Fran­cis­co, cua­tro años des­pués

Diario El Heraldo - - Opinión - Juan Jo­sé Ta­ma­yo Pro­fe­sor Uni­ver­si­dad Car­los III

Los tiem­pos his­tó­ri­cos en la Igle­sia Ca­tó­li­ca se ha­cen ca­si eternos. La ten­den­cia es a dar respuestas del pa­sa­do a pre­gun­tas del pre­sen­te. Los cam­bios tie­nen un cor­to re­co­rri­do. Así su­ce­dió con el Con­ci­lio Va­ti­cano II (1962-1965), con­vo­ca­do por Juan XXIII pa­ra re­for­mar la Igle­sia, que es­ta­ba an­cla­da en el Me­dioe­vo. Aque­lla pri­ma­ve­ra ecle­sial ape­nas du­ró un lus­tro y fue se­gui­da por un lar­go pe­río­do in­ver­nal. Fran­cis­co pa­re­ce ha­ber ro­to el es­tan­ca­mien­to del tiem­po ecle­siás­ti­co y pue­de ha­blar­se de cam­bio de pa­ra­dig­ma.

Las prio­ri­da­des del Pa­pa dis­tan mu­cho de las de sus pre­de­ce­so­res. Juan Pablo II y Be­ne­dic­to XVI, pri­me­ro al fren­te de la to­do­po­de­ro­sa Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe y des­pués co­mo pa­pa, prio­ri­za­ron la doc­tri­na, la mo­ral y la dis­ci­pli­na ecle­siás­ti­ca. La doc­tri­na fue for­mu­la­da dog­má­ti­ca­men­te en el ca­te­cis­mo de la Igle­sia Ca­tó­li­ca con la con­si­guien­te con­de­na de las teó­lo­gas y los teó­lo­gos que se des­via­ban de la or­to­do­xia. Fue una de las épo­cas con más san­cio­nes teo­ló­gi­cas del si­glo XX.

La dis­ci­pli­na se fi­jó en el “nue­vo” Có­di­go de Derecho Ca­nó­ni­co, con san­cio­nes y pe­nas pa­ra los trans­gre­so­res del rí­gi­do or­den ecle­siás­ti­co, no así contra los pe­de­ras­tas, que en mu­chos ca­sos si­guie­ron ejer­cien­do sus fun­cio­nes pas­to­ra­les con to­tal im­pu­ni­dad. La mo­ral im­pues­ta no se ri­gió por la éti­ca ra­di­cal del se­gui­mien­to de Je­sús, sino que se re­du­jo a “mo­ra­li­na” re­pre­si­va de la se­xua­li­dad, ne­ga­do­ra de las di­fe­ren­tes iden­ti­da­des sexuales que no se atu­vie­ran a la con­cep­ción bi­na­ria y con con­de­nas del di­vor­cio, abor­to, ho­mo­se­xua­li­dad, mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, re­la­cio­nes pre­ma­tri­mo­nia­les, fe­cun­da­ción in vi­tro, etc.

Las prio­ri­da­des de Fran­cis­co son la economía, eco­lo­gía y re­for­ma de la Igle­sia. A la economía le ha de­di­ca­do la ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca “La ale­gría del Evan­ge­lio”, a mi jui­cio la más se­ve­ra con­de­na del ac­tual mo­de­lo so­cial y eco­nó­mi­co, que ca­li­fi­ca de in­jus­to en su raíz, al tiem­po que con­si­de­ra la inequi­dad ori­gen de los ma­les so­cia­les y ge­ne­ra­do­ra de la violencia. “La ale­gría del Evan­ge­lio” se en­cuen­tra en ple­na sin­to­nía con los mo­vi­mien­tos po­pu­la­res mun­dia­les, con quie­nes se ha reuni­do en­tre tres oca­sio­nes iden­ti­fi­cán­do­se con sus reivin­di­ca­cio­nes de tie­rra, tra­ba­jo y te­cho. El ho­ri­zon­te éti­co de Fran­cis­co es la op­ción por los po­bres, la solidaridad, que en­tien­de co­mo decisión de de­vol­ver a los po­bres lo que se les ha ro­ba­do. La éti­ca lle­va a com­par­tir, ya que “no com­par­tir con los po­bres los pro­pios bie­nes es ro­bar­les y qui­tar­les la vi­da. No son nues­tros los bie­nes que te­ne­mos, sino su­yos”. El Pa­pa pro­po­ne co­mo al­ter­na­ti­va “una vuel­ta de la economía y las finanzas a una éti­ca en fa­vor del ser hu­mano”.

