Ma­riano “Ca­ba­llo” Ze­pe­da, el pa­pá de to­dos los dipu­tados

Siem­pre an­da ves­ti­do ele­gan­te, con sa­co y cor­ba­ta, al gra­do que al­gu­nos pe­rio­dis­tas no­va­tos lo han con­fun­di­do lla­mán­do­lo dipu­tado. El no­ble se­ñor tie­ne más de 20 años tra­ba­jan­do en el Con­gre­so Na­cio­nal

Diario El Heraldo - - Primer Plano - Fer­nan­do Mal­do­na­do El Heraldo luis.mal­do­na­do@el­he­ral­do.hn

Han pa­sa­do más de­dos­dé­ca­das des de que Mau­ri­cio Ze pe da Va­lla­da­res, co­no­ci­do ca­ri­ño­sa­men­te co­mo “Ca­ba­llo”, lle­gó al he­mi­ci­clo le­gis­la­ti­vo. Des­de ese en­ton­ces se ha ga­na­do el res­pe­to y ca­ri­ño de­los dipu­tados y de los pe­rio­dis­tas que cu­bren el Con­gre­so Na­cio­nal. A pe­sar de sus 77 años, el tiem­po no pa­re­ce ha­ber pa­sa­do en vano. “Ca­ba­llo” siem­pre an­da ale­gre y no se preo­cu­pa por na­da, so­lo por edu­car a sus hi­jos. Pe­ro no to­do es ale­gría, ha­ce dos años la de­lin­cuen­cia co­mún le arre­ba­tó la vi­da de dos de sus hi­jos. Con lá­gri­mas en sus ojos ase­gu­ra que ha si­do el gol­pe más do­lo­ro­so en su vi­da.

Pun­tual co­mo so­lo él sa­be ha­cer­lo, ya que siem­pre lle­ga dos ho­ras an­tes a las se­sio­nes del Con­gre­so. Al lle­gar al he­mi­ci­clo le­gis­la­ti­vo y ver a Ze­pe­da, cual­quie­ra sue­le con­fun­dir­lo con un dipu­tado. Siem­pre an­da ves­ti­do ele­gan­te, con sa­co y cor­ba­ta, al gra­do que al­gu­nos pe­rio­dis­tas no­va­tos lo han con­fun­di­do lla­mán­do­lo dipu­tado.

“An­do ves­ti­do siem­pre así por­que tra­ba­jo con gen­te ho­no­ra­ble. ¿Có­mo voy a an­dar en ca­mi­sa? Es im­po­si­ble”, se­ña­ló. Re­ve­ló que tie­ne va­rios tra­jes, pe­ro que la ma­yo­ría que tie­ne se los han regalado.

“No voy a men­tir, es­te que an­do pues­to me lo re­ga­ló Tony Her­nán­dez, el her­mano del pre­si­den­te, me que­dó lin­do ese ban­di­do”, di­ce en­tre car­ca­ja­das.

“Has­ta las dipu­tadas Ana Jo­se­li­na y Fá­ti­ma Me­na me di­je­ron que an­da­ba bien bo­ni­to, pe­ro yo las mi­ro co­mo a mis hi­jas”, ase­gu­ró. Pe­ro Mau­ri­cio en es­tos úl­ti­mos ca­si 24 años ha si­do el en­la­ce que hay en- tre la pren­sa y los par­la­men­ta­rios.

“‘Ca­ba­llo’, ‘Ca­ba­llo’, llá­ma­me al dipu­tado tal” es unos de los gri­tos más fre­cuen­tes que se es­cu­cha en la sa­la de se­sio­nes. Pe­se a que en la ac­tua­li­dad exis­ten dipu­tados con más de 30 años en el ejer­ci­cio, “Ca­ba­llo” es uno de los em­plea­dos más an­ti­guos del Po­der Le­gis­la­ti­vo. Se con­si­de­ra ami­go de to­dos los dipu­tados, in­de­pen­dien­te men­te del co­lor po­lí­ti­co. En el tiem­po que el ex­pre­si­den­te Car­los Flo­res os­ten­ta­ba la pre­si­den­cia del Po­der Le­gis­la­ti­vo, “Ca­ba­llo” co­men­zó a laborar. “En sep­tiem­bre de 1996 lle­gué al Con­gre­so cuan­do Fe­de­ri­co Duar­te era el je­fe de pren­sa, yo le ha­cía los man­da­dos a él y por eso lo­gré me­ter­me”, di­jo Ze­pe­da. Pe­ro cuen­ta que fue has­ta en 1998 que lo­gró que lo con­tra­ta­ran gra­cias a la ve­nia de va­rios pe­rio­dis­tas que cu­brían la fuen­te que le pi­die­ron al des­apa­re­ci­do ex­pre­si­den­te del Con­gre­so, Ra­fael Pi­ne­da Pon­ce, que le die­ran un acuer­do. “En aquel tiem­po no te­nían a na­die los pe­rio­dis­tas pa­ra lle­var­les dipu­tados, co­pias de los de­cre­tos y mo­cio­nes, en­ton­ces me pu­sie­ron a mí y allí es­toy to­da­vía”, di­ce Ze­pe­da.

Ase­gu­ra ha­ber­se lle­va­do bien con to­dos los ex­pre­si­den­tes del Par­la­men­to.

“Con Car­los Flo­res, Pi­ne­da

"Me di­cen ‘Ca­ba­llo’ des­de que es­ta­ba en la es­cue­la por­que era bár­ba­ro pa­ra pe­lear a pa­ta­das” Ma­riano Ze­pe­da

Pon­ce, ‘Pe­pe’ Lo­bo, Mi­che­let­ti, Juan Or­lan­do y con to­dos me he lle­va­do bien”.

Pe­ro re­ve­ló que con Mau­ri­cio Oli­va se ha lle­va­do me­jor por­que “me au­men­tó el suel­do”. Ase­gu­ra que con Oli­va des­de que lle­gó al Con­gre­so co­mo dipu­tado tu­vie­ron bue­na confianza .“An­tes yo le iba a com­prar el ca­fé y aho­ra ni a eso me man­da, aun­que sea pa­ra ro­bar­le el vuel­to ”, di­ce en­tre ri­sas .“Ca­ba­llo” ama su tra­ba­jo co­mo a su vi­da pro­pia. Cuan­do no va a tra­ba­jar afir­ma que se en­fer­ma. “Ha­ce una se­ma­na me die­ron cin­co días li­bres y mí­ra­me a don­de es­toy”, di­ce.

Ma­ni­fes­tó que a lar­go de los años se ha lle­va­do bien con los pe­rio­dis­tas. “Aun­que al­gu­nos han si­do rui­nes, no se les cae ni un fres­co”, di­jo. A lo lar­go se con­si­de­ró un buen pa­dre, pe­se a los gol­pes que le dio la vi­da. Di­jo que “yo le co­noz­co la vi­da a to­dos los pe­rio­dis­tas que han cu­bier­to el Con­gre­so Na­cio­nal”

foToS: ale­jan­dro a9a­dor

1 “Ca­ba­llo” fue ga­lar­do­na­do por el pre­si­den­te del CN, Mau­ri­cio Oli­va, en gra­ti­tud a su en­tre­ga. 2 Den­tro del he­mi­ci­clo se ha ga­na­do el ca­ri­ño y res­pe­to de to­dos los le­gis­la­do­res por su gran tra­ba­jo. 3 Siem­pre tie­ne una son­ri­sa pa­ra to­dos en el Con­gre­so Na­cio­nal, por eso se ha ga­na­do el amor de to­dos. 1 2 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.