CA­CHI­RO EN­TRE­GÓ A FA­BIO LO­BO A LA DEA

Un in­for­me de la Fis­ca­lía de Nue­va York des­nu­da con lu­jo de detalles có­mo De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga co­la­bo­ró con la Agen­cia An­ti­dro­gas de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra eje­cu­tar la ope­ra­ción en la que se cap­tu­ró al hi­jo del ex­pre­si­den­te Lo­bo en Hai­tí.

Diario El Heraldo - - Portada - TE­GU­CI­GAL­PA

A me­dia­dos de di­ciem­bre de 2013, Fa­bio Lo­bo y De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga –ca­be­ci­lla del car­tel de Los Ca­chi­ros– se reunie­ron y em­pe­za­ron a ha­cer su­mas y res­tas pa­ra lo que pa­re­cía un exi­to­so ne­go­cio de dro­gas. En reali­dad, era el prin­ci­pio y el fin del hi­jo del ex­pre­si­den­te Por­fi­rio Lo­bo So­sa.

Pa­ra esa fe­cha, la OFAC ya ha­bía de­cla­ra­do a la ban­da de Los Ca­chi­ros co­mo una red cri­mi­nal de nar­co­tra­fi­can­tes que con­tro­la­ba el 90 por cien­tos del pa­so aé­reo de la dro­ga y ca­si to­das las pis­tas clan­des­ti­nas en el país, y te­nía fuer­tes víncu­los con los car­te­les del nar­co­trá­fi­co de Co­lom­bia y Mé­xi­co.

In­clu­so pa­ra esa fe­cha, la Ofi­ci­na Ad­mi­nis­tra­do­ra de Bie­nes In­cau­ta­dos (OABI) te­nía en su po­der cen­te­na­res de ac­ti­vos de la ban­da, in­clu­yen­do em­pre­sas de construcción, in­mo­bi­lia­rias, fin­cas, un zoo­ló­gi­co y 71 cuen­tas ban­ca­rias.

Los Ca­chi­ros, es­pe­cí­fi­ca­men­te los ca­be­ci­llas y her­ma­nos Ja­vier y De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga, se rin­die­ron an­te Es­ta­dos Uni­dos y lo­gra­ron un acuer­do de coope­ra­ción a fi­na­les de 2013, sin que na­die se per­ca­ta­ra de es­ta ne­go­cia­ción.

Cuan­do se dio la ci­ta en­tre De­vis Leo­nel y Fa­bio Lo­bo pa­ra ha­blar de un exi­to­so ne­go­cio, en reali­dad to­do era par­te de un plan pa­ra su cap­tu­ra. EL HERALDO tu­vo ac­ce­so a un do­cu­men­to de la Fis­ca­lía de Nue­va York pre­sen­ta­do an­te la jus­ti­cia don­de es so­me­ti­do a jui­cio el hi­jo del ex­pre­si­den­te cap­tu­ra­do en Hai­tí el 20 de ma­yo de 2015 y na­rra los víncu­los de Lo­bo con el nar­co­trá­fi­co.

El do­cu­men­to en el acá­pi­te V in­di­ca que el acu­sa­do acor­dó fa­ci­li­tar la se­gu­ri­dad pa­ra una car­ga de to­ne­la­das de co­caí­na su­pues­ta­men­te des­ti­na­da pa­ra el je­fe del car­tel de Si­na­loa, Joa­quín “El Cha­po” Guz­mán.

Fue así que ba­jo la di­rec­ción de la DEA De­vis Leo­nel pi­dió a Fa­bio Lo­bo se­gu­ri­dad y apo­yo lo­gís­ti­co pa­ra el trans­por­te de apro­xi­ma­da­men­te 2,500 ki­los de co­caí­na, que se­rían tras­la­da­das des­de Co­lom­bia a la cos­ta atlán­ti­ca de Hon­du­ras.

