En­trE Pa­rén­tE­sis El por­qué de las des­con­fian­zas

Diario El Heraldo - - Opinión -

su es­tu­dio “Cul­tu­ra po­lí­ti­ca de la de­mo­cra­cia en Hon­du­ras”. Ape­nas ha­bía trans­cu­rri­do un año del gol­pe de Es­ta­do, por lo que sus tra­di­cio­na­les con­te­ni­dos (aná­li­sis de va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, le­gi­ti­mi­dad, apo­yo al sis­te­ma y to­le­ran­cia po­lí­ti­ca, so­cie­dad ci­vil y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, en­tre otros) ge­ne­ra­ban in­te­rés inusual. No fue ca­sua­li­dad que de­di­ca­ra to­do un apar­ta­do a lo vi­vi­do el año an­te­rior, con da­tos so­bre con­duc­tas par­ti­dis­tas, com­por­ta­mien­to elec­to­ral, ideo­lo­gías y ac­ti­tu­des po­lí­ti­cas de la po­bla­ción hon­du­re­ña.

El in­for­me in­cluía un com­pa­ra­ti­vo so­bre los ni­ve­les de con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes hon­du­re­ñas en­tre 2004 y 2010. En él des­ta­ca­ba el re­pun­te ex­pe­ri­men­ta­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral (TSE) en­tre 2008 y 2010, que ha­bía pa­sa­do de un ma­gro 38.4% a un 56.4% de con­fian­za. Des­pués de las elec­cio­nes pri­ma­rias de 2008, la ciu­da­da­nía le pa­só fac­tu­ra al TSE por las irre­gu­la­ri­da­des de­nun­cia­das, pe­ro el pro­ce­so de 2009 -eje­cu­ta­do en cir­cuns­tan­cias com­ple­jas y has­ta hos­ti­les- lle­vó a una an­sia­da vuel­ta de pá­gi­na, que pro­du­jo un efec­to po­si­ti­vo en la per­cep­ción ciu­da­da­na.

Las elec­cio­nes de 2013 hi­cie­ron lo con­tra­rio: el ni­vel de con­fian­za ba­jó a un 42.5% (da­to si­mi­lar al de 2006) gra­cias a la som­bra de du­da que se es­par­ció so­bre la fia­bi­li­dad de sus re­sul­ta­dos por una am­plia­da opo­si­ción po­lí­ti­ca per­de­do­ra (que has­ta hoy no re­co­no­ce la de­rro­ta), po­te­nEl cia­da por la inac­ción de la jus­ti­cia an­te de­li­tos co­me­ti­dos en la par­te fi­nal del ci­clo elec­to­ral y ca­sos par­ti­cu­la­res (por ejem­plo, el em­pa­te en San Luis, Co­ma­ya­gua).

Si la con­fian­za ins­ti­tu­cio­nal -co­mo he­mos di­cho- tie­ne mu­cho que ver con la cer­ti­dum­bre que se es­pe­ra o no de sus ac­cio­nes e in­ter­ven­cio­nes, to­do lo que ha ocu­rri­do en las elec­cio­nes pri­ma­rias del úl­ti­mo fin de se­ma­na y lo que re­suel­van so­bre ello los par­ti­dos po­lí­ti­cos par­ti­ci­pan­tes y el TSE ten­drá un im­pac­to in­du­da­ble en los ni­ve­les de con­fian­za que la po­bla­ción ya te­nía so­bre ellos y so­bre el ejer­ci­cio elec­to­ral de no­viem­bre pró­xi­mo. Lo mis­mo apli­ca pa­ra me­dios de co­mu­ni­ca­ción y otros ac­to­res, prin­ci­pa­les o se­cun­da­rios.

or­den y la bue­na ca­li­dad de los pro­ce­sos, la ga­ran­tía de la ob­ser­van­cia de sus re­glas y prohi­bi­cio­nes, la an­ti­ci­pa­ción de su cer­te­za, no de­pen­den de vee­do­res ex­ter­nos ni re­pe­ti­cio­nes de cam­pa­ñas y es­ló­ga­nes. Los cons­tru­yen pau­la­ti­na­men­te las par­tes in­vo­lu­cra­das, res­pe­tan­do pro­ce­di­mien­tos y lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos, mo­di­fi­can­do lo que no fun­cio­na. Ha­cien­do lo con­tra­rio a lo que ins­pi­ra con­fian­za, no so­lo se mi­na la es­pe­ran­za de la gen­te en las ins­ti­tu­cio­nes y sus ac­tua­cio­nes, tam­bién se es­tá re­gan­do y po­dan­do la hie­dra de la in­go­ber­na­bi­li­dad, esa que fue plan­ta­da con el afa­na­do con­cur­so de los mis­mos que hoy pro­me­ten evi­tar­la y se ufa­nan de for­ta­le­cer la de­mo­cra­cia

To­do lo que ha ocu­rri­do en las elec­cio­nes pri­ma­rias (...) y lo que re­suel­van so­bre ello los par­ti­dos po­lí­ti­cos par­ti­ci­pan­tes y el TSE ten­drá un im­pac­to in­du­da­ble en los ni­ve­les de con­fian­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.