Gran­des Crí­me­nes: Los co­ra­zo­nes de pie­dra

Diario El Heraldo - - Siempre -

Es­te re­la­to na­rra ca­sos reales. Se han cam­bia­do u omi­ti­do los nom­bres.

No­ta ini­cial El re­la­to de hoy es una re­la­ción de ca­sos re­cien­tes y que han su­ce­di­do an­te los ojos de to­dos. De­seo que, más que una crónica de he­chos do­lo­ro­sos, sir­va de re­fle­xión pa­ra los pa­dres, quie­nes te­ne­mos en nues­tras ma­nos la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de for­mar ciu­da­da­nos de bien, y que sir­va, ade­más, co­mo un re­cor­da­to­rio a las au­to­ri­da­des pa­ra que se es­fuer­cen más en la lucha contra la cri­mi­na­li­dad, que tie­ne ate­rro­ri­za­do a to­do un pue­blo. El Es­ta­do de­be ga­nar ya es­ta gue­rra ci­vil no de­cla­ra­da en que la de­lin­cuen­cia des­pia­da­da ha su­mi­do a Hon­du­ras. No bas­tan re­for­mas a las le­yes, hay que cum­plir las le­yes. No bas­ta cam­biar de uni­for­me a los po­li­cías, hay que me­jo­rar sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo y dar­les más po­der; no bas­ta con en­viar ca­rre­ta­das de de­te­ni­dos a los juz­ga­dos, hay que dar­les a los jue­ces prue­bas cien­tí­fi­cas pa­ra que juz­guen efec­ti­va­men­te. No bas­ta con ha­cer cam­pa­ña po­lí­ti­ca en nom­bre de la in­se­gu­ri­dad, hay que cum­plir pro­me­sas. Ya es mu­cha la san­gre de­rra­ma­da, ya son mu­chas las lá­gri­mas que ba­ñan los ataú­des de los inocen­tes; ya es mu­cho el do­lor que pro­vo­can los cri­mi­na­les con la com­pli­ci­dad de las au­to­ri­da­des in­ca­pa­ces.

Sú­pli­ca

Los hom­bres, dos mu­cha­chos real­men­te, se subie­ron al bus de un sal­to, uno de­trás del otro, y sa­ca­ron las ar­mas que lle­va­ban es­con­di­das de­ba­jo de la ca­mi­sa. El pri­me­ro, con acen­to gra­ve, se di­ri­gió al con­duc­tor. “¡Pa­rá el bus!” –le gri­tó. El cho­fer obe­de­ció en el ac­to mien­tras va­rias mu­je­res gri­ta­ban de mie­do.

“Mi­rá –agre­gó el mu­cha­cho, apun­tan­do su pis­to­la a la ca­be­za del con­duc­tor–, yo no ten­go na­da contra vos, pe­ro ten­go que ma­tar­te…”

“Pe­ro, ¿por qué, her­mano, si yo no les he he­cho na­da?”

La voz del cho­fer era tem­blo­ro­sa, el te­rror se ha­bía pin­ta­do en su ros­tro y mi­ra­ba con ojos hú­me­dos a los ase­si­nos.

“Eso lo sé, pe­ro es que los pa­tro­nes de us­te­des no se po­nen cla­ros con el pa­go de la ren­ta…”

“Mi­rá, her­mano, yo voy a ha­blar con el due­ño del bus”. “Ya no se pue­de”. El ase­sino le­van­tó el ar­ma. “¡No me ma­tés, pa­pi­to, por fa­vor; mi­rá que ten­go hi­jos y se van a que­dar so­li­tos”.

“No pue­do –res­pon­dió el mu­cha­cho–. Ni mo­do”.

“Pa­pi­to –su­pli­có el cho­fer, una vez más–, no me ma­tés, pa­pi­to… Ha­ce­lo por mis hi­jos…”

Su voz se apa­gó de pron­to. El es­ta­lli­do de las ba­las lle­nó el in­te­rior del bus. La san­gre bro­tó de la fren­te del cho­fer y es­te per­dió el sen­ti­do. Lue­go, el se­gun­do ase­sino le dis­pa­ró una rá­fa­ga, pe­ro ya no era ne­ce­sa­ria, el cho­fer es­ta­ba muer­to, la san­gre ba­ña­ba su pe­cho mien­tras los pa­sa­je­ros gri­ta­ban y los ase­si­nos ba­ja­ban del bus tran­qui­la­men­te.