En el en­cuen­tro, De­vis Leo­nel le di­jo a Lo­bo que a pe­sar de las in­cau­ta­cio­nes que le ha- bía he­cho el Es­ta­do de Hon­du­ras pla­nea­ba se­guir “tra­ba­jan­do”, a lo que él le con­tes­to que “no hay otra op­ción”. El ca­chi­ro le ex­pli­có que la dro­ga se­ría en­via­da por un co­lom­biano al mu­ni­ci­pio de Li­món, en Co­lón, lue­go lle­va­da To­coa y de allí al oc­ci­den­te del país, y era en es­te úl­ti­mo tra­mo que se pe­día su apo­yo y res­pon­sa­bi­li­dad. La con­ver­sa­ción fue gra­ba­da. El ca­chi­ro plan­teó a Fa­bio que am­bos mon­ta­ran se­gu­ri­dad en el tras­la­do de la dro­ga “co­mo en las oca­sio­nes an­te­rio­res”, por si se pre­sen­ta­ba al­gu­na in­ter­dic­ción de la co­caí­na. De­vis Leo­nel tam­bién le di­jo que esa dro­ga es­ta­ba des­ti­na­da pa­ra “El Cha­po” y que in­clu­so ha­bía gen­te de él que es­ta­ba en Hon­du­ras pa­ra eva­luar las ope­ra­cio­nes de trá­fi­co. Fa­bio Lo­bo acor­dó usar un equi­po de “se­gu­ri­dad de com­ba­te” con cua­tro hom­bres en dos vehícu­los, otro mo­to­ris­ta y otro in­di­vi­duo que es­ta­ba al­re­de­dor de la Policía.

Y es aquí don­de vie­nen los nú­me­ros del ne­go­cio.

De­vis Leo­nel ofre­ció com­pen­sar a Lo­bo por sus es­fuer­zos con una par­ti­ci­pa­ción fi­nan­cie­ra en apro­xi­ma­da­men­te 200 ki­los de co­caí­na, me­nos los cos­tos de trans­por­te, así acor­da­ron un pre­cio ba­se de 13,000 dó­la­res el ki­lo­gra­mo, me­nos 5,000 dó­la­res por “cos­tos” y “trans­por­te”, de­jan­do 8,000 dó­la­res “lim­pios” por ki­lo­gra­mo y, por lo tan­to, una ga­nan­cia pa­ra Fa­bio Lo­bo de apro­xi­ma­da­men­te 1.6 mi­llo­nes de dó­la­res. Fa­bio Lo­bo se ase­gu­ró de que De­vis Leo­nel le die­ra en su mo­men­to el di­ne­ro “en efec­ti­vo”.

La reunión con los en­via­dos de “El Cha­po”

Ca­si cua­tro me­ses des­pués, en mar­zo de 2014, De­vis Leo­nel –siem­pre ba­jo la su­per­vi­sión de la DEA– le pre­sen­tó a Fa­bio Lo­bo a un en­via­do de “El Cha­po”. “Es un ami­go de ‘El Cha­po’ que vino a Hon­du­ras a dis­cu­tir lo pen­dien­te”, le di­jo el ca­chi­ro.

En ese mo­men­to, el su­pues­to en­via­do de “El Cha­po”, que no era más que un in­fil­tra­do de la DEA, ex­cla­mó: “Me en­via­ron a echar un vis­ta­zo… Que la car­ga de la dro­ga re­sul­te co­rrec­ta y que to­dos sea­mos fe­li­ces”. Fa­bio Lo­bo se mos­tró de acuer­do con el “ami­go de

‘El Cha­po’” en que “los pro­ble­mas pue­den sur­gir en cual­quier mo­men­to” y “la gen­te ne­ce­si­ta te­ner res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra… lo que acep­tan y eso es to­do”.

Lo­bo apro­ve­chó pa­ra de­jar en cla­ro cuál era la par­te del ne­go­cio de él y sub­ra­yó que es­pe­ra­ba ser com­pen­sa­do con el equi­va­len­te a 200 ki­lo­gra­mos de co­caí­na.

El tiem­po pa­só y en ma­yo de 2014 De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga le pre­sen­tó a Fa­bio Lo­bo a dos per­so­nas, que en el do­cu­men­to de la Fis­ca­lía son iden­ti­fi­ca­das co­mo CS2 y CS3. De nue­vo, es­ta con­ver­sa­ción fue gra­ba­da por los in­fil­tra­dos. El ca­chi­ro le di­jo que la per­so­na que apa­re­ce iden­ti­fi­ca­da co­mo CS2 “era el pro­pie­ta­rio de la mer­can­cía”.

