Ja­pón, un via­je al fu­tu­ro con es­ca­las en el pa­sa­do

Ja­pón En la na­ción del sol na­cien­te la ru­ta del desa­rro­llo con­tras­ta con el mun­do de an­ta­ño

Diario El Heraldo - - Siempre - Eduar­do Do­mín­guez

Arri­bar a Ja­pón te obli­ga co­mo hon­du­re­ño a ade­lan­tar las ma­ne­ci­llas del re­loj 14 ho­ras, una mar­ca­da di­fe­ren­cia ho­ra­ria que ape­nas abre es­te via­je al fu­tu­ro.

Los au­tos hí­bri­dos, el tren ba­la, las ciu­da­des ras­ca­cie­los, la re­co­lec­ción de desechos vía tu­be­rías sub­te­rrá­neas y otros avan­ces tec­no­ló­gi­cos in­vo­can un “sal­to” en el tiem­po -di­ga­mos de años, lus­tros y dé­ca­das­pa­ra cual­quier ha­bi­tan­te pro­ve­nien­te de un país en vías de desa­rro­llo.

Pe­ro en la is­la del sol na­cien­te el tiem­po no so­lo avan­za en una di­rec­ción. Tam­bién re­tro­ce­de y se de­tie­ne, co­mo si nin­gún se­gun­do ex­tra se ha­ya agre­ga­do, en ma­jes­tuo­sas obras y tra­di­cio­nes pro­pias del an­ta­ño ja­po­nés con­ser­va­das con una de­vo­ción so­ber­bia.

La re­vis­ta Siem­pre de EL HERALDO le ofre­ce a par­tir de hoy, en cin­co en­tre­gas, una ra­dio­gra­fía am­plia de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa, qui­zá fue­ra del for­ma­to con­ven­cio­nal, que des­pe­ja­rá arrai­ga­dos mi­tos y su em­pe­ño por vi­vir en un mun­do que enar­bo­la las ban­de­ras de la paz, la na­tu­ra­le­za y el ho­nor.

Por me­dio del pro­gra­ma Jun­tos!!, pa­tro­ci­na­do por el go­bierno ni­pón, Ja­pón nos ofre­ce una pers­pec­ti­va de su vi­sión.

Tie­rra de con­tras­tes

En el ho­ri­zon­te de To­kio, ca­pi­tal de Ja­pón, se le­van­tan de­ce­nas de edi­fi­cios só­li­dos -la ma­yo­ría, an­ti­sís­mi­cos- co­mo si fue­ran los es­pi­ga­dos y fir­mes pi­nos de un bos­que, uno más al­to que el otro; más im­po­nen- te y mo­derno que el an­te­rior.

Pe­ro es­ta is­la de 126 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes tie­ne ese encanto que pue­des ma­ra­vi­llar­te tan­to con to­car el cie­lo mien­tras avan­zas ha­cia el fu­tu­ro con man­te­ner­te en tie­rra al com­pás re­gre­si­vo del pa­sa­do.

Nos re­fe­ri­mos, en el pri­mer ca­so, a la To­kio Sky­tree, la to­rre más al­ta de Ja­pón con 634 me­tros de al­tu­ra que sir­ve co­mo an­te­na de ra­dio­di­fu­sión y un atrac­ti­vo mi­ra­dor de 360 gra­dos don­de las co­lo­sa­les obras de in­fra­es­truc­tu­ra de la ciu­dad que­dan re­du­ci­das a pie­zas de le­go.

Unos 20 mi­nu­tos de ca­mino a pie y 10 en au­to­mó­vil son su­fi­cien­tes pa­ra des­mon­tar el fu­tu­ris­mo de la cús­pi­de por las pin­ce­la­das de an­ta­ño de Asa­ku­sa, uno de los ba­rrios tra­di­cio­na­les del cen­tro de To­kio.

Es­te epi­cen­tro ur­bano man­tie­ne vi­vo al an­ti­guo Ja­pón con ex­ten­sas pea­to­na­les, co­mer­cio de ar­te­sa­nías, lo­ca­les de co­mi­da tí­pi­ca, pa­seos en vehícu­los de dos rue­das ti­ra­dos por hom­bres y la es­pi­ri­tua­li­dad que irra­dia el tem­plo bu­dis­ta de Sen­so­ji.

Los ja­po­ne­ses que con­ser­van las tra­di­cio­nes dan co­lor a es­te es­bo­zo an­ces­tral, pues Asa­ku­sa por mo­men­tos li­te­ral­men­te te trans­por­ta: las jo­ven­ci­tas se pa­sean ale­gres con ki­mo­nos -ves­ti­men­ta aho­ra re­ser­va­da pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les-, con su tez acla­ra­da y un nu­do en el ca­be­llo; los an­cia­nos vis­ten con yu­ka­ta -otra pren­da tra­di­cio­nal- y san­da­lias de sue­lo de ma­de­ra -ge­ta-, ade­más de los ri­tos de los fe­li­gre­ses.

