Es­pe­cial Día del Pa­dre

Diario El Heraldo - - Metro - Ra­fael A. Do­mín­guez Ri­go­ber­to Ur­bi­na Javier Ló­pez

Ruth, Da­niel, Ónix y Mar­vin, jun­to a otros 25 ni­ños y ado­les­cen­tes, lo ven co­mo al más amo­ro­so de los pa­dres, aquel que en­tre el equi­li­brio del ri­gor y la ter- nu­ra les en­se­ña a an­dar por la sen­da de la vi­da y a de­fen­der­se en la ad­ver­si­dad.

Se tra­ta de Ra­fael An­to­nio Do- mínguez, fun­da­dor y di­rec­tor del Ho­gar Ben­ca­leth, un cen­tro de re­fu­gio don­de la so­li­da­ri­dad y el amor se fu­sio­nan pa­ra ofre­cer ca­li­dad de vi­da a per­so­nas con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad.

"Ha­be­mos hom­bres que nos me­re­ce­mos el hon­ro­so tí­tu­lo de ser pa­dres"

Do­mín­guez, de 57 años, pro­fe­sio­nal de la Fi­lo­so­fía y por cul­mi­nar la ca­rre­ra de De­re­cho, ha de­di­ca­do más de la mi­tad de su vi­da a apo­yar el sec­tor dis­ca­pa­ci­dad.

Su vo­ca­ción y preo­cu­pa­ción por quienes más lo ne­ce­si­tan, y que in­clu­so pa­san inad­ver­ti­dos an­te

los ojos de los de­más, na­ció mien­tras ha­cía una re­fle­xión so­bre el bau­tis­mo.

“Al re­fle­xio­nar so­bre el bau­tis­mo, me di cuan­ta que nos in­vi­ta a ir a los de­más y no es­pe­rar que ellos ven­gan a no­so­tros cuan­do ne­ce­si­tan de ayu­da. Hay que ir a ellos y ten­der­les la mano”, ex­pre­só, mien­tras em­pu­ja­ba la si­lla de rue­das de Da­niel, un me­nor de la et­nia to­lu­pán.

Los pen­sa­mien­tos pa­sa­ron a los he­chos y así na­ce re­fu­gio Ben­ca­leth, en ho­nor a tres her­ma­nos: Be­ni­to, Car­men y Ca­leth, ori­gi­na­rios de Cho­lu­te­ca y que su­frían cán­cer de piel.

La muer­te de es­te trío de án­ge­les, si bien lo in­va­dió de tris­te­zas, tra­jo es­pe­ran­zas y Do­mín­guez se con­vir­tió en un lu­cha­dor in­fa­ti­ga­ble, mo­ti­va­do a cam­biar­le la vi­da a se­res con li­mi­ta­cio­nes cor­po­ra­les, pe­ro con de­seos de con­quis­tar el mun­do.

Y co­mo bien di­cen que de­trás de un hom­bre ex­tra­or­di­na­rio hay una ex­tra­or­di­na­ria mu­jer, su es­po­sa Do­ra Cas­te­lla­nos ha si­do su in­con­di­cio­nal apo­yo en es­ta aven­tu­ra. Am­bos se preo­cu­pan por­que en el Ho­gar Ben­ca­leth no fal­te na­da, en es­pe­cial la esen­cia del amor, la so­li­da­ri­dad y el com­pro­mi­so de que una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad se vuel­va pro­duc­ti­va. “Co­mo buen pa­dre me he pro­pues­to edu­car a es­tos ni­ños y jó­ve­nes, a in­cul­car­les va­lo­res, a for­mar en ellos a los ciu­da­da­nos hon­ra­dos y ho­nes­tos que an­he­la el país”, de­cla­ró Do­mín­guez mien­tras ob­ser­va a sus hi­jos adop­ti­vos

De­jó a su úni­co hi­jo a 45 días de ha­ber na­ci­do.

