Oc­ta­vio Car­va­jal: ¿Cons­pi­ra­ción o ver­dad?

Jus­ti­cia No de­jó tí­te­re con ca­be­za. Im­pli­có a ofi­cia­les de Po­li­cía, al­tos fun­cio­na­rios, po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios, dos de los cua­les mo­de­lan sus gri­lle­tes por las os­cu­ras ca­lle­jas de NY

Diario El Heraldo - - Siempre - Oc­ta­vio Car­va­jal

Ve­re­mos si el fis­cal ge­ne­ral de la República, Ós­car Chin­chi­lla, to­ma de­cla­ra­ción a los co­lu­di­dos con te­mi­bles mal­he­cho­res o so­lo se­rá lla­ma­ra­da de tu­sa co­mo ha ocu­rri­do en el pa­sa­do re­cien­te. ¡Qué in­jus­ti­cia!

Pa­ra aque­llos es­cép­ti­cos ca­be­za ca­lien­te que juz­ga­ron que la tem­pes­tad ha­bía ter­mi­na­do en­tre nar­cos y po­lí­ti­cos pues la gue­rra ape­nas ini­cia. Pe­que­ños cru­ces de ame­na­zas di­rec­tas, di­mes y di­re­tes aflo­ran en­tre per­so­na­jes del ba­jo mun­do ex­tra­di­ta­dos a Es­ta­dos Uni­dos y “ba­lle­nas” que nie­gan sus fa­vo­res en un com­ba­te del ojo por ojo y dien­te por dien­te.

Me­ses anun­cian­do me­dian­te di­ver­sos de nues­tros es­cri­tos do­mi­ni­ca­les que pron­to ru­gi­rían do­mos de al­tos ge­nios de la po­lí­ti­ca ver­ná­cu­la pues los que es­tán de “pa­seo” por Nue­va York no se que­da­rían con el pi­co ce­rra­do tras ver­se ven­di­dos por los de cor­ba­tín. Pre­vio a su en­tre­ga vo­lun­ta­ria por te­mor a ser ase­si­na­dos que­dó un ce­men­te­rio com­ple­to.

Ni­chos

En dos de las ca­si ochen­ta tum­bas ya­cen los cuer­pos de dos es­tor­bos. El del zar an­ti­dro­ga Ju­lián Arís­ti­des Gon­zá­lez, muer­to en di­ciem­bre de 2009 y de Juan Gó­mez ex­dipu­tado “ca­cho” por Co­lón ul­ti­ma­do a ti­ros den­tro de su ca­mio­ne­ta de lu­jo el 15 de enero de 2015. El pan­teón ta­pó abo­ga­dos del norte, cen­tro, a unos dipu­tados y a ci­vi­les po­co co­no­ci­dos.

Na­die nos cre­yó has­ta que sa­lió la con­fe­sión de De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga, ca­be­za de Los Ca­chi­ros quien de­cla­ró an­te la jue­za Lor­na Scho­field que su car­tel te­nía de ale­ro a Fabio Lo­bo. El he­re­de­ro su­pues­ta­men­te ha­bría re­ci­bi­do so­bor­nos mi­llo­na­rios pa­ra la cru­za­da po­lí­ti­ca de su pa­pá Por­fi­rio Lo­bo So­sa. Tro­nó El Chim­bo con to­do y ver­gel.

He­dor

Cuan­do mu­chos so­ña­ron que to­do era co­lor y pu­ro olor a ro­sa, se des­ta­pó la cloa­ca. El pa­dre de Fabio Lo­bo –cau­ti­vo en Man­hat­tan- di­jo que por ser un año elec­to­ral (al es­ti­lo del IHSS) “un ase­sino, un si­ca­rio, un tra­fi­can­te de ar­mas y de dro­gas” in­ten­ta “man­char” su digno nom­bre. “Un de­lin­cuen­te pa­ra tra­tar de sal­var­se mien­te, mien­te y mien­te”, ex­pre­só el “hués­ped” de los “grin­gos”. El ca­chi­ro no se an­du­vo con am­ba­ges. “A Fabio le di­mos…él ha­bló con Ju­lián Pa­che­co, es­tu­vi­mos con “Pe­pe”... Lo ha­bía­mos ade­lan­ta­do en ar­tícu­los pa­sa­dos. No de­jó tí­te­re con ca­be­za. Im­pli­có a ofi­cia­les de Po­li­cía, al­tos fun­cio­na­rios, po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios, dos de los cua­les mo­de­lan sus gri­lle­tes por las os­cu­ras ca­lle­jas de la ciu­dad de los ras­ca­cie­los.