El su­pues­to due­ño de la dro­ga le di­jo a Fa­bio Lo­bo que aho­ra pla­nea­ba en­viar 3,000 ki­los de co­caí­na, a lo que él res­pon­dió que en ese ca­so es­pe­ra­ba re­ci­bir de com­pen­sa­ción el 10% del to­tal de la car­ga, es de­cir, “300 ki­lo­gra­mos en lu­gar de 200”.

Fa­bio Lo­bo di­jo en esa reunión que ha­bía ayu­da­do a De­vis Leo­nel mien­tras su pa­dre era pre­si­den­te de Hon­du­ras. Y a con­ti­nua­ción el do­cu­men­to re­co­ge una con­ver­sa­ción de los tres, así:

Due­ño de la dro­ga: ¿Lo has he­cho con él? (es de­cir con CW2, que es De­vis Leo­nel) Fa­bio Lo­bo: Lo hi­ci­mos. Due­ño de la dro­ga: Sen­ti­do. Y el tra­ba­jo que yo es­ta­ba re­ci­bien­do an­tes era…

CW2 (De­vis Leo­nel): To­do, to­do. Ca­si el 60 por cien­to. Fa­bio Lo­bo: Uhhhh… huuuuh...

En ese mo­men­to, De­vis Leo­nel des­cri­bió que ha­bía ayu­da­do a Lo­bo So­sa “con un po­co de di­ne­ro” du­ran­te su “cam­pa­ña” y Fa­bio Lo­bo res­pon­dió que des­de en­ton­ces ha­bían desa­rro­lla­do una re­la­ción a un 100 por cien­to y que tra­ba­ja­ban con con­fian­za.

El su­pues­to due­ño de la dro­ga le pi­dió a Fa­bio Lo­bo que des­cri­bie­ra qué ti­po de apo­yo pro­por­cio­na­ría y le pre­gun­tó si la asis­ten­cia in­clui­ría “ayu­da de los mi­li­ta­res”. Lo­bo di­jo que era to­do ti­po de apo­yo y re­cor­dó una ope­ra­ción en la que ha­bía par­ti­ci­pa­do an­te­rior­men­te. De­vis Leo­nel in­ter­vino pa­ra agre­gar que “la úl­ti­ma vez que… hey me car­gó con ellos y nos gus­ta­ría ir en la guar­dia”. El due­ño de la dro­ga sos­tu­vo con Fa­bio Lo­bo el si­guien­te diá­lo­go:

Su­pues­to due­ño de la dro­ga: (…) so­lo quie­ro que me ex­pli­que cuál se­ría su apo­yo. Con­sis­te en qué, con qué per­so­nas, con to­do el gru­po mi­li­tar. ¿Se­ría ese el apo­yo to­tal? Fa­bio Lo­bo: Sí... Su­pues­to due­ño de la dro­ga: ¿To­do eso es par­te por tie­rra?

Fa­bio Lo­bo: To­do.

Fa­bio Lo­bo acla­ró pos­te­rior­men­te que se­ría apo­ya­do en sus ac­ti­vi­da­des por los ac­tua­les mi­li­ta­res hon­du­re­ños que si­guen y se­gui­rán sien­do ami­gos des­pués de que Lo­bo So­sa ter­mi­na­ra su man­da­to co­mo Pre­si­den­te.

Su­pues­to due­ño de la dro­ga: Y si tie­nes to­do el apo­yo mi­li­tar, en­ton­ces no hay na­da más se­gu­ro que eso. Fa­bio Lo­bo: Bueno, sí. Su­pues­to due­ño de la dro­ga: ¿Sa­bes a lo que me re­fie­ro? Fa­bio Lo­bo: Sí... Su­pues­to due­ño de la dro­ga: ¿Lo tie­ne en el ex­te­rior (ofi­cia­les que ya es­tán de ba­ja), ge­ne­ra­les an­ti­guos o ami­gos o que es­tán? Fa­bio Lo­bo: Co­rrien­te… Su­pues­to due­ño de la dro­ga: Con los ac­tua­les. Fa­bio Lo­bo: ¡Sí! Su­pues­to due­ño de la dro­ga: Okay.