Su par­ti­da no fue pro­duc­to de un ac­to irres­pon­sa­ble, sino del an­he­lo de bus­car los me­dios pa­ra brin­dar­le una vi­da me­jor. Así es co­mo Ri­go­ber­to Ur­bi­na, de 37 años, en 2002 se en­ca­mi­nó ha­cia los Es­ta­dos Uni­dos de ma­ne­ra ile­gal pa­ra tra­ba­jar y agen­ciar­se unos cuan­tos dó­la­res con que man­te­ner a su fa­mi­lia.

“Cuan­do me fui sen­tí un nu­do en mi co­ra­zón, por­que mi hi­jo es­ta­ba pe­que­ño, pe­ro me fui por­que no te­nía ni tra­ba­jo ni di­ne­ro pa­ra man­te­ner­lo”, co­men­tó mien­tras lim­pia­ba el su­dor que le co­rría por la fren­te al tra­tar de cor­tar un pe­da­zo de me­tal.

Ur­bi­na tra­ba­jó du­ran­te sie­te años en el país del nor­te co­mo jar­di­ne­ro y obre­ro, pe­ro se­gún el pa­dre de fa­mi­lia, no hu­bo ho­ra en que no re­cor­da­ra a su vás­ta­go. “En to­do mo­men­to, mien­tras cor­ta­ba la gra­ma o cuan­do me sen­tía ago­ta­do por el tra­ba­jo se lo ofre­cía a mi hi­jo, sa­bía que esa lu­cha era pa­ra él”, co­men­tó mien­tras lim­pia­ba una lá­gri­ma que caía por su me­ji­lla de tez tri­gue­ña.

Lo que más la­men­ta de ha­ber per­ma­ne­ci­do tan­to tiem­po le­jos de su ho­gar en Hon­du­ras fue el de “per­der la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar la in­fan­cia de su hi­jo”.

Ur­bi­na re­cor­dó que mien­tras tra­ba­ja­ba en una cons­truc­ción lle­ga­ron unos po­li­cías de mi­gra­ción, quienes le cap­tu­ra­ron du­ran­te es­ta re­da­da y fue así co­mo re­tor­na al país.

“Mien­tras ve­nía de vuel­ta, mi sue­ño, mi fuer­za en ese mo­men­to era vol­ver­me a en­con­trar con mi hi­jo”, ase­gu­ró es­te hom­bre lu­cha­dor. Y es que mien­tras per­ma­ne­cía en los EE UU, su re­to­ño le con­sul­ta­ba en qué mo­men­to re­tor­na­ría, “yo so­lo le con­tes­ta­ba pron­to hi­jo, pron­to”.

Cuan­do re­gre­só de­por­ta­do a te­rri­to­rio hondureño, su hi­jo ya no se en­con­tra­ba en cu­na ni ocu­pa­ba de quien lo car­ga­ra, pues te­nía sie­te años.

“Fue co­mo vol­ver a na­cer, por­que a pe­sar de que pla­ti­cá­ba­mos por te­lé­fono, nun­ca lo pu­de abra­zar has­ta ese día”, re­cor­dó Ur­bi­na. Aho­ra su hi­jo Jho­na­tan tie­ne 16 años, se en­cuen­tra a dos años de fi­na­li­zar sus es­tu­dios se­cun­da­rios. Su vás­ta­go as­pi­ra a con­ver­tir­se en un maes­tro uni­ver­si­ta­rio, lo cual es un or­gu­llo pa­ra el pa­dre ca­pi­ta­lino

“Mien­tras ve­nía de vuel­ta mi sue­ño, mi fuer­za era vol­ver­me a en­con­trar con mi hi­jo”

La res­pon­sa­bi­li­dad, el com­pro­mi­so y el amor son com­bi­na­cio­nes esen­cia­les a la ho­ra de pro­crear a un hi­jo, co­mo en el ca­so de Javier Ló­pez, a quien Dios ben­di­jo con un pri­mo­gé­ni­to.

El he­re­de­ro Javier Arís­ti­des Ló­pez na­ció en 1989. “El em­ba­ra­zo de mi es­po­sa fue nor­mal, cuan­do na­ció ob­ser­va­mos ca­rac­te­rís­ti­cas que no eran nor­ma­les en un be­bé, pe­ro creí­mos que era par­te del pro­ce­so”, di­jo Ló­pez. La inex­pe­rien­cia, la ju­ven­tud y la fal­ta de desa­rro­llo en el área de la salud fue­ron obs­tácu­los en aque­llos años pa­ra de­ter­mi­nar la en­fer­me­dad de su hi­jo, re­la­tó el pro­ge­ni­tor.

