Pro­ge­ni­to­res

Diario El Heraldo - - Opinión -

En es­ta fe­cha de­di­ca­da a ellos, es vá­li­do re­fle­xio­nar acer­ca de los di­sí­mi­les com­por­ta­mien­tos con­duc­tua­les de los pa­dres con su es­po­sa, hi­jas, hi­jos, por cuan­to de­pen­dien­do del pa­pel asu­mi­do co­ti­dia­na­men­te se ori­gi­nan re­per­cu­sio­nes y con­se­cuen­cias du­ra­de­ras, sean es­tas gra­tas o in­gra­tas, pla­cen­te­ras o trau­má­ti­cas, po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas.

Los hay res­pon­sa­bles, que me­dian­te su tra­ba­jo y es­fuer­zos con­tri­bu­yen de­ci­si­va­men­te a la cohe­sión fa­mi­liar, al sus­ten­to co­ti­diano, al re­cí­pro­co amor y ter­nu­ra. Sa­be, de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, com­bi­nar ener­gía con bon­dad, fir­me­za con fle­xi­bi­li­dad, se­gún las cir­cuns­tan­cias lo re­quie­ran, uti­li­zan­do el diá­lo­go, la in­te­rac­ción per­ma­nen­te con la com­pa­ñe­ra de ho­gar y con la pro­le.

Cuan­do le to­ca dis­ci­pli­nar, an­tes que ape­lar a la im­po­si­ción re­cu­rre a la per­sua­sión. Con ello, pro­yec­ta la ima­gen de pa­dre y ami­go, lo­gran­do ga­nar­se la confianza de ellas y ellos.

Por des­gra­cia, exis­te el re­ver­so, la an­tí­po­da: aquel pa­dre irres­pon­sa­ble en el cum­pli­mien­to de sus de­be­res y obli­ga­cio­nes, pro­mis­cuo, egoís­ta e in­sen­si­ble a las ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les y afec­ti­vas de las hi­jas, hi­jos, cón­yu­ge, ma­chis­ta e in­to­le­ran­te, au­to­ri­ta­rio, dic­ta­dor del ho­gar, pro­pen­so a uti­li­zar la fuer­za, los cas­ti­gos cor­po­ra­les, las bur­las y hu­mi­lla­cio­nes. Es el pa­dre bio­ló­gi­co por cuan­to ha en­gen­dra­do, pe­ro no lle­ga a al­can­zar el sen­ti­do com­ple­to y to­tal de lo que sig­ni­fi­ca la pa­ter­ni­dad.

Es de desear que, even­tual­men­te, pre­va­lez­ca el pri­mer mo­de­lo, pa­ra bien de él mis­mo y su fa­mi­lia nu­clear, cé­lu­la ma­dre del te­ji­do so­cial en cual­quier tiem­po y lu­gar.

A aquel se le re­cuer­da, una vez fa­lle­ci­do, con afec­to, nos­tal­gia y res­pe­to. Su au­sen­cia se ha­ce sen­tir, em­pe­ro -en más de un sen­ti­do-, con­ti­núa vi­vo en el co­ra­zón y men­te de sus des­cen­dien­tes.

A es­te se le te­me, que­dan­do in­de­le­ble­men­te gra­ba­da una ima­gen ne­ga­ti­va; con el trans­cur­so de los años se le pue­de lle­gar a per­do­nar sin por ello ol­vi­dar los abu­sos y agra­vios co­me­ti­dos per­pe­tra­dos, en una erró­nea in­ter­pre­ta­ción del prin­ci­pio de au­to­ri­dad.

Dia­rio EL HERALDO ex­tien­de un res­pe­tuo­so sa­lu­do a los pro­ge­ni­to­res, re­si­den­tes den­tro o fue­ra del país, ex­ci­tán­do­los pa­ra que la lec­tu­ra de es­te editorial per­mi­ta, se­gún sea el ca­so, una ho­no­ra­ble rec­ti­fi­ca­ción o bien una bien­ve­ni­da con­ti­nua­ción de las ac­ti­tu­des has­ta aho­ra asu­mi­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.