Im­pues­tos Prin­ci­pios tri­bu­ta­rios y el nue­vo Có­di­go Tri­bu­ta­rio (II)

Diario El Heraldo - - Opinión -

pú­bli­cos co­mo pa­ra los con­tri­bu­yen­tes; el prin­ci­pio de co­mo­di­dad, que es­ta­ble­ce que los tri­bu­tos de­ben ser re­cau­da­dos en la épo­ca y for­ma más con­ve­nien­te pa­ra el con­tri­bu­yen­te. Los prin­ci­pios son im­por­tan­tes en to­da nor­ma o ley por­que es­ta­ble­cen de­re­chos y de­be­res pa­ra to­das las par­tes y, por lo tan­to, son de es­tric­to cum­pli­mien­to. Di­cho lo an­te­rior, con­ti­núo con al­gu­nos de los as­pec­tos más im­por­tan­tes del nue­vo Có­di­go Tri­bu­ta­rio y que de­ben ser co­no­ci­dos por los Obli­ga­dos Tri­bu­ta­rios (OT) y otros in­tere­sa­dos.

De­ter­mi­na­ción de he­chos y si­mu­la­ción: Los he­chos con re­le­van­cia tri­bu­ta­ria tie­nen que de­ter­mi­nar­se con los mis­mos cri­te­rios, for­ma­les o ma­te­ria­les, uti­li­za­dos por la ley al de­fi­nir­los o de­li­mi­tar­los. En ca­so de ac­tos o ne­go­cios si­mu­la­dos, el tri­bu­to se apli­ca­rá aten­dien­do a los ac­tos o ne­go­cios real­men­te rea­li­za­dos. Cla­ses de res­pon­sa­bi­li­dad tri­bu­ta­ria y adua­ne­ra: Se de­fi­ne muy cla­ra­men­te la apli­ca­ción de la res­pon­sa­bi­li­dad sub­si­dia­ria o so­li­da­ria. De­re­chos y ga­ran­tías de los obli­ga­dos tri­bu­ta­rios: El Có­di­go ex­pre­sa cla­ra­men­te lo que cons­ti­tu­yen los de­re­chos de los OT y en­tre los más re­le­le­yes van­tes se pue­den men­cio­nar el de­re­cho a ser tra­ta­do con de­co­ro, res­pe­to, dig­ni­dad im­par­cia­li­dad y éti­ca; de­re­cho al ca­rác­ter re­ser­va­do de los da­tos, in­for­mes y an­te­ce­den­tes tri­bu­ta­rios, así co­mo de la in­for­ma­ción con­te­ni­da en las de­cla­ra­cio­nes, in­for­mes y es­tu­dios de los OT; de­re­cho a no pro­por­cio­nar los do­cu­men­tos ya pre­sen­ta­dos en cual­quier di­li­gen­cia, ex­pe­dien­te o tra­mi­ta­ción que se en­cuen­tre en po­der de las au­to­ri­da­des; de­re­cho a que nin­gu­na ac­tua­ción ma­te­rial li­mi­te los de­re­chos es­ta­ble­ci­dos en el Có­di­go y demás tri­bu­ta­rias y adua­ne­ras; de­re­cho a la pre­sun­ción de inocen­cia, al de­bi­do pro­ce­so, a ser oí­do y ven­ci­dos en jui­cio y al de­re­cho de de­fen­sa. De­cla­ra­cio­nes y ma­ni­fes­ta­cio­nes: El OT so­lo de­be pre­sen­tar las de­cla­ra­cio­nes, au­to­li­qui­da­cio­nes e in­for­mes es­ta­ble­ci­dos en la ley. Cual­quier in­for­ma­ción adi­cio­nal que se re­quie­ra a los OT se de­be de­no­mi­nar ma­ni­fes­ta­cio­nes y las san­cio­nes de­ben es­tar ti­pi­fi­ca­das en el Có­di­go.

Re­so­lu­cio­nes: De­be­rán ser siem­pre mo­ti­va­das y con­te­ner en pá­rra­fos se­pa­ra­dos y nu­me­ra­dos los fun­da­men­tos de de­re­cho que las sus­ten­tan, los re­cur­sos que pro­ce­dan con­tras las mis­mas, los pla­zos y el ór­gano pa­ra in­ter­po­ner­los. La ba­se im­po­ni­ble: De­be es­tar siem­pre con­sig­na­da en la ley y fun­dar­se en la reali­dad eco­nó­mi­ca, en los usos nor­ma­les y or­di­na­rios de los ne­go­cios y en las nor­mas y re­glas con­ta­bles ge­ne­ral­men­te acep­ta­das. De­be, ade­más, ser pro­por­cio­nal al he­cho ge­ne­ra­dor y te­ner en cuen­ta la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca del OT. Me­di­das des­ju­di­cia­li­za­do­ras: Cuan­do a un con­tri­bu­yen­te se le acuse de ha­ber co­me­ti­do un de­li­to tri­bu­ta­rio ten­drá la opor­tu­ni­dad de pa­gar el tri­bu­to con sus mul­tas e in­tere­ses, an­tes que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pre­sen­te re­que­ri­mien­to fis­cal. Tam­bién ce­sa­rá la per­se­cu­ción pe­nal cuan­do el OT pa­gue las obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias con sus mul­tas e in­tere­ses an­tes de la ce­le­bra­ción de la au­dien­cia pre­li­mi­nar. Tri­bu­na­les tri­bu­ta­rios y adua­ne­ros: El Có­di­go otor­ga un pla­zo de cin­co años pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to téc­ni­co, es­pe­cia­li­za­do y pre­su­pues­ta­rio de es­tos tri­bu­na­les y trans­cu­rri­do es­te pla­zo, el OT ya no ten­drá que ren­dir fianza pa­ra de­fen­der­se en los tri­bu­na­les. Mien­tras tan­to, la fianza se ha es­ta­ble­ci­do to­man­do en cuen­ta el ta­ma­ño de los OT.

El nue­vo Có­di­go Tri­bu­ta­rio es un ins­tru­men­to que ga­ran­ti­za los de­re­chos de los obli­ga­dos tri­bu­ta­rios y le per­mi­te a las au­to­ri­da­des ejer­cer sus res­pon­sa­bi­li­da­des de co­bro de los tri­bu­tos. Sin em­bar­go, los de­re­chos, aun­que es­tén cla­ra­men­te plas­ma­dos en un ins­tru­men­to le­gal, no ser­vi­rán de na­da si al mo­men­to que se les vio­len, los OT no ha­cen uso de los re­cur­sos que el Có­di­go pone a su dis­po­si­ción. Pa­ra fi­na­li­zar, se re­co­mien­da a los ciu­da­da­nos que se fa­mi­lia­ri­cen con el con­te­ni­do del Có­di­go

Los prin­ci­pios (...) es­ta­ble­cen de­re­chos y de­be­res pa­ra to­das las par­tes y, por lo tan­to, son de es­tric­to cum­pli­mien­to”.

“El nue­vo Có­di­go Tri­bu­ta­rio es un ins­tru­men­to que ga­ran­ti­za los de­re­chos de los obli­ga­dos tri­bu­ta­rios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.