Fue en el tem­plo Sen­so­ji don­de tu­vi­mos el pri­mer con­tac­to con los ri­tua­les re­li­gio­sos de los ja­po­ne­ses. El in­cien­so sube en es­pi­ra­les a la en­tra­da del edi­fi­cio de grue­sas co­lum­nas y te­chos que aca­ban en pun­tas. No muy le­jos es­cu­cha­mos co­rrer el agua en una fuen­te cus­to­dia­da por un dragón. La gen­te se pu­ri­fi­ca en ella, al en­jua­gar sus ma­nos y su bo­ca, an­tes de in­gre­sar.

En el in­te­rior, la al­ta afluen­cia de personas no res­ta so­lem­ni­dad al re­cin­to, don­de los re­zos son si­len­cio­sos y la ma­yo­ría de

La red de tre­nes mue­ve 340 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros al año.

los ni­po­nes mues­tran su de­vo­ción con la eje­cu­ción de la tra­di­cio­nal ru­ti­na: dos re­ve­ren­cias, dos aplau­sos y otra re­ve­ren­cia.

La ora­ción no sue­le con­cluir sin do­nar unas mo­ne­das y, pa­ra otros, sin pro­bar o pe­dir suer­te. Y va­ya que hay pa­ra ele­gir, ya sea pa­ra el amor, el di­ne­ro, el tra­ba­jo, la fa­mi­lia y has­ta pa­sar un exa­men es­co­lar.

Al­ta ve­lo­ci­dad

Es mo­men­to de avan­zar en el tiem­po y pa­re­ce per­fec­to el tren ba­la, la car­ta de pre­sen­ta­ción de los ja­po­ne­ses en ma­te­ria de trans­por­te e in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca.

A las 5:35 PM, pun­tual y co­mo lo se­ña­la­ba el tic­ket, hi­zo su es­ca­la en la es­ta­ción de To­kio el No­zo­mi 50, uno de los tre­nes que con­for­man la red fe­rro­via­ria de al­ta ve­lo­ci­dad de Ja­pón, me­jor co­no­ci­da co­mo Shin­kan­sen.

Los tre­nes de es­te cir­cui­to al­can­zan ve­lo­ci­da­des de 250 a 300 ki­ló­me­tros por ho­ra. En nues­tro ca­so, que nos di­ri­gía­mos de Hi­ros­hi­ma a Kio­to, el via­je du­ró ho­ra y 40 mi­nu­tos. Son unos 400 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia en­tre am­bos pun­tos que re­quie­ren seis ho­ras de via­je en carro par­ti­cu­lar.

Pa­ra en­ten­der la mag­ni­tud del aho­rro de tiem­po, en una épo­ca don­de es oro, sig­ni­fi­ca­ría via­jar de Te­gu­ci­gal­pa a Puer­to Cor­tés en una ho­ra, en con­tras­te con las más de cin­co que du­ra el tra­yec­to en ca­rre­te­ra.

En el lar­go re­co­rri­do, los ja­po­ne­ses acos­tum­bran a dor­mir­se, co­mer go­lo­si­nas y has­ta be­ber cer­ve­za, se­gún nos co­men­ta una guía. No­so­tros, nue­vos en es­te sis­te­ma de al­ta ve­lo­ci­dad, nos de­di- cá­ba­mos a mi­rar a través de una ven­ta­ni­lla de unos 50 x 35 cen­tí­me­tros el pai­sa­je en mo­vi­mien­to y co­mo la es­tam­pa de los ras­ca­cie­los se co­rría en dé­ci­mas de se­gun­dos por la pos­tal de un pue­blo y lue­go por los cam­pos de arroz.

Así es Ja­pón, don­de en un mo­men­to es­tás su­bien­do 48 pi­sos en 54 se­gun­dos de la to­rre del go­bierno me­tro­po­li­tano de To­kio y, mi­nu­tos des­pués, me­di­tan­do en un san­tua­rio bu­dis­ta en el co­ra­zón de la ciu­dad

En Ja­pón abun­dan los tem­plos bu­dis­tas y sin­toís­tas.

Con el tren ba­la, los ja­po­ne­ses go­zan de un trans­por­te efi­cien­te, mo­derno y rá­pi­do que al­can­za ve­lo­ci­da­des de 285 km/h.

FOTO: E. DO­MÍN­GUEZ/AP/COR­TE­SÍA SKY­TREE

Es­ta es la en­tra­da prin­ci­pal a Asa­ku­sa, uno de los ba­rrios tra­di­cio­na­les del cen­tro de To­kio. Ja­pón es un jue­go en el tiem­po en­tre mo­der­ni­dad y pa­sa­do. En la foto, una ca­sa arre­gla­da al es­ti­lo an­ti­guo. Los tem­plos lu­cen re­ple­tos de ri­tua­les es­pi­ri­tua­les. Es­ta pie­dra in­vi­ta a una prue­ba de amor. Es­ta be­lla cons­truc­ción en una plan­ta de re­ci­cla­je evo­ca las vi­vien­das de cam­pe­si­nos de la dé­ca­da de los 50. La su­bli­me to­rre de To­kio ha­ce un con­tras­te de épo­cas con es­te tem­plo bu­dis­ta. Jo­ven­ci­tas ves­ti­das con el tra­di­cio­nal ki­mono posan an­te la cá­ma­ra en la en­tra­da de un san­tua­rio.

Vis­ta panorámica de To­kio des­de la to­rre Sky­tree, des­de don­de los im­po­nen­tes edi­fi­cios lu­cen co­mo pie­zas de le­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.