“Yo los vi –di­jo un tes­ti­go–; eran dos cha­va­los… Se me­tie­ron las pis­to­las en la cin­tu­ra y ca­mi­na­ron has­ta un carro que los es­pe­ra­ba ade­lan­te del bus… Iban tran­qui­los, co­mo si vi­nie­ran sa­lien­do de la igle­sia…”

“Lo peor es que no los van a aga­rrar nun­ca –di­ce una se­ño­ra, mien­tras chu­pa ner­vio­sa­men­te una na­ran­ja so­bre­es­cu­rri­da–; a mí me ma­ta­ron a mi com­pa­ñe­ro de vi­da por­que ese día no an­da­ba su­fi­cien­te pis­to pa­ra pa­gar­les el im­pues­to… Yo en­te­rré a mi es­po­so y los de­lin­cuen­tes si­guen li­bres, ha­cien­do más da­ño”.

El com­pa­ñe­ro

Era un hom­bre de unos se­sen­ta y cin­co años, no muy al­to, de piel tri­gue­ña, pe­lo en­tre­cano y de apa­rien­cia sen­ci­lla. Se de­di­ca­ba a com­prar cha­ta­rra pa­ra re­ci­clar y ma­ne­ja­ba un viejo To­yo­ta Hi­lux. Un día le sa­lie­ron al pa­so va­rios ado­les­cen­tes que com­par­tían un lar­go pu­ro de ma­rihua­na.

“Ajá, ru­co –le di­jo uno de ellos–, ¿nos tra­jis­te el bi­lle­te?”

“Es­tos días no he ven­di­do na­da –res­pon­dió el se­ñor–, pe­ro ape­nas me pa­guen en la cha­ta­rre­ra les trai­go su di­ne­ro”.

De na­da sir­vie­ron sus pa­la­bras. Uno de ellos abrió la puer­ta y lo sa­có de la ca­bi­na aga­rrán­do­lo del pe­lo. Ya en el sue­lo, em­pe­za­ron a gol­pear­lo, lue­go, lo arras­tra­ron fue­ra de la ca­lle y lo lle­va­ron a un so­lar bal­dío.

“Hi­ji­to, no me ma­tés –su­pli­có el se­ñor, des­de la gra­ma–, ya te voy a dar el di­ne­ro pe­ro no me ma­tés, por fa­vor, por Dio­si­to lin­do…”

“Es­to les pa­sa a los que creen que pue­den pa­jear­nos –res­pon­dió el mu­cha­cho mien­tras car­ga­ba una pis­to­la de nue­ve mi­lí­me­tros”.

“Yo ten­go aquí unos cen­ta­vos, hi­jo, pe­ro no me ma­tés”.

Sus pa­la­bras ca­lla­ron pa­ra siem­pre. Tres ba­la­zos en la ca­be­za aca­ba­ron con su vi­da al ins­tan­te. Allí lo re­co­no­ció su es­po­sa, la se­ño­ra que chu­pa­ba con la­bios tem­blo­ro­sos una na­ran­ja so­bre­es­cu­rri­da…

“El se­ñor no se me­tía con na­die –di­jo una ve­ci­na que vio des­de su ca­sa to­da la es­ce­na–; siem­pre que pa­sa­ba les re­ga­la­ba pa­ra sus fres­cos, pe­ro lle­gó un día en que le pi­die­ron más y él no pu­do pa­gar­les; por eso lo ma­ta­ron”. “¿Us­ted co­no­ce a los ase­si­nos?” La pre­gun­ta del po­li­cía fue di­rec­ta. “Aquí uno no ve na­da, no oye na­da ni sa­be na­da”.

Di­jo es­to la se­ño­ra y se en­ce­rró en su ca­sa. De na­da sir­vió que la lla­ma­ran mil ve­ces.

“Va­mos a ci­tar­la a la Fis­ca­lía –di­jo la “sa­bia” re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co–; allá va a te­ner que iden­ti­fi­car a los cri­mi­na­les o la acu­sa­mos de en­cu­bri­mien­to y has­ta de com­pli­ci­dad con los ase­si­nos”.