Fa­bio Lo­bo: Una vez que el hom­bre sa­le de su ofi­ci­na, co­mo di­cen, si­guen sien­do ami­gos.

El su­pues­to due­ño de la co­caí­na pi­dió a Lo­bo re­unir­se con los ge­ne­ra­les en al­gún mo­men­to. El hi­jo del ex­pre­si­den­te ex­pli­có que ade­más de las co­ne­xio­nes mi­li­ta­res tam­bién da­ba apo­yo lo­gís­ti­co, es de­cir, par­ti­ci­pa­ba en el trans­por­te de la dro­ga. Y di­jo que sí so­bre si sus so­cios la trans­por­ta­rían por tie­rra en to­do el ca­mino.

¿Cuán­tas per­so­nas tie­nes?, le pre­gun­tó el su­pues­to due­ño de la co­caí­na. Y Lo­bo res­pon­dió: “Lo que ne­ce­si­te­mos”.

Una se­gun­da reunión con los in­fil­tra­dos

Al día si­guien­te hu­bo una se­gun­da reunión. Es de­cir, siem­pre en mar­zo de 2014. El ob­je­ti­vo era pla­ni­fi­car el in­gre­so de la dro­ga a Hon­du­ras y có­mo se mo­ve­ría has­ta lle­var­la al oc­ci­den­te del país.

El su­pues­to due­ño de la dro­ga, que no era más que un in­fil­tra­do de la DEA, di­jo que De­vis Leo­nel ayu­da­ría a re­ci­bir la mer­can­cía en aguas in­ter­na­cio­na­les y que Lo­bo se­ría el res­pon­sa­ble del trans­por­te a San Pe­dro Su­la y que la co­caí­na iba a ser en­via­da a Chica­go, Mia­mi y Nue­va York. El hom­bre le di­jo a Lo­bo que que­ría te­ner una reunión con un ge­ne­ral.

Am­bos acor­da­ron tam­bién evitar tan­to co­mo fue­ra po­si­ble cual­quier co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de los teléfonos en un es­fuer­zo por pre­ve­nir las in­ter­ven­cio­nes.

Mi­li­ta­res y po­li­cías

A prin­ci­pios de ju­nio de 2014 los in­fil­tra­dos de la DEA se reunie­ron con miem­bros de la Policía Na­cio­nal y en otro mo­men­to, siem­pre a prin­ci­pios de ju­nio, Fa­bio Lo­bo, De­vis Leo­nel y los dos in­fil­tra­dos sos­tu­vie­ron una reunión con un co­ro­nel que el do­cu­men­to de la Fis­ca­lía de Nue­va York iden­ti­fi­ca co­mo Ma­rio Ama­ya. Es­te ofi­cial acor­dó pre­sen­tar­les en su mo­men­to “a otros que pu­die­ran fa­ci­li­tar la re­cep­ción del em­bar­que ma­rí­ti­mo de dro­gas”.

Fue así que a fi­na­les de ju­nio de 2014 Fa­bio Lo­bo y los dos in­fil­tra­dos de la DEA se reunie­ron con los miem­bros de la Policía Na­cio­nal. La con­ver­sa­ción fue gra­ba­da por los in­fil­tra­dos. Allí es­tu­vie­ron el sub­co­mi­sa­rio Jor­ge Al­fre­do Cruz Chá­vez, el co­mi­sa­rio Víc­tor Os­wal­do Ló­pez Flo­res, el sub­co­mi­sa­rio Lud­wig Criss Ze­la­ya Ro­me­ro, el sub­co­mi­sio­na­do Ma­rio Gui­ller­mo Me­jía Var­gas, el ins­pec­tor Juan Ma­nuel Ávi­la Me­za, el sub­co­mi­so­na­do Carlos Jo­sé Za­va­la Ve­lás­quez y, por su­pues­to, Fa­bio Lo­bo

