Que Dios nos guar­de

Diario El Heraldo - - País - Ol­ban Va­lla­da­res Ana­lis­ta y em­pre­sa­rio TE­GU­CI­GAL­PA

Lo que es­tá ocu­rrien­do en Hon­du­ras no es asun­to de bro­ma ni de­be to­mar­se co­mo un ac­to jo­co­so den­tro del cir­co que ro­dea es­ta pan­to­mi­ma de elec­cio­nes in­ter­nas (diz que de­mo­crá­ti­cas) don­de se han mul­ti­pli­ca­do las prác­ti­cas ver­gon­zo­sas del in­fla­do de ur­nas, del sur­gi­mien­to de fi­gu­ras po­lí­ti­cas “triun­fa­do­ras” que, a los ojos de los ob­ser­va­do­res más ob­je­ti­vos y el re­cla­mo de sus com­pa­ñe­ros de fór­mu­la, no de­be­rían es­tar ocu­pan­do pri­me­rí­si­mas po­si­cio­nes fren­te a per­so­na­jes mu­chí­si­mo más re­co­no­ci­bles en una pla­ni­lla elec­to­ral. La re­ve­la­ción del “ase­sor” pre­si­den­cial Mar­vin Pon­ce so­bre la ma­ne­ra en que se ma­ni­pu­lan las ci­fras en las ur­nas; la delegación do­lo­sa, sin lás­ti­ma ni pru­den­cia, de los de­le­ga­dos de me­sa pa­ra asig­nar­les vo­tos inexis­ten­tes a aque­llos que se bol­sea­ron pa­ra dar­les una pe­que­ña re­tri­bu­ción o “pro­pi­ni­ta” por sus lo­do­sos ser­vi­cios, con­fir­ma­do es­te de­li­to elec­to­ral por las ho­nes­tas y va­lien­tes de­cla­ra­cio­nes de doña Au­ro­ra de Pi­ne­da, pre­can­di­da­ta de Li­bre a la dipu­tación por Fran­cis­co Mo­ra­zán, que re­ve­ló có­mo sus co­le­gas can­di­da­tos le so­li­ci­ta­ron una “con­tri­bu­cion­ci­ta” pa­ra la pa­ga de di­chas “pro­pi­ni­tas”, lo cual ella rehu­só; las es­can­da­lo­sas ci­fras en ac­tas que so­bre­pa­san el nú­me­ro de vo­tan­tes asig­na­dos a esa me­sa elec­to­ral y etc., etc., etc. Y, fi­nal­men­te, la his­tó­ri­ca con­fe­sión de un ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca que de­cla­ró que su triun­fo elec­to­ral, en efec­to, ha­bía si­do pro­duc­to del frau­de. Pe­ro na­da de to­do es­to pa­re­ce con­mo­ver la con­cien­cia po­lí­ti­ca de nues­tro pue­blo; se­gui­mos ava­lan­do, con nues­tros vo­tos, la co­rrup­ción elec­to­ral, el la­tro­ci­nio administrativo, la in­ca­pa­ci­dad e in­do­len­cia de ad­mi­nis­tra­ción

“(...) se­gui­mos ava­lan­do, con nues­tros vo­tos, la co­rrup­ción elec­to­ral y el la­tro­ci­nio administrativo”.

tras ad­mi­nis­tra­ción has­ta lle­gar al col­mo de te­ner que acep­tar que so­mos in­ca­pa­ces de apli­car nues­tra pro­pia jus­ti­cia y que son las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas las que no tie­nen nin­gún em­pa­cho en pro­ce­sar no so­lo a los ac­to­res prin­ci­pa­les y di­rec­tos de la nar­coac­ti­vi­dad hon­du­re­ña sino tam­bién a aque­llos fun­cio­na­rios, sus ami­gos y sus pa­rien­tes que con sus ac­cio­nes u omi­sio­nes, “cie­rre de ojos y de bo­ca”, se han con­ver­ti­do en cóm­pli­ces ac­ti­vos o pa­si­vos de tan ver­gon­zo­sos y cri­mi­na­les ac­tos. Fal­tan de­ma­sia­das sor­pre­sas, el río ha so­na­do de­ma­sia­do pa­ra que no es­té arras­tran­do tu­run­cas. Dios nos sal­ve de es­ta otra tor­men­ta del mal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.