Le­tras con fi­Lo Un nue­vo es­ce­na­rio po­lí­ti­co

Diario El Heraldo - - Opinión -

co­rres­pon­sa­ble his­tó­ri­co de las con­di­cio­nes en que vi­ve Hon­du­ras, esa era la reali­dad que se ex­hi­bía des­pués de los su­ce­sos del gol­pe de Es­ta­do del 2009. En efec­to, en las elec­cio­nes prac­ti­ca­das en no­viem­bre del 2009, el Par­ti­do Li­be­ral caía es­tre­pi­to­sa­men­te co­mo res­pues­ta a la di­vi­sión que su­frió esa or­ga­ni­za­ción política, lue­go de su par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va a fa­vor del gol­pe.

En la pri­me­ra con­tien­da, en el 2013, en la cual par­ti­ci­pa el Par­ti­do Li­ber­tad y Re­fun­da­ción (Li­bre), que li­de­ra el ex­pre­si­den­te Ma­nuel Ze­la­ya, el Par­ti­do Li­be­ral que­da en un dis­cre­to ter­cer lu­gar, lue­go de ubi­car­se Li­bre co­mo la se­gun­da fuer­za política, acon­te­ci­mien­to que des­ta­ca­ban los fun­da­do­res de esa nue­va or­ga­ni­za­ción par­ti­da­ria co­mo un éxi­to sin pre­ce­den­tes y que, se­gún ellos, los ha­cía acer­car­se al po­der de la na­ción en fu­tu­ros pro­ce­sos elec­to­ra­les. Ese op­ti­mis­mo no du­ró mu­cho, en los co­mi­cios del pa­sa­do 12 de mar­zo del pre­sen­te año re­sur­ge un Par­ti­do Li­be­ral que se si­túa co­mo la se­gun­da fuer­za más vo­ta­da, des­pués del par­ti­do go­ber­nan­te, el Par­ti­do Na­cio­nal, con lo cual se re­cu­pe­ra la esen­cia del bi­par­ti­dis­mo. Pa­ra que lo an­te­rior su­ce­die­ra fue ne­ce­sa­rio el sur­gi­mien­to de un li­de­raz­go con pro­pues­tas no­ve­do­sas, se tra­ta de una per­so­na que has­ta aho­ra no ha­bía in­cur­sio­na­do en política de ma­ne­ra pú­bli­ca, que su­po in­ter­pre­tar al­gu­nos sen­ti­mien­tos que se ha­bían ve­ni­do ob­ser­van­do en la per­cep­ción de am­plios sec­to­res de la so­cie­dad, me re­fie­ro al des­con­ten­to ca­si ge­ne­ra­li­za­do con la lla­ma­da cla­se política, un lí­der que se ha con­ver­ti­do en un crí­ti­co de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, in­clu­yen­do la ins­ti­tu­cio­na­li­dad par­ti­da­ria. Me re­fie­ro al in­ge­nie­ro Luis Ze­la­ya, pro­fe­sio­nal sur­gi­do del mun­do aca­dé­mi­co, y al pa­re­cer, sin ac­tos que lo com­pro­me­tan con el pa­sa­do de co­rrup­ción en el país.

Mien­tras las nue­vas fuer­zas po­lí­ti­cas lu­chan por la in­clu­sión en el sis­te­ma que ad­mi­nis­tra los pro­ce­sos elec­to­ra­les -Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral (TSE) y Re­gis­tro Na­cio­nal de las Per­so­nas (RNP)-, el in­ge­nie­ro Ze­la­ya pre­sen­ta la idea de que por lo que hay que lu­char es por sa­lir­se de esos or­ga­nis­mos, con lo cual da a en­ten­der que esas ins­ti­tu­cio­nes de­be­rían de ser or­ga­nis­mos téc­ni­cos, di­ri­gi­dos por per­so­nal es­pe­cia­li­za­do y no por po­lí­ti­cos. El fu­tu­ro po­lí­ti­co de Hon­du­ras de­pen­de­rá mu­cho de lo que ocu­rra en el Par­ti­do Li­be­ral, si las po­si­cio­nes mo­der­ni­zan­tes se con­so­li­dan en esa es­truc­tu­ra par­ti­da­ria, es­ta­ría­mos a las puer­tas de cam­bios que pue­den mo­di­fi­car no so­lo las re­la­cio­nes par­ti­da­rias, sino tam­bién, y es­to es lo im­por­tan­te, al país.

Hon­du­ras, al igual que otros paí­ses, ya han ex­pe­ri­men­ta­do el mul­ti­par­ti­dis­mo y eso no ha ge­ne­ra­do más de­mo­cra­cia, de lo que se tra­ta es de bus­car un li­de­raz­go con ca­pa­ci­dad de vol­ver po­si­ble el buen go­bierno

Mien­tras las nue­vas fuer­zas po­lí­ti­cas lu­chan por la in­clu­sión en el sis­te­ma que ad­mi­nis­tra los pro­ce­sos elec­to­ra­les (...), el in­ge­nie­ro Ze­la­ya pre­sen­ta la idea de que por lo que hay que lu­char es por sa­lir­se de esos or­ga­nis­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.