Du­ran­te la reunión, los dos su­pues­tos nar­cos en­via­dos por “El Cha­po” ex­pli­ca­ron que el car­ga­men­to de co­caí­na es­ta­ba di­ri­gi­do a Nue­va York y que se en­fren­ta­ban a la pre­sión del tiem­po pa­ra cru­zar a Es­ta­dos Uni­dos, por lo que que­rían “una ru­ta con­tro­la­da al má­xi­mo” y que es­pe­ra­ban te­ner apo­yo se­pa­ra­do del “la­do de la in­te­li­gen­cia hon­du­re­ña”, en re­fe­ren­cia a los “es­fuer­zos” que Lo­bo es­ta­ba ha­cien­do, “in­clu­yen­do la an­ti­ci­pa­da in­tro­duc­ción al “Ge­ne­ral de In­te­li­gen­cia”, es de­cir, al ge­ne­ral Pa­che­co”.

Los po­li­cías co­lo­ca­ron un ma­pa de Hon­du­ras so­bre la me­sa, des­cri­bien­do a los su­pues­tos en­via­dos de “El Cha­po” y a Fa­bio Lo­bo, las po­si­bles ru­tas pa­ra el tra­sie­go de la co­caí­na en­tre Li­mo­nes, Co­lón, y La En­tra­da, Co­pán, cer­ca de la fron­te­ra con Gua­te­ma­la. Los po­li­cías acor­da­ron es­ta­ble­cer su “cen­tro de ope­ra­cio­nes” en San Pe­dro Su­la.

A cam­bio de la par­ti­ci­pa­ción de los po­li­cías, ellos re­ci­bi­rían nue­vos teléfonos pa­ra co­mu­ni­ca­cio­nes, vehícu­los pa­ra usar en la ope­ra­ción, un fon­do de 200 mil dó­la­res pa­ra “lo­gís­ti­ca” y so­bor­nos a otros fun­cio­na­rios y un so­borno de 100 mil dó­la­res a ca­da uno de los po­li­cías.

El en­cuen­tro con el ge­ne­ral Pa­che­co

En esa mis­ma fe­cha, es de­cir a fi­na­les de ju­nio de 2014, cuan­do el ac­tual mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad, Ju­lián Pa­che­co Ti­no­co, ocu­pa­ba el car­go de di­rec­tor de In­te­li­gen­cia del Es­ta­do, re­ci­bió a Fa­bio Lo­bo con uno de los su­pues­tos en­via­dos de “El Cha­po”.

El do­cu­men­to de la Fis­ca­lía pre­ci­sa que un mo­to­ris­ta re­co­gió a Lo­bo y al su­pues­to due­ño de la dro­ga y le or­de­nó que los lle­va­ra don­de Ti­no­co; al lle­gar a la ofi­ci­na los aten­dió una de las asis­ten­tes del di­rec­tor de In­te­li­gen­cia. Fa­bio Lo­bo le di­jo a su acom­pa­ñan­te: “él ya me co­no­ce”. Y am­bos es­pe­ra­ron al ge­ne­ral Pa­che­co en su ofi­ci­na.

Cuan­do el ge­ne­ral Pa­che­co en­tró a su ofi­ci­na, Lo­bo pre­sen­tó a su acom­pa­ñan­te co­mo un “ami­go”. El en­via­do por “El Cha­po” le ex­pli­có al ge­ne­ral Pa­che­co que am­bos que­rían sa­ber si él “podría coope­rar” pro­por­cio­nan­do “au­to­ri­za­ción” y “con­sen­ti­mien­to” pa­ra que pue­da en­trar “mer­can­cía, con dro­ga”. Lo­bo in­ter­vino y le di­jo al ge­ne­ral que “no es mu­cha”, pe­ro Pa­che­co sa­lió abrup­ta­men­te de la ha­bi­ta­ción. He aquí el diá­lo­go:

Pa­che­co: ¿Con dro­gas…? Su­pues­to en­via­do de “El Cha­po”: Sí se­ñor. No sé si se­ría po­si­ble y no­so­tros ca… Pa­che­co: No, Fa­bio. Fa­bio Lo­bo: No, no es mu­cho. Pa­che­co: No. Dis­cul­pe, dis­cul­pe.

