¿Es us­ted un je­fe in­ma­du­ro?

Diario El Heraldo - - Empleos - TE­GU­CI­GAL­PA Iden­ti­fi­car cuá­les son los pa­rá­me­tros de un je­fe “adul­to ni­ño” es sa­lu­da­ble no so­lo pa­ra me­jo­rar el am­bien­te la­bo­ral de su em­pre­sa, sino pa­ra el desa­rro­llo co­mer­cial de la mis­ma.

Hoy en día en las em­pre­sas mo­der­nas uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas pue­de ser tra­ba­jar con un je­fe “adul­to ni­ño”. Apren­da a iden­ti­fi­car cuá­les son sus con­duc­tas la­bo­ra­les

En los es­que­mas de las em­pre­sas mo­der­nas, un con­cep­to po­lé­mi­co ha na­ci­do y ca­da vez da más de qué ha­blar, se tra­ta de los je­fes “adul­to ni­ño”.

El tér­mino ha­ce re­fe­ren­cia a aque­llos di­rec­to­res eje­cu­ti­vos o al­tos man­da­ta­rios de em­pre­sas que nun­ca se to­ma­ron la mo­les­tia de ma­du­rar.

En­con­tra­ron mu­cho apo­yo eco­nó­mi­co de sus pa­dres y co­no­ci­dos pa­ra le­van­tar sus em­pre­sas y real­men­te no se han te­ni­do que es­for­zar de­ma­sia­do en la vi­da.

Tra­ba­jar pa­ra un “adul­to ni­ño” pue­de ser ab­so­lu­ta­men­te mi­se­ra­ble. Los em­plea­dos tie­nen que li­diar con sus ca­pri­chos, be­rrin­ches y cam­bios cons­tan­tes de es­tra­te­gia pa­ra la com­pa­ñía. Un CAM­BIo En LA DI­REC­CIón dis­tin­guen a un je­fe “adul­to ni­ño” se en­cuen­tran el no es­cu­char con­se­jos in­ter­nos. Los di­rec­to­res ba­jo es­te efec­to son ex­per­tos en ig­no­rar los con­se­jos que vie­nen de su equi­po de tra­ba­jo. Un buen lí­der sa­be que no hay na­die me­jor que sus co­la­bo­ra­do­res pa­ra de­cir qué es­tá fa­llan­do en las ope­ra­cio­nes dia­rias de su em­pre­sa.

Asi­mis­mo, uno de los de ma­yor ries­go es ne­gar­se a re­co­no­cer los fa­llos que tie­ne. Hay que re­cor­dar que los em­pren­de­do­res ma­du­ros sa­ben acep­tar cuan­do se equi­vo­can pa­ra así po­der apren­der, los “adul­tos ni­ño” ja­más lo ha­cen.

Traer a al­guien con ex­pe­rien­cia a una em­pre­sa es bueno, pe­ro cuan­do el di­rec­tor es un “adul­to ni­ño” pue­de ser una ma­la se­ñal pa­ra la fir­ma ya que sig­ni­fi­ca que es ne­ce­sa­rio vi­gi­lar­lo. El pri­mer pa­so pa­ra cam­biar es re­co­no­cer que hay as­pec­tos que pue­de me­jo­rar. Ma­du­rar co­mo em­pren­de­dor le ayu­da­rá a lle­var al éxi­to a su ne­go­cio y a ser un je­fe con el que sus em­plea­dos amen tra­ba­jar

Tra­ba­jar pa­ra un “adul­to ni­ño” pue­de ser ab­so­lu­ta­men­te mi­se­ra­ble. Los em­plea­dos tie­nen que li­diar con sus ca­pri­chos, be­rrin­ches y cam­bios cons­tan­tes de es­tra­te­gia pa­ra la em­pre­sa afec­tan­do to­dos los pro­ce­sos de la mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.