¡Hay pa­dres a to­da ma­dre!

Ma­rio Fu­me­ro Es­te es el le­ma del mi­sio­ne­ro de ori­gen cu­bano, fun­da­dor del Pro­yec­to Vic­to­ria, a quien hoy, Día del Pa­dre, des­ta­ca­mos co­mo un pa­pá sus­ti­tu­to que ha aten­di­do a 28 mil jóvenes en 40 años y que es digno de ad­mi­rar

Diario El Heraldo - - Portada -

Hon­du­ras celebra hoy el Día del Pa­dre y le con­ta­mos las his­to­rias ex­tra­or­di­na­rias de esos hom­bres que son res­pon­sa­bles y se en­tre­gan ge­ne­ro­sa­men­te a los de­más

Se­gu­ra­men­te us­ted ha es­cu­cha­do el re­frán “pa­dre no es el que en­gen­dra, sino el que cría y cui­da”, pues es­te le cal­za per­fec­ta­men­te al mi­sio­ne­ro Ma­rio Eduar­do Fu­me­ro (76), ami­go, her­mano y ¿por qué no?, un pa­dre pa­ra cer­ca de 28 mil jóvenes que se han reha­bi­li­ta­do en el Pro­yec­to Vic­to­ria.

Yes que hoy 19 de mar­zo, Día del Pa­dre, no po­día­mos pa­sar por al­to la his­to­ria de un pa­pá ejem­plar y pa­ra ello vi­si­ta­mos el local don­de ra­di­ca don M ario.

Nos re­ci­bió ale­gre, mien­tras los jóvenes se acer­ca­ban pa­ra sa­lu­dar­lo y dar­le a bra­zos. En las mi­ra­das y ges­tos de ellos se re­fle­ja­ba ca­ri­ño, agra­de­ci­mien­to y, so­bre­to­do, res­pe­to por quién, se­gu­ra­men­te, ha si­do lo más pa­re­ci­do ala fi­gu­ra pa­ter­na que ha­yan te­ni­do.

Re­cuer­dos

A don Ma­rio le pre­gun­ta­mos có­mo ha­bía si­do su in­fan­cia, pa­ra co­no­cer la raíz de la bon­dad que tie­ne. Sen­ta­do en una si­lla me­ce­do­ra y con un ges­to de tris­te­za res­pon­dió: “Ven­go de un ho­gar de­sin­te­gra­do, mi pa­dre era al­cohó­li­co y cuan­do te­nía dos años de edad se di­vor­cia­ron. Me crie la ma­yor par­te

del tiem­po con mi abue­li­ta, ella se preo­cu­pó de mí, por lo que siem­pre se­rá una per­so­na es­pe­cial en mi vi­da”.

Y es que lue­go de un tiem­po, su ma­dre Ali­cia se ca­só y su pa­dras­tro, quien de­bió ser una fi­gu­ra pa­ter­na pa­ra él, se con­vir­tió en su cal­va­rio.

él de­ci­dió re­ti­rar­lo de la es­cue­la pa­ra obli­gar­lo a tra­ba­jar en la ca­lle, don­de lo mal­tra­ta­ban. “Mi in­fan­cia fue un tan­to con­flic­ti­va. A la edad de 13 años pen­sé en fu­gar­me de la ca­sa y has­ta sui­ci­dar­me, pe­ro esa no­che tu­ve un sue­ño, sen­tí que Dios me ha­bla­ba y me de­cía “Ma­rio, ven en pos de mí”, fue des­de ese mo­men­to que pen­sé en ser­vir a Dios. Em­pe­cé rea­li­zan­do va­rios es­tu­dios pa­ra pre­pa­rar­me, pe­ro mien­tras es­ta­ba en uno de ellos su­frí una gran pér­di­da, mu­rió mi abue­la, lo que me de­jó su­mer­gi­do en una gran de­pre­sión”.

Su pro­yec­to

Lo su­ce­di­do du­ran­te su in­fan­cia sir­vió de mo­ti­va­ción, ade­mas de otras ex­pe­rien­cias, pa­ra la crea­ción del Pro­yec­to Vic­to­ria en el año 1977.

“Ora­mos al se­ñor y com­pra­mos el te­rreno don­de ac­tual­men­te es­tá el pro­yec­to en el cual al­re­de­dor de 28 mil jóvenes se han reha­bi­li­ta­do, lo­gran do con­ver­tir­los en in­ge­nie­ros, em­pre­sa­rios y al­gu­nos has­ta han pues­to sus ne­go­cios; de he­cho, los lí­de­res que es­tán en el pro­yec­to

tam­bién se edu­ca­ron aquí”.

Tra­to con los jóvenes

En cuan­to a la re­la­ción que don Ma­rio tie­ne con los jóvenes, bas­ta ob­ser­var có­mo los tra­ta pa­ra in­tuir que es un ver­da­de­ro pa­dre pa­ra ellos.

