Con­tien­da Año po­lí­ti­co y elec­cio­nes

Diario El Heraldo - - Opinión -

es­te mo­men­to ya se co­no­cen los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes pri­ma­rias de tres ins­ti­tu­tos po­lí­ti­cos que han ele­gi­do los can­di­da­tos que de­be­rán par­ti­ci­par en la con­tien­da ge­ne­ral de no­viem­bre pró­xi­mo pa­ra ele­gir al Pre­si­den­te, dipu­tados y al­cal­des del país, jun­to a los de otros par­ti­dos. Pa­só la pri­me­ra eta­pa de agi­ta­ción pro­se­li­tis­ta del año que -da­da la in­ten­sa ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca que se eje­cu­ta- se da por lla­mar­lo “año po­lí­ti­co”, aun­que la reali­dad es que tal ac­ti­vi­dad ha es­ta­do pre­sen­te en el sec­tor ofi­cia­lis­ta en dis­tin­ta mo­da­li­dad, in­ten­si­dad y gas­to des­de la ins­ta­la­ción de la ac­tual ges­tión gu­ber­na­men­tal.

Mu­chos a es­te año po­lí­ti­co le han agre­ga­do el mo­te de “atí­pi­co” por­que opi­nan que por pri­me­ra vez un Pre­si­den­te en fun­cio­nes as­pi­ra a re­ele­gir­se, ha­cien­do por con­si­guien­te al año di­fe­ren­te. Es­ta de­no­mi­na­ción es có­mo­da pa­ra el gru­po pro­mo­tor de la re­elec­ción, la ver­da­de­ra valoración que de­be re­ci­bir el año pa­ra ca­li­fi­car­lo co­mo atí­pi­co es que por pri­me­ra vez un Pre­si­den­te en fun­cio­nes as­pi­ra por me­dios ile­ga­les a re­ele­gir­se en fran­ca vio­la­ción a los man­da­tos cons­ti­tu­cio­na­les y le­yes vi­gen­tes, las cua­les -en unión con otras au­to­ri­da­des- se com­pro­me­tió a res­pe­tar. ¿Qué se pue­de pen­sar y es­pe­rar de au­to­ri­da­des que in­cum­plen un ju­ra­men­to?, de esa mis­ma ma­ne­ra pue­den in­cum­plir las pro­me­sas elec­to­ra­les.

El pro­ce­so pri­ma­rio, pa­ra va­riar, man­tu­vo los mis­mos vi­cios del pa­sa­do, aun­que aho­ra fue­ron más evi­den­tes. Los mis­mos han si­do de­nun­cia­dos sin vi­sa de re­so­lu­ción y que­da­rán co­mo he­cho con­su­ma­do con el res­pec­ti­vo mem­bre­te de ofi­cial. Na­da con­cre­to es­tá di­cho has­ta no­viem­bre, la pre­po­ten­cia y el triun­fa­lis­mo de­ben ser ol­vi­da­dos por­que los que no vo­ta­ron ron­dan el 45% au­na­do a la in­fla­ción de las ur­nas. Va­le des­ta­car que la man­cha que más des­lu­ció es­ta ac­ti­vi­dad elec­cio­na­ria es la ile­ga­li­dad con que par­ti­ci­pó uno de los can­di­da­tos del par­ti­do en el go­bierno, que ha­ce de he­cho ilí­ci­tas las elec­cio­nes en esa or­ga­ni­za­ción o has­ta el pro­ce­so en sí.

Han con­clui­do las elec­cio­nes pri­ma­rias sin que na­da nue­vo se ha­ya pre­sen­ta­do co­mo pa­ra que el pue­blo pue­da ir eva­luan­do la cla­se de per­so­nas que as­pi­ran a es­tos al­tos car­gos -sal­vo las siem­pre ex­cep­cio­nes con­ta­das con los de­dos de la mano-, to­do fue sim­ple­men­te lo de siem­pre. En es­to de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas ca­rac­te­ri­za­das por can­cio­nes, bai­les, jol­go­rios, cul­to a la per­so­na­li­dad, gas­tos mi­llo­na­rios y con pro­me­sas de cual­quier na­tu­ra­le­za y ofre­ci­mien­tos efí­me­ros tie­ne mu­cho que ver una ad­ver­ten­cia del pa­pa Fran­cis­co y que cae “al de­di­llo” en los ac­tua­les mo­men­tos en que se ini­cia­ra otro pro­ce­so pro­se­li­tis­ta: “A la gen­te la em­po­bre­cen pa­ra que lue­go vo­ten por quienes los hun­die­ron en la po­bre­za, los so­me­ten al su­pli­cio in­hu­mano del ham­bre, de la ig­no­ran­cia y de la in­se­gu­ri­dad en to­das sus ma­ni- fes­ta­cio­nes, pa­ra des­pués ha­cer­se pa­sar por re­den­to­res an­te sus víc­ti­mas”. Es­ta ase­ve­ra­ción con­di­cio­na que el dis­cur­so po­lí­ti­co -cuan­do lo hay- sea por lo ge­ne­ral el mis­mo y no se pre­sen­ten plan­tea­mien­tos que es­bo­cen es­tra­te­gias pa­ra lo­grar un fu­tu­ro me­jor en el país.

El bus­car có­mo con­se­guir que Hon­du­ras su­pere es­ta si­tua­ción ca­la­mi­to­sa en que se en­cuen­tra es lo que de­be des­pun­tar aho­ra que se ave­ci­nan las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, los hon­du­re­ños es­ta­mos can­sa­dos de vi­vir lo mis­mo pa­ra lo mis­mo o en el más in­fa­me de los ca­sos pa­ra em­peo­rar, se ha­ce ne­ce­sa­rio y ur­gen­te que la cla­se po­lí­ti­ca mo­di­fi­que su dis­cur­so, el cual de­be en­ca­mi­nar­se a tra­tar de lo­grar un me­jor ni­vel de vi­da pa­ra la ciu­da­da­nía en el or­den de se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca, so­cial y ju­rí­di­ca, por­que el ofre­ci­mien­to del par­ti­do en el po­der de que las co­sas se­gui­rán me­jo­ran­do ha­cien­do lo mis­mo es des­gas­tan­te, ofen­si­vo y no acep­ta­do por la in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción hon­du­re­ña

Luz Er­nes­ti­na Me­jía P.

La ver­da­de­ra valoración que de­be re­ci­bir el año pa­ra ca­li­fi­car­lo co­mo atí­pi­co es que por pri­me­ra vez un Pre­si­den­te en fun­cio­nes as­pi­ra por me­dios ile­ga­les a re­ele­gir­se”.

“El pro­ce­so pri­ma­rio, pa­ra va­riar, man­tu­vo los mis­mos vi­cios del pa­sa­do, aun­que aho­ra fue­ron más evi­den­tes, los mis­mos han si­do de­nun­cia­dos sin vi­sa de re­so­lu­ción”.

A

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.