Elec­cio­nes es­ti­lo Hon­du­ras

Diario El Heraldo - - País - Ar­man­do Vi­lla­nue­va Pe­rio­dis­ta TEGUCIGALPA

Ca­da cua­tro años –a par­tir de la re­ins­tau­ra­ción de es­to que lla­ma­mos de­mo­cra­cia-, los hon­du­re­ños nos le­van­ta­mos tem­pra­ni­to a ha­cer fi­la en nues­tro cen­tro de vo­ta­ción. En al­gu­nos lu­ga­res, la gen­te re­co­rre lar­gas dis­tan­cias ba­jo la in­cle­men­cia del sol o de la llu­via, lue­go ha­ce ago­ta­do­ras co­las a la es­pe­ra de su turno pa­ra man­char­se el de­di­to –una prác­ti­ca tro­glo­di­ta que ya so­lo se ejer­ce en Hon­du­ras- y le echa el vo­to a sus can­di­da­tos.

¿Y qué he­mos ga­na­do en es­tos 37 años de pro­ce­sos elec­to­ra­les inin­te­rrum­pi­dos? Bas­ta re­cor­dar que la Cons­ti­tu­ción, re­dac­ta­da por la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te elec­ta el 20 de abril de 1980, es­tu­vo a pun­to de pa­sar a “me­jor vi­da” en el pri­mer go­bierno elec­to de­mo­crá­ti­ca­men­te tras los re­gí­me­nes mi­li­ta­res. El mo­ti­vo: El pre­si­den­te de ese en­ton­ces, Ro­ber­to Sua­zo Cór­do­va -que hoy cum­ple 90 años­se que­ría que­dar dos años más. Sus se­cua­ces in­ten­ta­ron con­ver­tir el Con­gre­so en una Cons­ti­tu­yen­te y eso dio pa­so a una cri­sis po­lí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal sin pre­ce­den­tes.

Así ha trans­cu­rri­do la his­to­ria po­lí­ti­co-elec­to­re­ra de nues­tra Pa­tria, don­de lo que pe­sa no es la ley, ni si­quie­ra la Cons­ti­tu­ción – peor aún una ley se­cun­da­ria co­mo la Ley Elec­to­ral-, y en ca­da elec­ción aflo­ran las denuncias de frau­de, ro­bo de ur­nas, pér­di­da y adul­te­ra­ción de ac­tas.

En 2011, los miem­bros del en­ton­ces Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral –que de “su­pre­mo” so­lo tie­ne el nom­bre- so­ña­ron des­pier­tos y tu­vie­ron la ilu­sión de una nue­va ley y man­da­ron al Con­gre­so lo que lla­ma­ron Ley pa­ra la Par­ti­ci­pa­ción Po­lí­ti­ca Elec­to­ral. De más es­tá de­cir que más tar­da­ron en en­viar­la que los dipu­tados en en­ga­ve­tar­la.

Los po­bres so­ña­ban en su pro­yec­to con un TSE au­tó­no­mo de los par­ti­dos y, co­mo si eso fue­ra po­co, que los po­lí­ti­cos sa­ca­ran sus ma­nos de las me­sas elec­to­ra­les. Tam­bién pro­po­nían la ren­di­ción de cuen­tas de los par­ti­dos por lo del fi­nan­cia­mien­to.

“Si bus­cas dis­tin­tos re­sul­ta­dos –di­jo una vez Al­bert Eins­tein- no ha­gas siem­pre lo mis­mo”.

La mis­ma Ley Elec­to­ral, las mis­mas ac­ti­tu­des de los po­lí­ti­cos, las mis­mas ac­cio­nes, nos da­rán los mis­mos re­sul­ta­dos, ca­da cua­tro años. En­ton­ces, ¿de qué nos asus­ta­mos?

"La mis­ma Ley Elec­to­ral, las mis­mas ac­ti­tu­des de los po­lí­ti­cos, da­rán los mis­mos re­sul­ta­dos"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.