“Es­toy con los mu­cha­chos to­do el tiem­po, aquí vi­vo con ellos y sal­go po­co, son ado­les­cen­tes que vie­nen con un ras­tro te­rri­ble de vi­da ne­ga­ti­va y lo que más me preo­cu­pa es la can­ti­dad de jóvenes que vie­nen de ho­ga­res dis­fun­cio­na­les, el 97 por cien­to que se reha­bi­li­tan en el pro­yec­to vie­nen de ho­ga­res de­sin­te­gra­dos, hi­jos de ma­dres sol­te­ras o aban­do­na­dos por los pa­dres”.

Los jóvenes

An­te la in­te­rro­gan­te de qué sig­ni­fi­can los jóvenes por los que él tra­ba­ja ca­da día, don Ma­rio se mues­tra pen­sa­ti­vo, res­pi­ra hon­do y lue­go res­pon­de: “Pa­ra mí son la es­pe­ran­za de Hon­du­ras y cuan­do los veo a ellos me veo yo cuan­do era ni­ño, yo era un pe­que­ño de la ca­lle que vi­vía en un ba­rrio mar­gi­na­do muy po­bre, dor­mía en un ca­tre, es­pe­cie de ca­ma.

Mi vi­da fue muy tris­te y me agra­da ha­cer por otros lo que yo hu­bie­se que­ri­do que otros hi­cie­ran por mí y es­ta es mi fi­lo­so­fía: haz con otros lo que tú quie­res que otros ha­gan con­ti­go”.

Ade­más, el mi­sio­ne­ro nos con­tó cuál ha si­do la his­to­ria que más le ha im­pac­ta­do: “Ten­go mu­chas his­to­rias bue­nas de gen­te que es­tá fe­liz con su fa­mi­lia, pe­ro hay una en par­ti­cu­lar que es pa­ra mí una ins­pi­ra­ción ”.

La his­to­ria de Allan Ló­pez,

un jo­ven que cuan­do in­gre­só al pro­yec­to era muy re­bel­de, pe­ro lue­go se trans­for­mó y lo­gró con­ver­tir­se en un pro­fe­sio­nal.

“Se con­vir­tió en lí­der de reha­bi­li­ta­ción,pe­ro lue­go de­ci­dió de­jar el pro­yec­to pa­ra tra­ba­jar con los ni­ños del aca­lle, me pre­sen­tó­la re­nun­cia y se fue a re­co­ger ni­ños de­ba­jo de los puen­tes pa­ra lle­vár­se­los a su ca­sa, des­pués lo­gra­mos con­se­guir un te­rreno y creó un local pa­ra es­tos ni­ños, 14 en to­tal, pe­ro un día es­tan­do yo en Es­pa­ña tu­vo la idea de traer­los al ho­gar don­de él se ha­bía reha­bi­li­ta­do”.

“Los tra­jo y es­tan­do acá los lle­vó a una po­za, los ni­ños que­rían ba­ñar, él se me­tió pri­me­ro, pe­ro se aho­gó. Es­ta vi­da me im­pac­tó por­que era un mu­cha­cho que ama­ba ayu­da­ra los des­pro­te­gi­dos, pa­ra mí Alla­nes una ins­pi­ra­ción, por eso el co­me­dor de Pro­yec­to Vic­to­ria tie­ne su nom­bre”, con­tó Fu­me­ro.

“Tam­bién pue­do de­cir que cuan­do me en­cuen­tro con personas que me abra­zan y me di­cen ‘yo me reha­bi­li­té en el Pro­yec­to’, me sa­tis­fa­ce enor­me­men­te”. Mien­tras nos con­ta­ba có­mo es la re­la­ción con su fa­mi­lia, don Ma­rio no de­ja­ba de son­reír: “Ten­go una fa­mi­lia ma­ra­vi­llo­sa, una mu­jer ma­ra­vi­llo­sa que me ha apo­ya­do. Te­ne­mos tres hi­jos, Eli­za­beth, Car­los y Ale­xan­der, uno es­tá en No­rue­ga, otro en Es­pa­ña y la otra en Es­ta­dos Uni­dos. Mi es­po­sa ra­di­ca en Es­pa­ña, pe­ro nos vi­si­ta­mos cons­tan­te­men­te, pues yo ten­go un com­pro­mi­so con mis mu­cha­chos”

1. Ma­rio Fu­me­ro con­fe­só ser un aman­te de los pe­rros, po­see tres en to­tal. 2. Ima­gen de la pri­me­ra vi­vien­da rea­li­za­da en el pro­yec­to ha­ce ca­si cua­tro dé­ca­das. 3. En su cua­tri­mo­to, el mi­sio­ne­ro re­co­rre las ins­ta­la­cio­nes del pro­yec­to mien­tras se de­tie­ne pa­ra sa­lu­dar a los jóvenes. 4. Vis­ta aé­rea de las ins­ta­la­cio­nes del Pro­yec­to Vic­to­ria en la ac­tua­li­dad. 1 Pa­dre que hA DA­DO LO Me­JOR A TO­DOS SuS hI­JOS

FOTOS: EMI­LIO FLO­RES/MA­RIO FU­ME­RO

2 3 4 5 5. Fotografía fa­mi­liar de Fu­me­ro en la cual po­sa con su es­po­sa Ome­ga y sus tres hi­jos.

En La Ha­ba­na, Cu­ba, Fu­me­ro cuan­do era pe­que­ño jun­to a su abue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.