Con el pa­so de los años, el in­fan­te pre­sen­tó pro­ble­mas en su ca­be­za ya que no po­día man­te­ner­la fir­me y pro­ble- mas de len­gua­je.

“Le rea­li­za­mos in­fi­ni­da­des de exá­me­nes, vi­si­ta­mos cuan­to mé­di­cos pu­di­mos, pe­ro no de­cían na­da, no exis­tía un diag­nós­ti­co cla­ro, has­ta que en­ten­di­mos que Dios nos ha­bía man­da­do un ni­ño es­pe­cial”, agre­gó el pa­dre de 53 años. Se­gún el diag­nós­ti­co mé­di­co, una le­sión en su ce­re­bro fue la cau­sa que des­en­ca­de­nó el ex­tra­ño com­por­ta­mien­to del in­fan­te. Lue­go de dos años, el pe­que­ño reali­zó el exa­men pa­ra rea­li­zar su pre­pa­ra­to­ria en el Ins­ti­tu­to Sa­le­siano San Mi­guel. Pa­sa­do los me­ses, las au­to­ri­da­des de la ins­ti­tu­ción se co­mu­ni­ca­ron con sus pa­dres pa­ra co­mu­ni­car­les que Javier Arís­ti­des pre­sen­ta­ba de­fi­cien­cia en el apren­di­za­je y la con­duc­ta.

“El amor de un pa­dre no cam­bia, se man­tie­ne, has­ta el mo­men­to des­co­no­ce­mos el por­qué Dios qui­so en­viar­nos a nues­tro hi­jo de es­ta ma­ne­ra, so­lo nos res­ta cui­dar­lo y dar­le el amor ne­ce­sa­rio”, ex­pli­có el pa­dre. A raíz de la en­fer­me­dad de su úni­co hi­jo de­ci­de jun­to a su es­po­sa abrir la Fun­da­ción Javier, la cual al­ber­ga a 19 ni­ños con pro­ble­mas de apren­di­za­je, au­tis­tas y le­sio­nes ce­re­bra­les no diag­nos­ti­ca­das. Uno de los re­tos de la ins­ti­tu­ción es be­ne­fi­ciar a de­ce­nas de ni­ños y jó­ve­nes con di­fe­ren­tes dis­ca­pa­ci­da­des pa­ra me­jo­rar­les su ca­li­dad de vi­da.

“No­so­tros he­mos vi­vi­do es­te ti­po de si­tua­ción, nues­tro pro­pó­si­to es que los pa­dres de es­tos ni­ños co­noz­can y es­tén tran­qui­los, que mien­tras ellos tra­ba­jan no­so­tros nos ha­ce­mos car­go de sus pe­que­ños”, di­jo Ló­pez. Que crez­ca la fun­da­ción, que ha­ya mé­di­cos, en­fer­me­ras y vo­lun­ta­rios pa­ra la aten­ción de los ni­ños es el sue­ño de es­te pa­dre ejem­plar, que en la ac­tua­li­dad lu­cha por otros pe­que­ños

"El amor de un pa­dre es el mis­mo, no im­por­ta có­mo sean, así los ama­mos"

FO­TOS: JIMMY ARGUETA

Javier Ló­pez mien­tras abra­za a su hi­jo Javier Arís­ti­des, de 28 años de edad, a quien con­si­de­ra co­mo el pe­que­ño de la ca­sa.

FO­TOS: MAR­VIN SALGADO

Ri­go­ber­to Ur­bi­na tra­ba­ja co­mo obre­ro de la cons­truc­ción.

FO­TOS: MAR­VIN SALGADO

Pa­ra Ra­fael Do­mín­guez jun­to a sus hi­jos adop­ti­vos.

Su par­ti­da ha­cia Es­ta­dos Uni­dos le ge­ne­ró tris­te­za.

Javier Ló­pez, de 53 años, na­rra la his­to­ria de su pri­mo­gé­ni­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.