Vio­len­cia a to­do ni­vel

Diario El Heraldo - - País - Ayes­tas Mig­do­nia Di­rec­to­ra de los Ob­ser­va­to­rios con­tra la Vio­len­cia de la UNAH www.el­he­ral­do.hn

De ma­ne­ra bur­lo­na Que­ve­do es­cri­bió “po­de­ro­so ca­ba­lle­ro es don di­ne­ro”. La po­bla­ción tie­ne que li­diar ca­da día con la vio­len­cia que ocu­rre en los ho­ga­res, en los es­pa­cios pú­bli­cos y pri­va­dos. Tal pa­re­ce que es un fe­nó­meno que se da en to­dos los ni­ve­les y es­tra­tos de la so­cie­dad hon­du­re­ña y que va des­de el em­plea­do pú­bli­co que por te­mor a ser des­pe­di­do o mar­gi­na­do en su tra­ba­jo y sus fun­cio­nes calla la co­rrup­ción de sus je­fes, es­tos úl­ti­mos o ellos mis­mos, se va­len de sus ne­xos y re­la­cio­nes pa­ra sa­car pro­ve­cho so­cial o eco­nó­mi­co y con ello sus­ten­tar la gran vi­da lle­na de lu­jos que man­tie­nen.

Ver, oír y ca­llar es una ley al es­ti­lo de la ma­fia ita­lia­na, que so­lo se cum­ple en los ba­rrios y colonias mar­gi­na­das, se ha­bla de que se cum­ple la jus­ti­cia y que se apli­ca­rá la ley, pe­ro en las cár­ce­les es­tán los po­bres y no los de ca­mi­sa, cor­ba­ta o cue­llo blan­co, ellos son lla­ma­dos de otras la­ti­tu­des a que rin­dan cuen­tas por los da­ños que le cau­san a la po­bla­ción de esos paí­ses; a pro­pó­si­to, úl­ti­ma­men­te a los pri­va­dos de li­ber­tad que los lle­van juz­ga­dos se vis­ten así.

Qui­zá lo­gre­mos ver des­fi­lar en los juz­ga­dos a las per­so­nas que se lle­na­ron las bol­sas del di­ne­ro ilí­ci­to pro­duc­to de las ex­tor­sio­nes, trá­fi­co y ven­ta de dro­gas, ar­mas ile­ga­les y trá­fi­co de per­so­nas en­tre otras, que la ley se apli­que sin de­mo­ra igual pa­ra to­dos sin im­por­tar que sea el que el agri­cul­tor, po­lí­ti­co, po­li­cía o fun­cio­na­rio pú­bli­co, so­lo así la im­pu­ni­dad ya no se­rá eter­na, cla­ro es­tá, des­de que exis­te la ex­tra­di­ción, a la que le te­men, quie­ren que

"Des­de que exis­te la ex­tra­di­ción, a la que le te­men, quie­ren que se les apli­que la le­gis­la­ción in­ter­na".

se les apli­que la le­gis­la­ción in­ter­na.

La de­sigual­dad eco­nó­mi­ca en nues­tro país es ca­da día ma­yor y ha­cer el di­ne­ro fá­cil es el sue­ño de al­gu­nas per­so­nas que sin va­lo­res mo­ra­les le ven­den el al­ma a los que po­seen gran­des for­tu­nas pro­duc­to de la nar­coac­ti­vi­dad.

En los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se pu­bli­can las de­pu­ra­cio­nes, elec­cio­nes, ex­tra­di­cio­nes, in­ves­ti­ga­cio­nes y to­do lo es­ta­mos vien­do co­mo una ma­la pe­lí­cu­la con los mis­mos ac­to­res y li­bre­tos de un tea­tro que se de­rrum­ba. Co­mo di­cen en los pue­blos la te­le­no­ve­la o el fes­ti­val de la can­ción ran­che­ra con­ti­núa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.