Con otra óp­ti­ca Ani­llos pa­ra alian­zas

Diario El Heraldo - - Opinión -

so­lu­ción a to­dos los me­dios po­si­bles pe­ro, en esen­cia, al pro­gra­ma cu­bano “Sí pue­do”. Ya es su­fi­cien­te co­bar­día la de es­tos ma­ri­cas con­ser­va­do­res al te­mer que la gen­te se tor­ne co­mu­nis­ta so­lo por­que mil ca­ri­be­ños arri­ben a edu­car en el país, pe­ro tam­po­co es cier­to. A lo que su­fren no es al mar­xis­mo, que los cu­ba­nos mis­mos ya sus­tan­cia­ron en plan­tea­mien­tos éti­cos, sino a que la gen­te des­pier­te, se ilus­tre y les in­su­rrec­cio­ne los pri­vi­le­gios.

De­ja­ría vi­gen­te el “ta­zón”, ex­cep­to que con trans­pa­ren­cia, na­da de pe­ca­mi­no­sos (co­rrup­tí­si­mos) se­cre­tos, vol­cán­do­lo año por año a otros ru­bros de pro­gre­so. En 2018 sus fon­dos se de­di­ca­rían prio­ri­ta­ria­men­te a me­jo­rar el an­qui­lo­sa­do sis­te­ma ac­tual de edu­ca­ción, ca­si me­die­val, y con esa pla­ta lo ele­va­ría a la ex­pe­rien­cia fin­lan­de­sa: dos maes­tros por au­la pri­ma­ria du­ran­te por lo me­nos sie­te años. Ha­bi­li­ta­ría es­cue­las, re­mo­de­la­ría otras, pon­dría a los pre­sos a fa­bri­car pu­pi­tres (pa­gán­do­les al­go, sin es­cla­vi­zar­los) y re­es­cri­bi­ría el es­ca­la­fón con ba­se en ga­nan­cia por mé­ri­tos.

¿Por qué brin­cas, Ma­ru­mo ¿No es que en 2009 em­pre­sa­rios y co­mer­cian­tes di­je­ron a Bob Mi­che­let­ti que es­ta­ban dis­pues­tos a fi­nan­ciar el pre­su­pues­to na­cio­nal si FMI y BID ce­rra­ban el cré­di­to? Bien, pues lúz­can­se aho­ra...

En 2019 la acu­mu­la­ción fi­nan­cie­ra se con­cen­tra­ría en sa­lud: im­ple­men­ta­ría el sis­te­ma de mé­di­cos fa­mi­liar y de ba­rrio, Cé­sa­res y Cé­sa­mos que idea­ra el Dr. E. Aguilar Ce­rra­to, cam­pa­ñas in­ten­sas de pre­ven­ción y edu­ca­ción se­xual, va­cu­nas, re­duc­ción de obe­si­dad y con­tra con­su- de al­coho­les du­ros (+7% gay Lus­sac), opiá­ceos y es­tu­pe­fa­cien­tes, mo­ti­va­cio­nes que es­ti­mu­la­ran el me­jo­ra­mien­to per­so­nal y so­cial.

En 2020 em­plea­ría el mon­to del ta­zón pa­ra re­du­cir el in­men­so dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal im­pe­ran­te (918 mil vi­vien­das so­cia­les) re­cu­rrien­do a téc­ni­cas de ve­loz edi­fi­ca­ción de mul­ti­fa­mi­lia­res ad­mi­nis­tra­dos, sis­te­mas de ener­gía so­lar y a in­no­va­do­ras (atre­vi­das) me­di­das ur­ba­nís­ti­cas (co­lec­ción de aguas llu­vias, ro­ton­das, con­ta­do­res in­te­li­gen­tes,

Cua­tro par­ti­dos po­lí­ti­cos pro­po­nen sus­cri­bir un con­cor­da­to de unión pa­ra de­rro­tar el afán con­ti­nuis­ta de Juan-H”.

“Tal pac­to uni­fi­ca­dor de­be ata­car la cru­da raíz del pro­ble­ma hon­du­re­ño de sub­de­sa­rro­llo, que es el anal­fa­be­tis­mo”.

an­cha ilu­mi­na­ción ba­rrial), pa­ra con­cluir con­sul­tan­do en ple­bis­ci­to, des­de una cuar­ta ur­na de 2021, si tú, pue­blo, acep­tas que el mé­to­do pro­si­ga un año más pa­ra fo­men­tar, es­ti­mu­lar e in­cre­men­tar la agri­cul­tu­ra y la pro­duc­ción fo­res­tal (más ca­cao y ca­fé), que son los gran­des cam­pos en que Hon­du­ras triun­fa más allá de ima­gi­ne­rías.

Pa­ra com­pen­sar ese acep­ta­do atra­co, des­de 2018 re­du­ci­ría a 8% el im­pues­to so­bre ven­tas, que es el más cruel y an­ti­de­mo­crá­ti­co pa­ra la po­ca…? bla­ción, y com­pro­me­te­ría al Es­ta­do a can­ce­lar por siem­pre cual­quie­ra otra for­ma de ta­zón. De si­mi­lar mo­do in­cre­men­ta­ría los sis­te­mas po­li­cial y de in­ves­ti­ga­ción, re­du­ci­ría la in­fan­te­ría y vi­go­ri­za­ría la fuer­za aé­rea no só­lo pa­ra com­ba­te sino si­mi­lar pa­ra apo­yo am­bu­lan­te sa­ni­ta­rio.

Si­gan us­te­des pen­san­do, mu­chá, agre­guen ru­bros a es­tos ani­llos del ma­tri­mo­nio de la opo­si­ción pues es­ta­mos ya a tal pun­to que si a nues­tra ni­ña Hon­du­ras no la pe­lea­mos la per­de­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.