“Abo­ga­da –re­pli­có un agen­te de ho­mi­ci­dios de la Di­rec­ción Po­li­cial de In­ves­ti­ga­cio­nes (DPI)–, si us­ted ha­ce eso es­tá con­de­nan­do a muer­te a es­ta se­ño­ra y a to­da su fa­mi­lia…” “¡Tie­ne que co­la­bo­rar con la jus­ti­cia!” El de­tec­ti­ve dio me­dia vuel­ta, tor­ció la bo­ca y apre­tó los pu­ños pa­ra re­pri­mir su ira. ¿Qué más po­día ha­cer si aque­lla sa­lo­mó­ni­ca dis­cí­pu­la de Ós­car Chin­chi­lla di­ri­gía la investigación del ca­so?

Do­lor

“Hon­du­ras es­tá su­mi­da en el lu­to –me di­ce un sa­cer­do­te, lue­go de per­sig­nar­se– y yo no qui­sie­ra creer que es­ta­mos a las puer­tas de los úl­ti­mos tiem­pos que pro­fe­ti­zó Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to. A mu­cha gen­te le fal­ta el pan de ca­da día y, en cam­bio, ve­mos ase­si­na­tos crue­les ca­da día, sin que na­die ha­ga na­da pa­ra de­te­ner es­ta vo­rá­gi­ne de mal­dad y de san­gre”.

“El Se­ñor di­jo que en los úl­ti­mos tiem­pos los hom­bres se vol­ve­rían crue­les y des­pia­da­dos, sin amor na­tu­ral, ava­ri­cio­sos y vio­len­tos…”

Más que una afir­ma­ción, es­tas pa­la­bras son el la­men­to del pastor que nos acom­pa­ña.

“Hon­du­ras es­tá su­mi­da en el do­lor” –agre­ga, con sen­ti­mien­to.

“Y los de­lin­cuen­tes ya ni en­tre ellos se res­pe­tan –aña­de el sa­cer­do­te–. ¿Vio lo que le hi­zo uno de sus pro­pios com­pa­ñe­ros a la mu­cha­cha aque­lla…?

Co­bros

Cuan­do en­tre­gó el di­ne­ro de las ex­tor­sio­nes, ella se que­dó con una par­te por­que te­nía al­gu­nas ne­ce­si­da­des que su­plir. “¡Aquí fal­ta di­ne­ro!” –le gri­tó su je­fe. “Es lo que me en­tre­ga­ron” –res­pon­dió ella. “Vos bien sa­bés cuán­to es lo que pa­ga esa gen­te… ¿Dón­de es­tá la otra par­te?”

“Yo no sé… Eso es lo que me pa­ga­ron. Si que­rés voy a co­brar­les lo que fal­ta”.

El je­fe no di­jo na­da. Cuan­do la mu­cha­cha se fue, hi­zo una lla­ma­da. Una ho­ra des­pués,

Los hom­bres, dos mu­cha­chos real­men­te, se subie­ron al bus de un sal­to, uno de­trás del otro, y sa­ca­ron las ar­mas que lle­va­ban es­con­di­das de­ba­jo de la ca­mi­sa. El pri­me­ro, con acen­to gra­ve, se di­ri­gió al con­duc­tor. ‘¡Pa­rá el bus!’ –le gri­tó. El cho­fer obe­de­ció en el ac­to mien­tras va­rias mu­je­res gri­ta­ban de mie­do”.

tres mu­cha­chos ha­bla­ban con el due­ño del mer­ca­di­to que pa­ga­ba dos mil lem­pi­ras se­ma­na­les.

“¿Qué pa­só que hoy se nos atra­só con la ren­ta?” –le pre­gun­tó uno de los mu­cha­chos.

“¡Cla­ro que no! –res­pon­dió él, ner­vio­so–. Pa­gué los dos mil ca­ba­li­tos. “¿Es­tá se­gu­ro?” “Cla­ro. Se los en­tre­gué a la cha­va­la en un so­bre se­lla­do…”

Los mu­cha­chos die­ron la vuel­ta y se re­ti­ra­ron.

“¿Qué pa­só con el pa­go de es­ta se­ma­na? –le pre­gun­ta­ron al barbero–. So­lo nos man­das­te tres­cien­tos…”

“No, man –re­pli­có el barbero–, yo le di el qui­nien­tón a la cha­va…”

La mis­ma his­to­ria su­ce­dió en cin­co ne­go­cios más. Cuan­do el je­fe su­po que la mu­cha­cha es­ta­ba en­tre­gan­do ma­las cuen­tas, dio una or­den. “Má­ten­la” –di­jo. “¿A quién le en­car­go la mi­sión?” “Eso es co­sa tu­ya”.