Fran­cis­co es el pri­mer pa­pa que ha de­di­ca­do una en­cí­cli­ca a la eco­lo­gía, don­de critica el “an­tro­po­cen­tris­mo des­pó­ti­co” y las dis­tin­tas for­mas de po­der des­truc­ti­vo de la tec­no­lo­gía, de­fien­de una vi­sión ho­lís­ti­ca del cos­mos del que los se­res hu­ma­nos for­ma­mos par­te, cree ne­ce­sa­rio com­pa­gi­nar el cui­da­do de la tie­rra y el de los se­res hu­ma­nos, so­bre to­do de los más vul­ne­ra­bles, co­lo­ca a la par la jus­ti­cia eco­nó­mi­ca y la jus­ti­cia eco­ló­gi­ca.

La ter­ce­ra prio­ri­dad de Fran­cis­co es la re­for­ma de la Igle­sia. Lo hi­zo con su pro­pues­ta de una Igle­sia po­bre y de los po­bres y con su es­ti­lo de vi­da aus­te­ra y su de­nun­cia de las pa­to­lo­gías de la Cu­ria, del cuer­po epis­co­pal y del cle­ro cuan­do se des­vían del tes­ti­mo­nio evan­gé­li­co.

Pe­ro es en la re­for­ma in­ter­na de la Igle­sia Ca­tó­li­ca don­de se pro­du­cen me­nos avan­ces. Las re­sis­ten­cias pro­vie­nen de la Cu­ria, de un sec­tor im­por­tan­te del epis­co­pa­do, que se re­sis­te a se­guir la sen­da mar­ca­da por Fran­cis­co, y de los mo­vi­mien­tos cris­tia­nos neo­con­ser­va­do­res.

Fran­cis­co creo que no acer­tó con la crea­ción de una co­mi­sión de car­de­na­les pa­ra ase­so­rar­le en la re­for­ma ecle­sial. En ella to­dos son va­ro­nes, miem­bros de la al­ta cle­re­cía, “prín­ci­pes de la Igle­sia”. No hay lai­cos ni teó­lo­gas ni teó­lo­gos, ni re­pre­sen­tan­tes de co­mu­ni­da­des cris­tia­nas de ba­se, ni miem­bros de con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas. Más allá de al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes en fa­vor de la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res y de al­gu­nos in­ten­tos por in­cor­po­rar a las mu­je­res a pues­tos sub­al­ter­nos, creo que en la Igle­sia Ca­tó­li­ca si­gue man­te­nién­do­se el pa­triar­ca­do en es­ta­do pu­ro. Un pa­triar­ca­do que se tra­du­ce en la ex­clu­sión de las mu­je­res del mi­nis­te­rio ecle­sial, del ac­ce­so di­rec­to a lo sa­gra­do, de las fun­cio­nes di­rec­ti­vas, de la ela­bo­ra­ción de la doc­tri­na teo­ló­gi­ca y mo­ral, y en la ne­ga­ción de los de­re­chos sexuales y re­pro­duc­ti­vos de las mu­je­res.

La Igle­sia Ca­tó­li­ca si­gue con­fi­gu­ra­da hoy co­mo una pa­triar­quía. Mien­tras no se con­for­me y fun­cio­ne co­mo una co­mu­ni­dad igua­li­ta­ria de hom­bres y mu­je­res, to­do in­ten­to de re­for­ma ter­mi­na­rá en un ro­tun­do fra­ca­so

Más allá de al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes en fa­vor de la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res y de al­gu­nos in­ten­tos por in­cor­po­rar a las mu­je­res a pues­tos sub­al­ter­nos, creo que en la Igle­sia Ca­tó­li­ca si­gue man­te­nién­do­se el pa­triar­ca­do en es­ta­do pu­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.