Ade­lan­ta­mos que De­vis Leo­nel -ín­ti­mo de Fabio- en­tre­ga­rá más prue­bas irre­fu­ta­bles (vi­deos) de su re­la­ción o “ne­go­cios” con Lo­bo So­sa. El hom­bre de La Em­pa­li­za­da es­tá ató­ni­to con se­me­jan­te pa­li­za ver­bal que re­tum­bó en los oí­dos de la jue­za Scho­field. “Pe­pe” ase­gu­ra que el agra­vio es por­que él apro­bó la ley de ex­tra­di­ción sien­do pre­si­den­te del Con­gre­so Na­cio­nal y pa­ra im­pe­dir que su par­ti­do si­ga en el po­der lu­chan­do contra la nar­coac­ti­vi­dad. ¿Quién di­rá la ver­dad o quién mien­te?

NA­VE: Plei­to en­tre gran­des. Nar­cos y po­lí­ti­cos es­tán en ri­ña en pleno año elec­ti­vo. Que Los Ca­chi­ros te­nían con­tra­tos en el Fon­do Vial era un se­cre­to a vo­ces, así co­mo sus fotos con co­no­ci­dos po­lí­ti­cos, ban­que­ros. Has­ta el nom­bre de un pe­rio­dis­ta sal­ta en las pes­qui­sas. El cro­nis­ta co­rre­teó con ellos en cam­pa­ña a bor­do de un he­li­cóp­te­ro blan­co y ro­jo. Ya ni se acuer­da el mu­cha­cho. Hay un fi­nan­cie­ro del norte que tie­ne co­lec­ción de grá­fi­cas don­de sa­len con los ojos cru­za­dos, la ba­rri­ga de fue­ra y muy ri­sue­ños los que hoy duer­men en pri­sio­nes de Es­ta­dos Uni­dos con cier­tas “ba­lle­nas” de la po­lí­ti­ca crio­lla. Tal vez re­me­mo­ran nues­tro re­cien­te co­men­ta­rio ti­tu­la­do ¿Se ol­vi­da­ron del ami­go? Un al­cal­de del li­to­ral atlán­ti­co sir­vió de emi­sa­rio.

Que Los Ca­chi­ros te­nían con­tra­tos en el Fon­do Vial era un se­cre­to a vo­ces, así co­mo sus fotos con co­no­ci­dos po­lí­ti­cos. El ca­chi­ro no se an­du­vo con am­ba­ges. “A Fabio le di­mos… él ha­bló con Ju­lián Pa­che­co, es­tu­vi­mos con ‘Pe­pe’”.

Or­den

Tras el bu­lli­cio que bo­tó pé­ta­los lle­nos de pus la Fis­ca­lía pa­re­ce sa­cu­dir­se de su le­tar­go y ha­rá un son­deo de ofi­cio del es­pi­no­so te­ma que apo­ya­rá la Mi­sión de Apo­yo de Lucha con la Co­rrup­ción y la Im­pu­ni­dad en Hon­du­ras (Mac­cih). ¿Ha­brá or­den del norte pa­ra ha­cer­lo? ¿Lle­gó el mo­men­to de to­car al­tas es­fe­ras o es una ac­ción pa­ra evi­tar la ex­tra­di­ción?

Pa­che­co Ti­no­co, en me­dio del ci­clón, ale­gó que es un “hom­bre ho­nes­to”. En el he­mi­ci­clo le­gis­la­ti­vo es­tán ca­lla­di­tos va­rios con­gre­sis­tas que, se­gún El ca­chi­ro, tam­bién es­tán im­pli­ca­dos en la muer­te del zar an­ti­dro­ga Arís­ti­des Gon­zá­lez. Son más de tres y uno es me­dio tar­ta­mu­do. Duer­man tran­qui­los mien­tras pue­dan. Que “dios” los cui­de mis “an­ge­li­tos”

“El hom­bre de La Em­pa­li­za­da es­tá ató­ni­to con se­me­jan­te pa­li­za ver­bal que re­tum­bó en los oí­dos de la jue­za Scho­field”. JUI­CIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.