Pablo Pi­cas­so en 166 cua­dros en el Mu­seo de Má­la­ga

Ar­te Ber­nard Ruiz-Pi­cas­so, nie­to del pin­tor es­pa­ñol, inau­gu­ró una ex­po­si­ción con obras que pres­ta­rá por tres años al mu­seo

Diario El Heraldo - - Siempre -

La obra de Pi­cas­so, se­rá ex­pues­ta en Má­la­ga.

Ber­nard Rui­zPi­cas­so, un nie­to del pin­tor, inau­gu­ró la ex­po­si­ción de una par­te de las 166 obras, pres­ta­das por tres años al mu­seo de­di­ca­do al ar­tis­ta en su ciu­dad na­tal.

“Al­gu­nas son to­tal­men­te em­ble­má­ti­cas de la obra de Pablo Pi­cas­so, co­mo la ca­be­za de to­ro en bron­ce”, con­fec­cio­na­da en 1942 en Pa­rís con un ma­ni­llar y un si­llín de bi­ci­cle­ta, ex­pli­có a la AFP Ruiz-Pi­cas­so mien­tras vi­si­ta­ba la ex­po­si­ción.

En el pa­que­ta es­tá tam­bién un óleo que re­pre­sen­ta “un ni­ño con ca­ra de adul­to, ju­gan­do con una pa­la”, una obra pin­ta­da en 1971 en Mou­gins, la ciu­dad del sur de Fran­cia don­de el pin­tor fa­lle­ció dos años más tar­de.

El prés­ta­mo en­ri­que­ce sus­tan­cial­men­te, y por tres años, la co­lec­ción del Mu­seo Pi­cas­so de Má­la­ga, que el pro­pio Ruiz-Pi­cas­so con­tri­bu­yó a crear en 2003 con su ma­dre, Ch­ris­ti­ne Pau­plin, do­nan­do en­ton­ces más de 180 obras.

Ber­nard, de 57 años es hi­jo del fa­lle­ci­do Paul, el pri­mer hi­jo de Pablo Pi­cas­so y de la bai­la­ri­na ru­sa Ol­ga Joj­lo­va.

La ex­po­si­ción

“En al­gu­nas sa­las se mues­tran to­dos los so­por­tes que Pablo em­pleó, co­mo gra­ba­do en ce­rá­mi­ca, di­bu­jo, es­cul­tu­ra, y por su­pues­to pin­tu­ra”, ex­pli­có su es­po­sa, la ga­le­ris­ta francesa Al­mi­ne Ruiz-Pi­cas­so, en nom­bre de su Fun­da­ción Al­mi­ne y Ber­nard Ruiz-Pi­cas­so.

Las 166 obras pres­ta­das, en­tre ellas 48 pin­tu­ras, son una pe­que­ñí­si­ma mues­tra de un au­tor tan pro­li­jo co­mo Pi­cas­so, que al mo­rir a los 91 años de­jó tras de sí de­ce­nas de mi­les más. La pinacoteca de Má­la­ga, ins­ta­la­da en un palacio del si­glo XVI, si­gue sien­do mo­des­ta en com­pa­ra­ción con los mu­seos de­di­ca­dos a Pi­cas­so en Pa­rís y Bar­ce­lo­na, dos ciu­da­des que ins­pi­ra­ron una par­te im­por­tan­te de su obra. No obs­tan­te, el mu­seo ma­la­gue­ño es el más fre­cuen­ta­do de An­da­lu­cía, con más de 558,000 vi­si­tas en 2016.

Tie­ne ade­más la ven­ta­ja de si­tuar­se en el cen­tro de la ciu­dad don­de Pi­cas­so na­ció en 1881 y vi­vió has­ta los diez años. Allí pin­tó sus pri­me­ros cua­dros, guia­do por su pa­dre, pin­tor y pro­fe­sor de di­bu­jo.

