Fal­sos cón­su­les en Es­ta­dos Uni­dos

Diario El Heraldo - - Opinión -

Alos mi­gran­tes hon­du­re­ños in­do­cu­men­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos les llue­ve so­bre mo­ja­do. No so­lo se les han agu­di­za­do las an­gus­tias con el re­cal­ci­tran­te cli­ma an­ti­in­mi­gran­te que im­pe­ra en ese país ba­jo el man­do de un pre­si­den­te xe­nó­fo­bo, mi­só­gino y jin­goís­ta, sino que son ace­cha­dos por es­ta­fa­do­res que han vis­to en el río re­vuel­to una opor­tu­ni­dad pa­ra “pes­car” di­ne­ro.

Se tra­ta de de­lin­cuen­tes que, ha­cién­do­se pa­sar por cón­su­les, ofre­cen a cam­bio de gran­des su­mas de di­ne­ro ser­vi­cios inexis­ten­tes pa­ra agi­li­zar trá­mi­tes de do­cu­men­tos pa­ra re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción le­gal y evi­tar la te­mi­da de­por­ta­ción.

Es­tos opor­tu­nis­tas se va­len de pá­gi­nas web pa­ra cap­tar a los in­cau­tos que, en su desesperación y des­in­for­ma­ción, co­rren el ries­go de caer en la tram­pa.

A tra­vés del sis­te­ma de lla­ma­das Al­ho Voz, al me­nos cin­co de­nun­cias en con­tra de es­tos vi­vi­do­res han si­do in­ter­pues­tas an­te las au­to­ri­da­des, que ya han emi­ti­do las res­pec­ti­vas aler­tas en los con­su­la­dos. Las ac­cio­nes de­be­rían ir más allá, de­nun­cian­do el de­li­to an­te las ins­tan­cias co­rres­pon­dien­tes en aquel país.

Pe­ro man­te­ner in­for­ma­da a la co­mu­ni­dad hon­du­re­ña con el apo­yo de alia­dos co­mo las or­ga­ni­za­cio­nes de mi­gran­tes, se­rá cru­cial pa­ra pre­ve­nir que com­pa­trio­tas sean víctimas de frau­de y es­ta­fa. Da­tos de la Co­mi­sión Fe­de­ral de Co­mer­cio (FTC) re­ve­lan que las que­jas por ser­vi­cios mi­gra­to­rios frau­du­len­tos en Es­ta­dos Uni­dos cre­cie­ron un 25% en­tre 2012 y 2015. Los mi­gran­tes en si­tua­ción irre­gu­lar es­tán ex­pues­tos a di­ver­sos ti­pos de es­ta­fa, co­mo fal­sos abo­ga­dos y re­pre­sen­tan­tes del go­bierno que ofre­cen le­ga­li­zar su es­ta­tus.

Aun­que es­tos de­li­tos exis­ten des­de siem­pre, quie­nes lo prac­ti­can se las in­ge­nian pa­ra dis­fra­zar sus in­ten­cio­nes y en es­te con­tex­to de acre­cen­ta­da in­cer­ti­dum­bre, nues­tros com­pa­trio­tas po­drían mor­der el an­zue­lo. Por eso es tan im­por­tan­te que nues­tras au­to­ri­da­des con­su­la­res se man­ten­gan aler­tas y que, ade­más de orien­tar y ayu­dar en to­do lo po­si­ble a los hon­du­re­ños en si­tua­ción irre­gu­lar, ha­gan so­nar la alar­ma pa­ra que es­tos no sean víctimas de los es­ta­fa­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.