dó su­pe­di­ta­do a los dic­ta­dos de Was­hing­ton.

Las de­pu­ra­cio­nes de la fuer­za po­li­cial ge­ne­ra­ron al­tas ex­pec­ta­ti­vas de con­tar con un cuer­po pro­tec­tor de la po­bla­ción, ho­nes­to, efi­caz. Una par­te de sus in­te­gran­tes des­na­tu­ra­li­zó esos pro­pó­si­tos al in­cu­rrir en ac­tos de­lic­ti­vos, alia­dos con el nar­co­trá­fi­co.

La con­so­li­da­ción del es­ta­men­to cas­tren­se so­bre la au­to­ri­dad ci­vil fue re­ver­ti­da pri­me­ro du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción Villeda y pos­te­rior- men­te des­pués del go­bierno de Rei­na, vol­vien­do a su pa­pel de ár­bi­tro de úl­ti­ma ins­tan­cia.

La ero­sión del lai­cis­mo y la se­pa­ra­ción Igle­sia-Es­ta­do, con­quis­ta de la re­vo­lu­ción mo­ra­za­nis­ta y la Re­for­ma Li­be­ral, ha si­do pro­gre­si­va en las úl­ti­mas dé­ca­das, sien­do evi­den­te la in­fluen­cia po­lí­ti­ca y acu­mu­la­ción de ri­que­zas por las or­ga­ni­za­cio­nes ecle­sia­les, ca­da vez más dis­tan­cia­das de los an­he­los po­pu­la­res, en­ce­rra­das en sí mis­mas y de es­pal­da a los fie­les.

Los ca­da vez más gra­ves- y le­ta­les- ac­tos de co­rrup­ción, des­ta­can­do la Co­na­di, el IHSS, han sis­te­má­ti­ca­men­te em­po­bre­ci­do y en­deu­da­do a Hon­du­ras, sin ver­se luz al fi­nal de es­te sór­di­do tú­nel mer­ced a la im­pu­ni­dad y fal­ta de ge­nui­na vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra ata­car al sis­te­ma que la re­pro­du­ce y for­ta­le­ce

La im­pu­ni­dad y pro­tec­ción ha­cia los vio­la­do­res de los de­re­chos hu­ma­nos: ma­tan­zas de Los Lau­re­les, Los Hor­co­nes, Ta­lan­que­ra, des­apa­re­ci­dos, fe­mi­ci­dios, con­ti­núa vir­tual­men­te in­tac­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.