Fa­bio Lo­bo se reúne con otro mi­li­tar

Lo­bo vol­vió a re­unir­se con el co­ro­nel Ama­ya, un aso­cia­do de Los Ca­chi­ros iden­ti­fi­ca­do co­mo Jo­sé An­to­nio Fú­nez Lis­ser, quien des­co­no­cía, igual que Lo­bo, que los her­ma­nos Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga es­ta­ban en ese mo­men­to tra­ba­jan­do pa­ra la DEA. Y que los dos acom­pa­ñan­tes tam­bién eran in­fil­tra­dos.

En esa reunión uno de los su­pues­tos en­via­dos de “El Cha­po” ex­pli­có que se tra­ta­ba de tres to­ne­la­das, que es­ta­rían lle­gan­do a aguas in­ter­na­cio­na­les, que ya te­nían a po­li­cías pa­ra el cui­da­do, pe­ro que que­rían ob­te­ner ayu­da de mi­li­ta­res hon­du­re­ños. Fú­nez in­di­có que podría ayu­dar a re­ci­bir la car­ga. “To­do es se­gu­ro” y “so­lo tra­ba­jo con per­so­nas dig­nas de con­fian­za”, di­jo, pe­ro no es­tu­vo muy de acuer­do en in­vo­lu­crar a mi­li­ta­res. “No se ne­ce­si­ta al Ejér­ci­to”, di­jo.

"Es­ta no­ti­cia es una ben­di­ción (la transac­ción de en­tre­ga de los 3,000 ki­los de co­caí­na en EE UU)”. Fa­bio Lo­bo Hi­jo del ex­pre­si­den­te Lo­bo

La trai­ción y la tram­pa pa­ra Fa­bio Lo­bo

En­tre ju­lio y sep­tiem­bre de 2014, Fa­bio Lo­bo exi­gió de ma­ne­ra reite­ra­da el pa­go por par­te del en­via­do de “El Cha­po” por el en­vío de co­caí­na. “¿Cuán­do vie­ne el pa­pel?” “Ne­ce­si­ta­mos $”, eran los men­sa­jes que en­via­ba. Lo­bo si­guió co­mu­ni­cán­do­se con De­vis Leo­nel en di­ciem­bre de 2014 pa­ra exi­gir su pa­go.

A prin­ci­pios de 2015, De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga se en­tre­gó a Es­ta­dos Uni­dos y, cons­cien­te de que es­ta­ba en­car­ce­la­do, Fa­bio Lo­bo pro­por­cio­nó un nú­me­ro de te­lé­fono con el cual De­vis Leo­nel po­día co­mu­ni­car­se con él des­de la cár­cel. El 17 de mar­zo de 2015, De­vis Leo­nel lla­mó a Lo­bo y le di­jo que vol­ve­ría a lla­mar­lo en po­cos días de un lu­gar más se­gu­ro.

El 5 de abril de 2015 Fa­bio Lo­bo uti­li­zó una cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­ca sus­cri­ta con un nom­bre fal­so pa­ra es­cri­bir­le a De­vis Leo­nel en la cár­cel. Dos días des­pués, el 7 de abril, en una ope­ra­ción con­sen­sua­da y gra­ba­da, el ca­chi­ro lla­mó a Lo­bo.

En ese mo­men­to, De­vis Leo­nel le di­jo a Fa­bio Lo­bo que es­ta­ba lla­man­do des­de “un nú­me­ro se­gu­ro” y que la transac­ción de los 3,000 ki­los de co­caí­na ha­bía si­do com­ple­ta­da con éxi­to. An­te esa no­ti­cia, la reac­ción de Lo­bo no pu­do ser me­jor: “es­ta no­ti­cia es una ben­di­ción”, di­jo y con­fir­mó si iba a re­ci­bir la par­ti­ci­pa­ción de los 3,000 ki­los equi­va­len­te al va­lor de 2.7 mi­llo­nes de dó­la­res. Lo­bo acor­dó re­unir­se con los su­pues­tos en­via­dos de “El Cha­po” pa­ra re­co­ger su di­ne­ro.

