In­vi­ta­do El pre­cio de lu­char

Diario El Heraldo - - Opinión -

ochen­ta y cin­co ase­si­na­tos de am­bien­ta­lis­tas, se­gún el in­for­me de Glo­bal Wit­ness “En te­rreno peligroso”. De es­tos, cien­to vein­ti­dós se pro­du­je­ron en Amé­ri­ca La­ti­na, don­de la ex­trac­ción de ma­te­rias pri­mas tam­bién se ha mul­ti­pli­ca­do por cua­tro en los úl­ti­mos 30 años.

El ca­te­drá­ti­co en eco­no­mía por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na y ex­per­to en eco­lo­gía po­lí­ti­ca, Joan Mar­tí­nez Alier, aler­tó que es­ta ten­den­cia al ex­trac­ti­vis­mo ha pro­du­ci­do un au­men­to de los conflictos eco­ló­gi­cos y dis­tri­bu­ti­vos, que en mu­chas oca­sio­nes han aca­ba­do con la vi­da de va­rios ac­ti­vis­tas.

De­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y ener­gé­ti­ca en los países ex­por­ta­do­res, po­co desa­rro­llo de otras in­dus­trias, des­truc­ción de pa­ra­jes na­tu­ra­les, corrupción o des­pla­za­mien­to de co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas son al­gu­nos de los pro­ble­mas que aca­rrea es­te fe­nó­meno. Así se ori­gi­nan mu­chas de las lu­chas en­tre ac­ti­vis­tas y em­pre­sas, o in­clu­so es­ta­dos.

Es­to ha­ce que los países más ri­cos en re­cur­sos na­tu­ra­les, los pró­xi­mos al ecua­dor, sean los que más su­fren las cau­sas del ex­trac­ti­vis­mo. Una pa­ra­do­ja que per­ju­di­ca al país de ori­gen y be­ne­fi­cia al des­ti­na­ta­rio, don­de se pro­ce­san los re­cur­sos y se les sa­ca be­ne­fi­cios.

Las em­pre­sas que lle­van a ca­bo las ex­trac­cio­nes ade­más tie­nen ya tan­to po­der en las re­gio­nes que in­flu­yen en la pro­pia po­lí­ti­ca del país. No so­lo es­to, sino que aca­ban con to­dos los obs­tácu­los, ya sean le­ga­les o per­so­nas, que en mu­chos ca­sos so­lo tra­tan de im­pe­dir la des­truc­ción de sus ho­ga­res.

Así es co­mo las so­cie­da­des más ri­cas en re­cur­sos na­tu­ra­les son las más em­po­bre­ci­das. Fac­tor co­mún que ve­mos a lo lar­go de to­do el glo­bo y que pa­re­ce no ha­cer más que au­men­tar. Por to­do es­to, Green­pea­ce ha otor­ga­do su pre­mio Ar­te­mio Pre­cio­so a Ber­ta Cá­ce­res el 2 de mar­zo de 2017 con in­ten­ción de “re­sal­tar el va­lor del ac­ti­vis­mo y el pre­cio que se pa­ga por él” as re­cién pa­sa­das elec­cio­nes pri­ma­rias e in­ter­nas de los par­ti­dos Na­cio­nal, Li­bre y Li­be­ral, re­fle­jan lo que so­mos, lo bueno y lo ma­lo. Fue de­mos­tra­do con el ejer­ci­cio del su­fra­gio, el ci­vis­mo ju­bi­lo­so y con las denuncias de irre­gu­la­ri­da­des en el con­teo de vo­tos en los ni­ve­les le­gis­la­ti­vo y mu­ni­ci­pal.

Es­tas elec­cio­nes fue­ron, co­mo otras, al es­ti­lo Hon­du­ras. Na­da ha­bía cam­bia­do. Las reformas elec­to­ra­les no fue­ron he­chas. El frau­de elec­to­ral, ma­ni­fes­ta­ción de sub­cul­tu­ra, con­ti­núa sien­do vis­to co­mo via­ble y has­ta ne­ce­sa­rio, al­go que se pue­de y se de­be apro­ve­char pa­ra ser­vir me­jor a los in­tere­ses que se de­fien­den. Tan­to aún por cam­biar. Si la vo­lun­tad po­pu­lar ma­ni­fies­ta en las ur­nas de­be con­si­de­rar­se sagrada, y co­mo tal, res­pe­ta­da y aca­ta­da. Pa­ra di­sua­dir esa prác­ti­ca fu­nes­ta, y mien­tras se do­ta de po­si­ti­vi­dad las nor­mas pe­na­les so­bre los de­li­tos elec­to­ra­les, los di­ri­gen­tes ten­drían que in­ci­dir en que to­das las ur­nas con in­con­sis­ten­cias sean re­vi­sa­das. Que quien per­dió no ten­ga du­da de ello. Y pue­da apor­tar a la uni­dad de su par­ti­do y, por en­de, a la uni­dad de la na­ción. No es po­si­ble cons­truir uni­dad con el si­len­cio de unos an­te el atro­pe­llo de otros, ya no. Unas úni­cas agra­da­bles no­ve­da­des: la hi­dal­guía de Ga­brie­la Núñez de re­co­no­cer y su­mar­se al ga­na­dor; y la fuer­za del can­di­da­to pre­si­den­cial elec­to del Par­ti­do Li­be­ral, Luis Ze­la­ya.

Su­pe­ra­do el des­con­cier­to ge­ne­ral, cau­sa­do por su pri­me­ra de­cla­ra­ción des­pués del triun­fo, co­mien­za a per­fi­lar­se co­mo un po­ten­cial fe­nó­meno elec­to­ral, un trans­for­ma­dor de la reali­dad, so­me­ti­do al im­pe­rio de la ley, al­go su­pre­ma­men­te apre­cia­do en es­tos tiem­pos, lo que tan­to es­pe­ra­mos. Las do­len­cias y frac­tu­ras re­sul­tan­tes de los sucesos del 2009 van sa­nan­do. Si an­tes he­mos con­si­de­ra­do in­con­ve­nien­te a los in­tere­ses na­cio­na­les una alian­za elec­to­ral con las lla­ma­das fuer­zas de opo­si­ción, más aho­ra con la in­ne­ga­ble co­mo gra­dual pér­di­da de va­lor de los par­ti­dos Li­bre y Pac y con el ini­cio de una nue­va era lu­mi­no­sa pa­ra el Par­ti­do Li­be­ral

Las em­pre­sas que lle­van a ca­bo las ex­trac­cio­nes ade­más tie­nen ya tan­to po­der en las re­gio­nes que in­flu­yen en la pro­pia po­lí­ti­ca del país”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.