Lu­cra­ti­vo trá­fi­co de ani­ma­les re­gis­tra la ca­pi­tal

Ilí­ci­to Se es­ti­ma que ca­da mes en­tran a la ciu­dad unas 4,000 aves pa­ra ser co­mer­cia­li­za­das y de es­tas el 50% mue­re, en su ma­yo­ría, por as­fi­xia

Diario El Heraldo - - Metro - TE­GU­CI­GAL­PA

Son se­res vi­vos pre­sos que no han co­me­ti­do de­li­to al­guno.

Su co­lo­ri­do plu­ma­je, ami­ga­ble ca­rác­ter o bien la ele­gan­cia de su apa­rien­cia los han con­ver­ti­do en el blan­co de los fa­ci­ne­ro­sos que a cos­ta de su vi­da se agen­cian de ele­va­das can­ti­da­des de di­ne­ro.

Se tra­ta de la fau­na sil­ves­tre, que en la ac­tua­li­dad per­ma­ne­ce en jau­las co­mo adorno de mi­les de vi­vien­das de la ca­pi­tal, lue­go de ha­ber si­do tra­fi­ca­das.

Se es­ti­ma que ca­da mes in­gre­san a la ca­pi­tal unas 4,000 aves, co­mo pe­ri­cos, lo­ros, pá­ja­ros exó­ti­cos, en­tre otros. De es­ta ci­fra, so­bre­vi­ven el 50 %, es de­cir unos 2,000, los que ge­ne­ran unos 700,000 lem­pi­ras, pues son co­mer­cia­li­za­dos en 350 lem­pi­ras co­mo mí­ni­mo.

Las ven­tas se rea­li­zan de ma­ne­ra am­bu­lan­te, en los mer­ca­dos y has­ta por me­dio de re­des so­cia­les.

Es por es­ta ra­zón que el trá­fi­co ile­gal de la vi­da sil­ves­tre ha con­ver­ti­do a la ciu­dad en la zona don­de exis­te una ma­yor can­ti­dad de fau­na na­ti­va en cau­ti­ve­rio y de ma­ne­ra ile­gal, se­gún Iris Acos­ta, téc­ni­co del área de Vi­da Sil­ves­tre, del Ins­ti­tu­to de Con­ser­va­ción Fo­res­tal (ICF). Otras ciu­da­des se su­man a la lis­ta, co­mo San Pe­dro Su­la y La Cei­ba.

“Los ani­ma­les que más son víc­ti­mas de es­te de­li­to son los pe­ri­cos, lo­ros, gua­ras, al­gu­nos fe­li­nos y rep­ti­les”, ma­ni­fes­tó Acos­ta.

A pe­sar de que la tenencia de ani­ma­les sil­ves­tres es un ac­to ile­gal, el ICF es el en­car­ga­do de re­gis­trar a la fau­na que ya se en­cuen­tra en cau­ti­ve­rio a ni­vel na­cio­nal.

“Has­ta la fe­cha, so­lo te­ne­mos re­gis­tra­das unas mil es­pe­cies, sin em­bar­go, sa­be­mos que hay mu­chas más”, ase­gu­ró la en­tre­vis­ta­da.

Del to­tal de ani­ma­les que se en­cuen­tran con per­mi­so de tenencia en el país, el 80% se lo­ca­li­za en el Distrito Cen­tral, y en su ma­yo­ría son lo­ros y gua­ras.

No obs­tan­te, se es­ti­ma que la can­ti­dad real de ani­ma­les que se en­cuen­tran en cau­ti­ve­rio sea unas diez ve­ces ma­yor a la ci­fra re­por­ta­da en la ins­ti­tu­ción es­ta­tal.

“Las per­so­nas no vie­nen por­que no tie­nen la for­ma de do­cu­men­tar có­mo o dón­de ad­qui­rie­ron el ani­mal”, ex­pli­có Acos­ta. Ade­más, pa­ra po­der ob­te­ner el per­mi­so de­ben pa­gar 400 lem­pi­ras por ca­da ani­mal y so­lo se pue­de au­to­ri­zar un má­xi­mo de cin­co ani­ma­les por due­ño.

De­nun­cias

Pa­ra de­nun­ciar, se de­be acu­dir al ICF; de for­ma pos­te­rior se ha­ce una eva­lua­ción de la con­di­ción del ani­mal.

En ca­so de en­con­trar una es­pe­cie en pe­li­gro, se re­por­ta a la Fis­ca­lía del Am­bien­te, y es­tos a su vez ci­tan a los pro­pie­ta­rios y lue­go se de­co­mi­sa al ani­mal.

Las es­pe­cies res­ca­ta­das son tras­la­da­das a cen­tros co­mo El Pi­ca­cho o El Oco­tal.

Las re­gio­nes don­de los ex­per­tos han iden­ti­fi­ca­do que los ani­ma­les son cap­tu­ra­dos pa­ra lue­go ser co­mer­cia­li­za­dos en las gran­des ur­bes son La Mos­qui­tia, el La­go de Yo­joa, Is­las de la Bahía y la zona sur del país.

“Es­te ti­po de co­mer­cio ile­gal se ha con­ver­ti­do en el ter­cer ti­po de trá­fi­co más lu­cra­ti­vo, des­pués de las dro­gas y las ar­mas a ni­vel mun­dial, y en

(1) La ven­ta de lo­ros y pe­ri­cos es una de las más vi­si­bles en los mer­ca­dos de la ca­pi­tal. (2) Las aves son ofre­ci­das a los clien­tes de ma­ne­ra pú­bli­ca, pe­se a que es una ac­ción ile­gal pe­na­da por la ley. (3) Los ani­ma­les per­ma­ne­cen en jau­las don­de ca­re­cen has­ta de agua, por lo que un al­to por­cen­ta­je fa­lle­ce al ca­bo de unas ho­ras. 1 2 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.