El 11 de ma­yo de 2015, el ca­chi­ro De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga hi­zo otra lla­ma­da que tam­bién fue gra­ba­da a Fa­bio Lo­bo. Du­ran­te esa lla­ma­da Fa­bio Lo­bo sa­có su vehe­men­cia y ex­cla­mó que es­ta­ba “siem­pre de pie, al pie de la ban­de­ra, es­pe­ran­do aquí… co­mo un hal­cón” y ade­más que es­ta­ba “emo­cio­na­do” por re­co­ger el di­ne­ro. De­vis Leo­nel le di­jo a Lo­bo que el su­pues­to en­via­do de “El Cha­po” es­ta­ría pre­pa­ra­do pa­ra en­tre­gar el efec­ti­vo la semana si­guien­te en un lu­gar fue­ra de Hon­du­ras.

Fa­bio Lo­bo sa­có en­ton­ces su la­do afi­lia­ti­vo y le di­jo a De­vis: tú has si­do bueno con­mi­go… y el apre­cio que siem­pre he te­ni­do por ti… Mi­ra, ha­ría cual­quier co­sa por ti. Iría a la Lu­na y de vuelta por us­ted”.

Pos­te­rior­men­te, Fa­bio

"To­do es se­gu­ro... So­lo tra­ba­jo con per­so­nas dig­nas de con­fian­za”. Jo­sé An­to­nio Fú­nez Pre­sun­to so­cio

Lo­bo y la per­so­na que ha­bía si­do co­no­ci­da co­mo en­via­da por “El Cha­po” (pe­ro que en reali­dad era un in­fil­tra­do de la DEA) co­men­za­ron a co­mu­ni­car­se vía BBM. En esas co­mu­ni­ca­cio­nes acor­da­ron re­unir­se en Puer­to Príncipe, Hai­tí, el 20 de ma­yo de 2015.

El 20 de ma­yo de 2015 Fa­bio Lo­bo, hi­jo del ex­pre­si­den­te Por­fi­rio Lo­bo So­sa, via­jó a Puer­to Príncipe y fue de­te­ni­do por las au­to­ri­da­des hai­tia­nas y lue­go ex­pul­sa­do, pe­ro in­me­dia­ta­men­te cap­tu­ra­do por la DEA y lle­va­do al Distrito Sur de Nue­va York don­de en­fren­ta un jui­cio que lo podría lle­var a cár­cel per­pe­tua.

El fin ha­bía lle­ga­do pa­ra el hi­jo del ex­pre­si­den­te, 17 me­ses des­pués del en­cuen­tro con quien aho­ra es su ver­du­go en los tri­bu­na­les de Nue­va York

El do­cu­men­to po­ne al des­cu­bier­to la pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción de ofi­cia­les de la Policía, en­tre ellos el sub­co­mi­sa­rio Jor­ge Al­fre­do Cruz Chá­vez, el co­mi­sa­rio Víc­tor Os­wal­do Ló­pez Flo­res, el sub­co­mi­sa­rio Lud­wig Criss Ze­la­ya Ro­me­ro, Fa­bio Lo­bo, el ins­pec­tor Juan Ma­nuel Ávi­la Me­za, el sub­co­mi­sio­na­do Ma­rio Gui­ller­mo Me­jía Var­gas y el sub­co­mi­sio­na­do Carlos Jo­sé Za­va­la Ve­lás­quez.

El do­cu­men­to de la Fis­ca­lía es­ta­dou­ni­den­se, al que tu­vo ac­ce­so EL HERALDO, mues­tra en una fo­to­gra­fía a Fa­bio Lo­bo.

El do­cu­men­to de la Fis­ca­lía, ade­más de men­cio­nar a Fa­bio Lo­bo, se­ña­la a un co­ro­nel Ama­ya, pre­sun­to aso­cia­do de Los Ca­chi­ros, así co­mo a otro so­cio de es­tos co­no­ci­do co­mo Jo­sé An­to­nio Fú­nez Lis­ser. Tam­bién cuen­ta de una reunión sos­te­ni­da con el ge­ne­ral Ju­lián Pa­che­co Ti­no­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.