Fi­nal

A la mu­cha­cha la en­con­tra­ron en la ca­lle. Lle­va­ban va­rias ho­ras es­pe­rán­do­la. Cuan­do se le acer­ca­ron, ella pa­li­de­ció. La ro­dea­ron y uno de sus com­pa­ñe­ros le ama­rró las ma­nos ha­cia atrás. “¿Pa­ra dón­de me lle­van?” –pre­gun­tó. “Ya sa­bés” –fue la res­pues­ta. Ella es­ta­ba de­ses­pe­ra­da. “¿Qué me van a ha­cer?” “Ya sa­bés –re­pi­tió el je­fe. Ha­cía ca­lor esa tar­de, aun­que del Me­ren­dón ba­ja­ba una bri­sa fres­ca. La mu­cha­cha su­po que es­ta­ban sa­lien­do de la ciu­dad y em­pe­zó a llo­rar. Na­die le di­ri­gía la pa­la­bra. De vez en cuan­do es­cu­cha­ba la co­mu­ni­ca­ción que te­nían sus cap­to­res con el je­fe ma­yor.

Cuan­do la ba­ja­ron del carro y la obli­ga­ron a ca­mi­nar em­pe­zó a su­pli­car y cuan­do la ten­die­ron so­bre la hier­ba, ro­gó una úl­ti­ma vez, mien­tras una pis­to­la fría se acer­ca­ba a su ca­be­za. “Es­pe­ra­te, Ju­lio; por fa­vor”. De na­da va­lie­ron sus sú­pli­cas. Los dis­pa­ros sa­lie­ron con exa­ge­ra­da ra­pi­dez, ca­llán­do­la pa­ra siem­pre.

No­ta fi­nal

¿De quién es la cul­pa de que la de­lin­cuen­cia se ha­ya dis­pa­ra­do ex­po­nen­cial­men­te en Hon­du­ras? ¿Del go­bierno? ¿Del Es­ta­do? ¿De los pa­dres de fa­mi­lia? ¿O es que es ver­dad que, co­mo le di­jo San Fran­cis­co de Asís al lo­bo de Gub­bio, “en el hom­bre exis­te ma­la le­va­du­ra”?

Sea co­mo sea, hay que ha­cer mu­cho más de lo que ya se es­tá ha­cien­do y los pa­dres de fa­mi­lia de­ben asu­mir una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad en la for­ma­ción de sus hi­jos. No es po­si­ble que el mal ven­za al bien. No es jus­to que los inocen­tes si­gan re­gan­do con su san­gre es­ta tie­rra dig­na de me­jor suer­te.

“Hon­du­ras en­te­ra de­be vol­ver­se a Dios – di­ce el pastor–; so­lo así, él per­do­na­rá nues­tros pe­ca­dos y sa­nea­rá nues­tra tie­rra”. “Es­toy de acuer­do” –mur­mu­ra el sa­cer­do­te.

Pe­ro, mien­tras es­to pa­sa, ¿qué ha­ce us­ted pa­ra ale­jar a sus hi­jos de las ma­las in­fluen­cias?

“La se­gu­ri­dad es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos –con­clu­ye el sa­cer­do­te–, no so­lo de Juan Or­lan­do, y ya es ho­ra de que nos pre­gun­te­mos qué es lo que es­ta­mos ha­cien­do mal en nues­tra fa­mi­lia…”

Por des­gra­cia, los co­ra­zo­nes de pie­dra se­gui­rán ha­cien­do da­ño, co­mo ayer, que ase­si­na­ron a dos her­ma­nos y a un pri­mo en un ta­ller de la sex­ta ave­ni­da de Co­ma­ya­güe­la…

El je­fe no di­jo na­da. Cuan­do la mu­cha­cha se fue, hi­zo una lla­ma­da. Una ho­ra des­pués, tres mu­cha­chos ha­bla­ban con el due­ño del mer­ca­di­to que pa­ga­ba dos mil lem­pi­ras se­ma­na­les. ‘¿Qué pa­só que hoy se nos atra­só con la ren­ta?’ –le pre­gun­tó uno de los mu­cha­chos. ¡Cla­ro que no! –res­pon­dió él, ner­vio­so–. Pa­gué los dos mil ca­ba­li­tos. ¿Es­tá se­gu­ro?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.