El res­pon­sa­ble

Quien ha­ce po­si­ble es­ta ex­po­si­ción, Ber­nard Rui­zPi­cas­so afir­ma que cuan­do es­ta­ba en el co­le­gio se sen­ta­ba en la úl­ti­ma fi­la. Y no era por su pro­pio gus­to, sino co­mo cas­ti­go por lle­var ese ape­lli­do. “Mi maes­tra con­si­de­ra­ba que mi abue­lo era un mons­truo co­mu­nis­ta”, afir­ma es­cri­tor y co­lec­cio­nis­ta.

Pe­ro es­tos re­cuer­dos de su in­fan­cia aho­ra han cam­bia­do. “Cuan­do era jo­ven, el cu­bis­mo y otros pe­rio­dos pi­cas­sia­nos re­sul­ta­ban muy her­mé­ti­cos. So­lo los en­ten­dían los gran­des pro­fe­so­res. Aho­ra exis­te una li­ber­tad so­cial e in­te­lec­tual que per­mi­te te­ner un diá­lo­go dis­tin­to con su obra”, di­jo.

Con­ver­tir­se en el prin­ci­pal im­pul­sor del Mu­seo Pi­cas­so Má­la­ga jun­to a su ma­dre, Ch­ris­ti­ne, fue se­gún él con el ob­je­to de “res­pe­tar el de­seo de Pi­cas­so, que que­ría te­ner un mu­seo en su ciu­dad na­tal”. Hoy, ca­si 15 años des­pués de su inau­gu­ra­ción, en 2003, Ruiz-Pi­cas­so as­pi­ra a dar­le un se­gun­do im­pul­so, con una ex­po­si­ción fi­ja, que se­rá cam­bian­te. Pa­re­ce con­tra­dic­to­rio, pe­ro no es así, de lo que se tra­ta es

Las 166 obras son una pe­que­ña mues­tra de un au­tor pro­li­jo. Ber­nard es hi­jo del fa­lle­ci­do Paul, el pri­mer hi­jo de Pi­cas­so.

que las obras se irán ro­tan­do ca­da tres me­ses pa­ra res­pe­tar las nor­mas de con­ser­va­ción de las pie­zas más frá­gi­les y apor­tar un diá­lo­go más vi­vo”, ex­pli­ca el nie­to de Pi­cas­so.

La idea es ini­ciar una nue­va eta­pa en la que pre­ten­de de­jar atrás la per­cep­ción de Pi­cas­so en el si­glo XX pa­ra abra­zar la de es­te si­glo. Rui­zPi­cas­so bus­ca con­ver­tir el mu­seo en la ex­pe­rien­cia que bus­ca el pú­bli­co.

Eso sí, so­bre el de­ba­te que se ha abier­to so­bre cual es el lu­gar idó­neo pa­ra ex­hi­bir la obra cum­bre de Pi­cas­so, el Guer­ni­ca, a po­cas se­ma­nas del 80 aniversario del bom­bar­deo que in­mor­ta­li­zó su abue­lo, Ruiz Pi­cas­so afir­ma que el cua­dro de­be que­dar­se don­de es­tá, en el mu­seo Rei­na So­fía. “Es la pin­tu­ra más im­por­tan­te y em­ble­má­ti­ca del si­glo XX. Es nor­mal que to­dos los es­pa­ño­les la quie­ran”, di­jo

La obra “Re­tra­to de Sa­ba­ters” es uno de los cua­dros que se ex­hi­ben en la mues­tra inau­gu­ra­da es­ta se­ma­na.

Ber­nard Ruiz-Pi­cas­so re­co­rre la ex­po­si­ción de su abue­lo.

Ber­nard Ruiz-Pi­cas­so, nie­to del pin­tor es­pa­ñol Pablo Pi­cas­so, abrió es­ta se­ma­na una mues­tra de 166 obras de su abue­lo en el Mu­seo de Má­la­ga. Una mu­jer cus­to­dia el cua­dro “Fer­nán­dez con man­ti­lla” del ar­tis­ta ma­la­gue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.